Posts Tagged ‘vegetariano’

Crema de habas marroquí o Byessar

Crema de habas o Byessar

¡Buenos días familia! Hoy os traigo otra receta internacional, ya sabéis que me encantan, es deliciosa y me recuerda a mis vacaciones en Ceuta ¡ya queda menos!, os dejo esta maravillosa crema de habas marroquí o Byessar, sencilla de hacer y super resultona, es un apetitivo ideal del estilo del hummus casero con una textura tipo paté, que ya conocéis, para picotear y ademas perfecto para hacer feliz a nuestros amigos vegetarianos y veganos. Rosa esta es dedicada para ti, mi catadora vegetariana oficial 😉

Os animo a que probéis estas recetas tan ricas, que nos acercan a otras culturas y nos enseñan a abrir un poquito mas la mente y el corazón, de la mejor manera posible, a través del paladar.

Yo además os traigo mi versión, que aunque es bastante especiada, he limitado un poco lo que le ponía para que os resulte mas familiar, aun así os diré que podéis añadir para convertirla en la receta mas fuertecita y tradicional.

Tuve la suerte de que me trajeran estas habas fresquísimas recién recogidas del huerto, que me dejaron alucinada ¡Eran enoooormes!

habas recién recogidas

habas recién recogidas

¡Vamos!

Ingredientes para el Byessar o Crema de habas marroquí:

  • 400 gr de habas frescas desgranadas o si no tenéis acceso a buenas habas frescas os valdrán las que vienen en bote que son grandecitas (si son frescas como en mi caso necesitaras unos 800 gr de vainas de habas para que te queden 400 gr de habas aproximadamente)
  • 1 cebolla
  • 1 ajo
  • Zumo de 1/2 limón
  • 1 cucharadita de postre de comino molido
  • 1 cucharadita de pimienta negra (mejor recién molida)
  • 1/2 cucharadita de tomillo (vale en especia)
  • 1/2 cucharadita orégano
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 100 ml de aceite d oliva virgen extra
  • Sal y pimienta para la preparación
  • Pan de pita para acompañar, o nachos o pan normal ( es tan rica que da igual de que lo acompañéis)

Si te gustan mucho los sabores fuertes puedes aumentar la cantidad de 1 a 2 ajos y de 1/2 a 1 cucharadita de las especias. Y añadir por ejemplo la menta o hierbabuena que no le gusta a todo el mundo pero es muy típico para ellos.

Preparación de la crema de habas:

  1. Lo primero vamos a distinguir dos pasos según utilices las habas frescas como yo, o de bote.Si son frescas, lo primero es desenvainarlas, no se tarda mucho, mientras tanto puedes poner una olla con agua y 1 y 1/2 cucharaditas de sal a hervir, cuando tengas listas las habas y el agua haya empezado a hervir, ponlas entre 10-20 minutos dependerá del tamaño del haba, así que comprueba pinchando, tienen que estar blanditas pero en ningún caso deshechas. Cuando están en su punto cuela las habas y ponlas en un bol con agua muy fría para que se paré la cocción y conserven su color (yo meto el bol del agua al congelador mientras se cocinan, también puedes añadirle hielos al agua.) Una vez frías cuela y deja que se escuran bien. Si de bote, saca las habas a un colador, acláralas con agua del grifo y deja que escurran bien.
    habas enfriadando

    habas enfriadando

  2. Mientras hierven las habas en mi caso que eran frescas, pela, lava y pica el ajo y la cebolla, yo recomiendo quitarles el corazón o germinado para que se digieran mejor, no hace falta que lo piques mucho porque luego pasará todo por la batidora.
  3.  Ahora en una sartén con un pelín de aceite de oliva virgen extra empezar a pochar la cebolla y el ajo a fuego medio-bajo porque tienen que quedar blanditas y transparentes, en ningún caso doradas. Cuando veas que está casi añade las habas ( si quieres puedes pelar un puñadito para dar mas color y guarda 2 o 3 enteras para la decoración) con un poco de pimienta recién molida por encima, y deja que sofrían con la cebolla y el ajo 5 minutos mas.
    pochando las verduras

    pochando las verduras

  4. Ahora ponlo en el vaso de la batidora y añade el aceite de oliva virgen extra, las especias y la sal, y bate bien hasta obtener la textura de crema deseada. Puedes batirlo muy fino o dejar que haya algún tropezón. Si te gustara mas líquido puedes añadir un chorrito de agua, yo no lo hago, pero es opcional.
    batiendo la crema de habas

    batiendo la crema de habas

  5. Como esta bastante caliente todavía, pon la crema en un bote o tupper hermético a atemperar (que te servirá para mantenerlo si es que sobra jaja) y cuando esté templado mételo un ratito en la nevera para que se enfríe, aunque reconozco que templadito esta buenísimo. Como prefieras.
    Crema de habas atemperando

    Crema de habas atemperando

  6. Esta crema de habas o Byessar esta tan buena y es tan bonita de color que no la hace falta nada mas, pero si quieres decorar un poco para finalizar, extiéndelo en un plato, y poniendo un dedo de aceite en un vaso con una pizca de pimentón (dulce o picante según te guste) o de comino o de las dos, mezclas y chorreas por encima de la crema y 2 o 3 habas enteras para colocar y que hagan bonito. Acompáñalo con pan de pita, si quieres tuéstalo un poquito.
    Crema de habas decorada

    Crema de habas decorada

¡Tatatacháaaaaan! tienes tu deliciosa crema de habas marroquí o byessar, para degustar con amigos o familia en un picoteo bien original. Casi seguro le va a encantar a todo el mundo y sobre todo a los vegetarianos y veganos, que os agradecerán que penséis en ellos con este tipo de recetas.

¡Feliz semana a todos!

Bizcocho de plátano y frambuesas con glaseado de naranja

Bizcocho de platano y frambuesas con glaseado de naranja

¡Buenos días! Sigo preparando recetitas ricas para alegraros las mañanas, hoy toca una pasada de receta dulce y facilita, mi versión del conocido banana bread, bizcocho de plátano y frambuesas con glaseado de naranja, está delicioso y es sencillito de hacer.

Es una receta muy resultona y que podéis hacer con distintos ingredientes, os dejaré alguna idea mas, ideal para llevarte al trabajo, para el cole de los peques o para los desayunos y meriendas.

Vamos con la receta y las fotos que os harán babear 😉

Ingredientes para Bizcocho de plátano y frambuesas con glaseado de naranja:

Para el bizcocho:

  • 2 plátanos maduros (si son pequeños poner 3)
  • 150 gr aprox. de frambuesas
  • 2 tazas de harina (tazas o medidas de 250 ml)
  • 2 cucharaditas de postre de levadura (mas o menos medio sobre)
  • 1/2 cucharadita de postre de sal
  • 3/4 taza de azúcar
  • 2 huevos (talla M)
  • 1/3 de taza de aceite de girasol  o si queréis de mantequilla derretida pero entonces no sería sin lactosa.
  • 1 cucharada sopera de miel

* Yo uso como medida una jarrita medidora que viene por un lado dividida con ML y por otro con medidas de taza pero os vale cualquier taza que sea de 250 ml y calculáis aproximadamente, no importa que no sea perfecto.

* Usar un molde tipo plum cake alargado de silicona o metálico, para darle esa forma tipo pan de molde. Aunque lo podéis hacer en otros formatos si queréis, aunque los tiempos de horneado cambiarán.

Para el glaseado:

  • 100 gr de azúcar glas
  • 3 cucharadas soperas de zumo de naranja
  • 1/4 de ralladura de cáscara de naranja

Preparación para bizcocho de plátano y frambuesas con glaseado de naranja:

Para el bizcocho:

  1. Lo primero es sacar los huevos unos 15-20 minutos antes de empezar la preparación si los tienes en la nevera, y que pongas a precalentar el horno a 180 Cº sin ventilador en posición arriba y abajo.
  2. Con esto hecho, pela y quítale las hebras al plátano y córtalo en rodajas en un cuenco o en el fondo del bol que vayas a utilizar para la preparación de la masa, y aplastalo con un tenedor.
    preparación del plátano

    preparación del plátano

  3. Usa ya el tenedor para toda la mezcla, no hace falta batidora ni nada. Añade los huevos uno a uno, y mezcla sin batir mucho, añade la miel, el azúcar y el aceite, y mezcla todo sin batir muy fuerte para no dejar demasiado deshecho el plátano y que se note luego en la masa.
  4. Encima de los ingredientes húmedos que acabas de mezclar , tamiza por encima la harina, la levadura y la sal y mezcla hasta obtener una masa homogénea, es un pelín espesa.
  5. Y en el último momento añade las frambuesas, yo las dejo enteras porque al mezclar suelen romperse y me gusta que se vean los trozos al cortar pero podéis elegir si queréis ponerlas enteras o en trozos. Como a mi me gusta que se noten las frambuesas bastante enteras, lo mezcle con una lengua de cocina y despacio con bastante amor, porque son muy delicadas y se rompen con facilidad. Con esto ya tenéis la masa terminada, es super fácil.
    la masa del bizcocho de platano y frambuesa

    la masa del bizcocho de plátano y frambuesa

  6. Ahora unta el molde con un poco de mantequilla o aceite, y si no es de silicona, espolvorea un poco de harina también. Vierte la masa y mete al horno entre 50-60 minutos. Comprueba el tiempo como siempre con un palillo o pincho, a partir de los 50 minutos, no estará antes y seguramente necesite los 60 pero así te aseguras de que esté bien hecho y no quede ni crudo ni seco.
    masa bizcocho de platano y frambuesas para hornear

    masa bizcocho de plátano y frambuesas para hornear

  7. Cuando esté nuestro bizcocho perfecto, sacarlo del horno y deja enfriar en el molde durante 10 minutos, después sácalo del molde y deja que siga enfriando mientras preparas el glaseado.
    Bizcocho de platano y frambuesas horneado y listo

    Bizcocho de plátano y frambuesas horneado y listo

Para el glaseado:

Truco: pon papel de plata debajo del bizcocho para que al verter el glaseado no te manche nada. Y si quieres que se humedezca por dentro, pincha un poco el bizcocho antes de poner el glaseado.

En un bol limpio y seco, ralla 1/4 de cáscara de la naranja, sin llegar a la parte blanca para que no amargue. tamiza encima de la ralladura el azúcar glas, y ahora poco a poco ve añadiendo las cucharadas del zumo de naranja de una en una, y las dos primeras ponlas enteras, a partir de aquí ve añadiendo poco a poco el resto de zumo para que no te quede demasiado líquido el glaseado. Os pongo un trocito de vídeo para que veáis la textura que debe tener. Queda delicioso, creo que os va a sorprender, dan ganas de comérselo a cucharadas.

preparar glaseado de naranja

preparar glaseado de naranja

Os adjunto un vídeo muy cortito para que veáis como tiene que ser la textura del glaseado.

  1. Glaseado de naranja textura


La presentación del bizcocho de plátano y frambuesas con glaseado de naranja:

Vierte por encima del bizcocho el glaseado, y extiende con cuidado con la lengua de cocina o si lo prefieres déjalo como con chorritos, eso a tu elección. Deja que enfríe bien el bizcocho y el glaseado, verás cómo se endurece la cobertura. Y cuando ya esté bien atemperado puedes cortarlo en rebanadas y disfrutarlo, porque de verdad que es realmente delicioso y muy fresquito.

Y tendrás un Bizcocho de plátano y frambuesas con glaseado de naranja riquísimo y fácil de comer y llevar a cualquier parte.

Bizcocho de platano y frambuesas con glaseado de naranja listo para difrutar

Bizcocho de plátano y frambuesas con glaseado de naranja listo para disfrutar

Se conserva bastante bien, yo siempre recomiendo ponerlos en un tupper cerrado bien hermético que además los mantiene mas esponjosos o con papel film cerradito.

Ideas para versionar el bizcocho de plátano:

El banana bread o bizcocho de plátano, como os decía al principio, admite cualquier cosa que le queráis añadir y queda realmente exquisito. Os doy opciones, entre ellas una que hice hace unos días, hacer el bizcocho de plátano simple y sin glaseado, con la misma base que os pongo en este, menos las frambuesas, y vamos a hacerlo bicolor y bisabor, solo tenéis que dividir la masa una vez hecha en dos, y a una de las mitades añadirle cacao de repostería (os recomiendo siempre el de Valor).Y poner las dos mezclas a la vez, intentando dejar un lado de cada color, uno arriba y abajo o mezclándolas, como os guste mas ¡queda precioso! estoy segura de que conquistaréis a cualquiera con esta receta. 

versión bizcocho platano choco

versión bizcocho platano choco

También podéis añadirle frutos secos que le quedan genial, pasas, fruta deshidratada, bayas, otras frutas, cereales, avena, semillas para hacer bonito, en fin lo que queráis, que os aseguro que os quedará de vicio.

Como siempre espero que os haya gustado y que la hagáis muy pronto. Enviadme fotitos del resultado si lo hacéis 😉

Pasta con salsa de puerro y champiñones ligera

pasta con salsa de puerro y champiñones

¡Buenos días familia! Estoy muy contenta y quiero contaros que hemos empezado a formar parte de la enorme familia de cocina facilísimo.com y nos han propuesto un reto que me ha encantado, es llenar una semana de recetas sanas, para ello hoy he elegido una receta muy sencilla, vegetariana, super sana y deliciosa, pasta con salsa de puerro y champiñones ligera.

No doy mas rodeos, voy a explicar como siempre, con fotos y mucho detalle esta receta de pasta con salsa de puerro y champiñones dedicada al reto recetas sanas de cocina facilísimo.com

Ingredientes:

  • 1 Cebolleta
  • 1 Puerro (tamaño medio)
  • 250 gr de champiñones limpios
  • 50 ml de vino blanco
  • 250 ml de leche evaporada
  • Queso parmesano en polvo
  • sal y pimienta al gusto
  • 100-150 gr de la pasta que elijáis por persona (yo elegí una italiana llamada coriandoli que se traduciría como confeti, mirad las fotos y lo entenderéis, y esta elaborada con verduras)
Pasta Italiana Coriadoli

Pasta Italiana Coriadoli

Truco del almendruco para reducir grasas y calorías es cambiar la típica nata por la leche evapora 😉

Preparación Pasta con salsa de puerro y champiñones ligera:

Bueno lo primero es que elijas una pasta que te guste y a poder ser especial, bonita y sana como la que te muestro esta vez, yo he elegido una pasta italiana con verdura en su elaboración, que es lo que le da los colores, pero podéis elegir la que mas os guste, incluso una pasta integral si os apetece hacerla super ligera o ideal para dietas.

Pasta Coriandoli

Pasta Coriandoli

Yo siempre hago primero la salsa, para que la pasta este recién hecha y al dente, pero mientras estés haciendo los pasos puedes pon el agua a hervir con sal, y cuando veas que te queda poco empieza a cocer la pasta que hayas elegido.

RECOMENDACIÓN para la cocción de la pasta (muy importante, ya se que soy pesada…pero me gusta repetir los consejos para los nuevos ) :

Sigue la instrucción del fabricante para los tiempos de cocción, no todas las pastas necesitan el mismo tiempo y este suele ser el error mas común de la gente. Todos los fabricantes suelen poner 2 tiempos, el mas corto es el que utilizo yo para dejar la pasta en su punto justo, osea «al dente» y otra con un poquito mas, como unos dos minutos mas, para la gente a la que le gusta un poco mas pasada la pasta.

Así que tras la elección de la pasta, solo te queda meterte en la cocina y empezar a limpiar y picar los ingredientes, yo lo pico pequeñito pero tampoco tienes que esmerarte mucho en ello porque luego lo pasaremos por la batidora.

Una vez que tengas limpia y picada la verdura, pon una sartén o una olla con un chorrito de aceite de oliva virgen extra en el fondo para empezar a sofreír las verduras. Comienza como siempre poniendo la cebolleta picada, y deja a fuego medio que se vaya pochando hasta que veas que empieza a ponerse un poco transparente, en este momento añade el puerro y haz lo mismo, ve pochando y moviendo hasta que veas que se está ablandando, ahora añade los champiñones, salpimenta y sigue con lo mismo, a fuego medio pochando y dándole vueltas, tras unos minutos verás que los champiñones van cogiendo color y ablandándose.

Sofriendo la verdura

Sofriendo la verdura

Este es el momento para que le eches el vino blanco y dejes que se reduzca, de manera que liguen bien los sabores, hasta que casi haya desaparecido. Cuando haya evaporado el vino, entonces añade la leche evaporada, ve dándole vueltas y deja aproximadamente que hierva la verdura en la leche unos 10 minutos, verás que va tomando color y espesor. Puedes añadir un poquitín de queso parmesano en polvo ahora y dejar que ligue bien la salsa, aunque luego le vayas a espolvorear un poco por encima. (si estás a dieta estricta no le agregues el queso, pero vamos que por un poquito no pasa nada).

Ya casi tenemos la salsa,llega el paso final y mas sencillo, ¡solo te queda batirla!, yo te recomiendo verterlo en un vaso de batidora para que no salpique pero lo puedes hacer directamente en la olla.

batiendo la salsa de puerro y champiñones

batiendo la salsa de puerro y champiñones

Y con esto tienes tu deliciosa salsa vegetariana para disfrutar de la pasta de una manera sana y muy rica. Pon tu ración de pasta, añade salsita y un poquito de queso parmesano en polvo por encima y corre a disfrutar de esta deliciosa receta de pasta con salsa de puerro y champiñones ligera.

pasta con salsa de puerro y champiñones ligera

pasta con salsa de puerro y champiñones ligera

Espero que te haya gustado ¡Come y sé feliz! 😉

Tortas de Alcázar de ungatoenmicocina

Tortas de Alcázar

¡Buenos días familia! ya sabéis que la repostería no es lo mío, pero como se que os pierde el dulce, aquí estoy aprendiendo casi a la vez que vosotros, hoy os traigo una receta que a mi me vuelve loca para los desayunos y meriendas, las Tortas de Alcázar. Son como unos mini bizcochos deliciosos en porciones individuales y están realmente deliciosas.

Este bizcochito glaseado es típico de Alcázar de San Juan, su tradición comienza con las monjas clarisas, pinchando en el enlace podéis leer un poco mas sobre su historia.

Nosotros vamos a lo nuestro que es la receta, tiene unos cuantos pasos pero es muy sencillito de hacer. Ya sabéis que yo me enrollo de lo lindo para poder explicaros y que no os resulte complicado, vamos a por nuestras maravillosas tortas de Alcázar.

Ingredientes para Tortas de Alcázar:

  • 100 gr azúcar
  • 50 gr maicena (harina de maíz)
  • 50 gr harina de trigo
  • un pellizco de sal
  • 4 huevos (separando claras y yemas)
  • Azúcar glass para espolvorear
  • ralladura de 1/2 limón
  • un pelín de aceite de oliva

Preparación para Tortas de Alcázar:

El único paso mas rebelde es montar las claras al punto de nieve si no lo has hecho nunca, pero te lo explico bien para que no haya ningún problema 😉

Preparación de instrumental e ingredientes:

  1. Precalienta tu horno a unos 190 ºC en posición arriba y abajo.
  2. Prepárate para cortar el papel de horno en cuadrados individuales de unos 10-12 cm,yo utilicé 14 cuadrados de papel de horno.
  3. Lavar bajo el grifo os huevos y el limón.
  4. Ten preparado para usar la lengua de cocina y el pincel, yo uso los dos de silicona.

Preparación de la masa:

  1. Lo primero que tienes que hacer es cascar los huevos y separar las yemas y las claras, poner cada una en un bol diferente, y ahora empieza montando las claras a punto de nieve, es realmente sencillo, solo hay que seguir estos trucos y no fallarás, en un bol con profundidad, añade un pellizquito de sal, puedes hacerlo con las varillas eléctricas o manualmente, lógicamente con las barillas será mas fácil y rápido pero puedes hacerlo igual. Aunque vayas a hacerlo como yo con las barillas, empieza siempre rompiendo un poco a batir primero con el tenedor, y ahora a mínima potencia, empieza batiendo con movimientos verticales de arriba a abajo para que vaya cogiendo aire, NUNCA movimientos horizontales como en otras masas, verás que en seguida empiezan a coger volumen y ponerse blancas y espumosas, sabrás que están perfectas cuando aunque tengan una textura ligera mueves el bol o incluso le das la vuelta y no se mueven ni se caen. Aproximadamente verás que triplican su tamaño. Reserva y vamos a por el resto de la masa.
  2. Ahora en otro bol pon las yemas con el azúcar y empieza a batir suave, lo mismo empieza a romper con el tenedor y luego ve introduciendo las barillas eléctricas, verás que esta mezcla también crece de tamaño y ve añadiendo las harinas tamizadas y mezclando, no te asustes porque la masa parezca un poco dura o espesa en cuanto le añadas las claras a punto de nieve se transformará en una masa super ligera.
  3. Cuando tengas las dos mezclas preparadas, es el momento de juntarlas, yo añado la mezcla de de las yemas a las claras montadas, y ahora SIN BATIR para que no se bajen las claras, con ayuda de una lengua de cocina de silicona, vas haciendo movimientos circulares suaves hasta que las dos mezclas estén bien integradas, en este punto, solo te queda coger el limón y rallar la mitad de la cáscara encima (solo la parte amarilla, no ralles la parte blanca porque es lo que amarga) y volver a mezclar con la lengua para que se integre la ralladura en toda la mezcla. Hasta aquí tenemos la masa hecha. 🙂

    1. Como mezclar sin que se baje el punto de nieve


Preparación y horneado:

Ya con la masa lista, solo te queda ir preparando y horneando en varias tandas porque en los hornos convencionales de casa las bandejas no son muy grandes, pero verás que no tardamos nada en tenerlas todas listas.

  1. Prepara en la bandeja del horno y pon los cuadraditos de papel de horno que ya tenías cortados, yo hice tandas de 4, quizás os entren 6, pero yo preferí que tuvieran espacio y no se pegaran unas a otras.
  2. Con ayuda de un pincel de cocina y aceite de oliva, pinta un poco el centro del papel, no mucho porque si no la masa se extiende demasiado y quedan muy finas las tortas de Alcázar.
  3. Ahora con un cucharon de sopa o con ayuda de una cuchara, pon la mezcla encima de donde has pintado (mas o menos pon la misma cantidad en todas, yo lo hice con el cucharón pero no llenándolo del todo), verás que el aceite hace que se expanda y ademas nos ayuda luego a despegarlas del papel.
  4. Espolvorea por encima el azúcar glass que quieras, según tu gusto, y obtendrás mas o menos glaseado.
  5. Ya casi lo tenemos, mételas al centro del horno durante 11 minutos ni mas ni menos, y verás que salen perfectas tus Tortas de Alcázar.
  6. Sacalás y coloca sobre una rejilla para que se aireen y se enfríen y ve metiendo otras tandas hasta acabar con la masa. A mi me salieron 14 pero dependerá un poco de la cantidad de masa que coloques en cada papel.

¡¡¡Y ya está!!! solo te queda disfrutarlas, ya verás como vuelan, no duraron ni dos días en mi casa. Espero que las pruebes pronto y me cuentes si han triunfado también en tu casa o con tus amigos.

Tortas de Alcázar ungatoenmicocina

Tortas de Alcázar ungatoenmicocina

Como siempre me despido con un…. ¡Come bien y sé feliz!

Lasaña vegetariana

Lasaña vegetariana

¡Holaaaaaaaaaa! Después de unos días de relax, os traigo una receta vegetariana que le gustará a cualquiera que la pruebe, esta lasaña vegetariana es…… ¡DELICIOSA! y muy completa, lleva gran variedad de verduras riquísimas con una estupenda combinación de las salsas y pasta. Aviso, como muchas otras es una receta laboriosa pero no difícil, a los lectores habituales os será muy sencillo después de haber visto las recetas de canelones de la abuela, el tomate frito casero y la salsa bechamel casera, aún así os explicare todo paso a paso para que cualquiera pueda triunfar con esta receta. Y además os podéis ayudar de estos enlaces.

Esta receta es un guiño para mis niñas vegetarianas que siempre me piden ideas, para que no digáis que no os hago caso.

Vamos a por la receta 😉

Ingredientes para lasaña vegetariana:

  • 14 placas de pasta para lasaña (yo utilizo la de gallo 1,2,3, y ademas os la recomiendo)
  • 3 puerros
  • 3 zanahorias
  • 250 gr de champiñones frescos
  • una bolsa de espinacas frescas (300-400 gr)
  • 1 calabacín gordito
  •  2 cucharones de salsa de tomate (preferiblemente casera)
  • Salsa de bechamel casera
  • Queso rallado 4 sabores y queso parmesano en polvo ( o los que mas os gusten para gratinar)

Una bandeja de horno grandecita o dos pequeñas (como hice yo, para hacer una para un día y dejar otra para otro día), según os venga mejor. De estas cantidades salé lasaña vegetariana para mínimo 8 raciones bien servidas.

Preparación para lasaña vegetariana:

Como siempre empiezo diciéndoos que lo mas importante y mas en una receta elaborada y con varios pasos, es elegir un día en el que tengáis tiempo para dedicarle y ser muy organizado, cumpliendo estos dos requisitos, la receta no falla, es mas, estoy segura de que dejaréis a los comensales ojipláticos 0.0

Preparación de los ingredientes de la lasaña vegetariana:

Voy a ir paso a paso y dejándoos los enlaces de las salsas para que os sea sencillo. Desde luego el relleno, la preparación de la pasta y la elaboración de la lasaña no tienen dificultad ninguna. Lo mas lioso quizás sean las salsas, pero la de tomate frito la podéis dejar hecha el día antes o usarla de bote (cosa que no os recomiendo, se nota la diferencia cuando es todo casero y cuando no) y la bechamel la podéis dejar hecha antes de empezar con los pasos, luego será solo templarla y extender.

Dicho esto con las salsas preparadas, que es como lo hice yo, el siguiente paso es lavar, pelar y picar bien todas las verduras, para que se mezclen bien y sea mas fácil de comer la lasaña. El siguiente punto sería hervir las espinacas en agua salada durante 3 minutos, escurrir muy bien (os recomiendo como en anteriores recetas usar una centrifugadora de verduras, porque la espinaca guarda mucha agua), y una vez escurridas, picar en una tabla. (veréis en las fotos los cortes de la verdura).

Con todo esto hecho podemos empezar a cocinar la verdura, y mientras tanto os da tiempo de poner en una olla grande con agua salada y un poco de aceite a hervir las placas de lasaña, el tiempo recomendado que pone en el paquete para que quede al dente, si utilizáis la misma que yo son 20 minutos de cocción.

También podéis ir precalentando el horno a unos 180 grados, en posición arriba y abajo.

En una sartén grandecita con fondo, un wok, o incluso otra olla, ponéis aceite de oliva virgen extra a calentar a fuego medio, y empezamos a introducir primero el puerro y la zanahoria que son los ingredientes mas «duros», dejamos que vaya pochando, cuando veamos que empieza a ablandarse, introducimos los champiñones, seguimos pochando a fuego medio-bajo y si queréis podéis dejarlo tapado, para que se haga mejor, moviendo de vez en cuando, cuando lleven ya unos minutos, que vayan tomando color añadir también el calabacín que tardará menos, y seguir así hasta que estén bien pochaditas, pinchar para comprobar, por último añadir las espinacas cortaditas, y dejar que vuelvan a coger calor, y añadir un par de cazos soperos de tomate frito casero y dejar que hierva todo junto unos 5 minutos. NO tiene que tener mucha salsa porque si se queda líquido se desmoronará el relleno, tiene que ser mas bien compacto.

relleno de lasaña vegetariana

relleno de lasaña vegetariana

Entre tanto habréis tenido tiempo de preparar las placas de lasaña o estaréis a punto, una vez cocidas solo os quedará escurrirlas, enfriarlas bien bajo el grifo para que no se pasen de cocción y se queden blandas, y dejarlas por separado por ejemplo en el filo del colador escurriendo, incluso las podéis secar un poco con papel de cocina, yo lo hago para que no les quede nada de agua que pueda licuar nuestra lasaña. Y con el relleno preparado y las placas cocidas, solo nos queda el montaje y el horneado.

Montaje para lasaña vegetariana:

En la fuente de horno que hayáis elegido, yo pongo siempre un chorretín de aceite y con una servilleta de papel lo extiendo para cubrir todo el fondo para que no se pegue sin dejar exceso de aceite.

Y empezamos haciendo las capas de nuestra lasaña vegetariana, esta la hice de dos pisos porque me parece suficiente y mas cómodo para comer, pero si queréis podéis hacer capas de relleno mas finas, y hacer mas:

  1. La primera será un capa de pasta, con las placas (podéis cortar trozos con un cuchillo o corta pizzas para cubrir toda la superficie si no os entran enteras las placas).
  2. Una capa generosa de nuestro relleno de verduras.
  3. Una capa fina de bechamel, no lo hace todo el mundo pero a mi me encanta porque le da suavidad al relleno, yo la extiendo con una brocha de cocina de silicona.
  4. Otra capa de pasta, colocarlas de la misma manera que en la primera.
  5. Repetimos capa de relleno de verduras.
  6. Esta ultima capa antes de cerrar será otra vez de pasta (en esta no ponemos entre medias bechamel porque vamos a cerrar e irá al final).
  7. Por último añadimos el resto de bechamel extendiendo bien para que quede bonita con nuestra brocha y añadimos espolvoreando por encima los quesos que hayamos elegido para gratinar.
montaje lasaña vegetariana

montaje lasaña vegetariana

Horneado de lasaña vegetariana:

Con la bandeja preparada y el horno precalentado, ya casi estáis listos para comer. Poner la bandeja en la mitad, con la posición arriba y abajo a 180 grados como os dije anteriormente, y dejar hornear durante 10-12 minutos no le hace falta mas porque realmente los ingredientes ya están cocinados, esto es solo para calentar la lasaña, y pasado este tiempo poner en posición solo arriba durante aproximadamente 5 minutos para que se gratine bien el queso, controlando continuamente para que no se os queme de mas. Y tachaaaaaaaaaaán tenéis la mejor lasaña vegetariana de la historia lista para cortar, servir y disfrutar 🙂

De momento todos los que la han probado, vegetarianos o no, le han dado buena critica, ¡espero vuestra opinión!

Como os digo siempre comer bien y Ser felices <3

Croquetas vegetarianas de espinacas y piñones navideñas

Brochetas-de-croquetas-vegetarianas-de-espinacas-y-piñones-navideñas

¡Buenos días familia! Ya se que últimamente estamos tardando un poco en cada entrega, pero es que andamos super liadas y preferimos la calidad a la cantidad, hoy os traemos una receta para que deslumbréis estas navidades a vuestros comensales con un entrante especial, estas preciosas brochetas de croquetas vegetarianas de espinacas y piñones, decoradas con tomates cherry de dos colores y estrellas de zanahoria.

Hoy se la dedico a todas las vegetarianas de mi vida, que siempre me andan reclamando que les haga mas caso, y que además se que alguna está cansada de que le digan que come mal por ser vegetariana, pues vamos a demostrar que eso no es verdad, y además enseñar que vosotras también podéis comer fritanguita de vez en cuando, pero de la buena 😉

Espero que os animéis a hacerlas también los que no sois vegetarianos, porque quedan deliciosas y tienen un toque muy original, además hoy en día casi todo queremos incluir mas vegetales en nuestra cocina, y con estas formulas tan chulas es mas fácil. A parte os dejo una ventaja para las fechas navideñas que tanto nos agobian, y es que podéis dejarlas hechas y congeladas para sacar el día que las necesitéis y así ahorraréis tiempo sin dejar de utilizar productos 100% naturales y caseros.

La receta con estas cantidades me ha dado para 36 croquetas, que si las montáis en brochetas como yo cunden muchísimo, porque van 2 croquetas por cada una. Como siempre acorto un poco la receta con los enlaces a las que ya tenemos.

¡Vamonooooooooooooos! Y porfi no os asustéis, solo es larga porque yo soy muy pesada y os quiero explicar todos los pasos pero ¡NO! y repito, ¡NO! es una receta difícil.

Ingredientes para croquetas vegetarianas de espinacas y piñones:

  • Bechamel casera (tenéis todos los ingredientes y pasos en el enlace,aun así os daré alguna instrucción mas especial para esta receta)
  • 60 gr de piñones
  • 500 gr de espinacas fresca (2 bolsas y os sobrará un poco)
  • tomates cherry de dos colores ( yo compre como 400 gr de los dos, pero podéis pedirle al frutero la cantidad exacta si sabéis cuantas brochetas vais a montar)
  • 4 Zanahorias gordas (lo mismo según la cantidad que hagáis, pero de cada una os pueden salir unas 6 estrellas, según grosor)
  • Harina, 2 huevos grandes y pan rallado para el empanado.
  • sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra.
  • Palitos de madera de pinchitos o brochetas y papel de horno.

Primer truco para esta receta, tener un centruifugador de verduras (en el chino los tenéis entre 3-5 €)

 
centrifugadora de verduras

centrifugadora de verduras

Preparación:

Como os digo siempre es muy fácil hacer cualquier receta si seguimos los pasos y somos ordenados, por eso yo siempre intento ser muy detallada en las explicaciones. Hoy os daré bastantes trucos para las croquetas. Ya sabéis que la receta de las croquetas aunque no es difícil, para que sea perfecta (que es como a mi me gustan las cosas) hay que seguir los pasos y los tiempos , así que contar con que son unos dos días de cocina, uno para la masa y el reposo, y otro para liaras. Hay gente que lo hace todo en el día, cada uno que haga lo que quiera, yo os doy mi recomendación.

Día 1 – preparación de la masa y reposo:

Bueno empezaremos blanqueando las espinacas, lo vuelvo a explicar para los nuevos, ponéis una olla con agua y sal a hervir, cuando este en ebullición, introducís las espinacas y dejáis cocer 3 minutos, las sacáis a un escurridor y las enfriáis con el agua del grifo para que no pierdan el color. Las dejáis escurriendo un rato mientras hacemos tostamos un poco los piñones y luego las pasaremos por la centrifugadora de verduras.

Ponemos una sartén antiadherente al fuego medio-bajo con los piñones y vamos dejando que se doren sin aceite, moviendo de vez en cuando hasta que hayan dorado un poquito (sin quemarlos ¡porfavor!) retiramos y reservamos.

Ahora que las espinacas habrán perdido un poco de agua por si solas, abrimos nuestra centrifugadora y las introducimos, cerramos y damos vueltas unos segundos, abrir y sacar el liquido, vais a alucinar con el mogollón de agua que sale, y yo repetí la operación unas 7-8 veces hasta que ya casi no salía nada. =0

líquido sobrante espinacas

líquido sobrante espinacas

Os voy a explicar porque en esta receta es tan importante, en otras recetas con escurrirlas a mano nos valdría, pero la espinaca es una verdura que guarda muchísima agua, como vais a comprobar con la centrifugadora, y ese agua podría estropear nuestra bechamel haciéndola demasiado líquida de forma que sería bastante difícil manejarlas y muy probablemente se nos romperían al freírlas.

después de dejarlas bien escurridas, las ponéis en una tabla con un cuchillo las cortáis y reservamos.

espinacas picadas

espinacas picadas

Mientras tanto podemos ir haciendo nuestra bechamel casera, ya sabéis que en este enlace tenéis los pasos básicos de la behcamel, pero hoy os voy a hacer un par de cambios en los ingredientes, he suprimido la nuez moscada porque no me gustaba la combinación (esto es opcional) y en vez de 1/2 cebolla he usado una cebolleta de tamaño medio bien picadita, a parte por aquello del agua de las espinacas he dejado un poco mas espesa la bechamel, usando aproximadamente unas 4 cucharadas soperas colmadas de harina y algo menos de 1/2 litro de leche (en mi caso desnatada y sin lactosa). Ya sabéis que las proporciones dependerán un poco de la leche que usemos, asique tenéis que jugar un poco para ver la combinación perfecta para cada uno, pero así os hacéis una idea aproximada de medidas, no suele cambiar mucho.

Una vez tengamos nuestra bechamel perfecta de textura (recodar que podéis pasar la batidora si no queréis notar los trozos de cebolleta) os suelo recomendar dejarla cocer unos 10 minutos a fuego muy lento, en este caso cuando esté, la dejamos cocer y añadimos las espinacas y los piñones y mezclamos bien durante al menos los últimos 5 minutos para que se mezclen bien todos los sabores. Probar el punto de sal, porque este es el momento de rectificarlo si hiciera falta.

La masa de las croquetas vegetarianas de espinacas y piñones

La masa de las croquetas vegetarianas de espinacas y piñones

Extendemos en una fuente y tapamos con papel film pegado a la masa («a piel» como dicen los cocineros pro) para que no se oxide y dejamos a temperar. Cuando esté a temperatura ambiente, la metemos en la nevera y la dejamos reposar unas 8-9 horas para que se mezclen bien los sabores y para que al enfriar coja bien la textura para poder trabajar con la masa en perfectas condiciones, es ideal dejarla hecha por la tarde y liar las croquetas a la mañana siguiente.

masa para reposar

masa para reposar

Día 2 – preparación de la croqueta y decoración:

Para estas croquetas os traigo mas truquitos porque las que son de verduras tienen una consistencia especial y yo las trato con un pelín mas de mimo.

Vamos a ello, preparar los pasos como os guste, yo suelo colocarme como una cadena de montaje, con la masa, la harina, el huevo batido y el pan rallado y un par de bandejas con papel de horno para ir poniendo las croquetas según los pasos sin que se peguen.

Empezamos haciendo las bolitas y con ayuda de una cuchara ir sacando aproximadamente la misma cantidad de masa para que nos queden mas o menos iguales.

Truco- impregnarnos un poco las manos con aceite de oliva para hacer las bolitas sin que se nos peguen a las manos

 

el siguiente paso es pasarlas por harina (os recomiendo hacerlo con las manos en vez de rebozarlas en bol de la harina para que no sea una capa muy gorda, luego pasarlas por el huevo (si os ayudáis con una cuchara no os pringáis tanto) y como último paso darles la capa de pan rallado. Cuando son se vegetales yo prefiero darles dos pasadas de empanado para asegurar que no se vayan a romper. Si véis la receta de corquetas de la abuela os daréis cuenta que no les doy tanto tratamiento.

Los pasos para hacer las croquetas vegetarianas

Los pasos para hacer las croquetas vegetarianas

Bueno pues hasta aquí tenéis hechas las croquetas, solo nos queda freírlas, con el aceite bien caliente, en un cazo con profundidad para que queden cubiertas y sin poner muchas a la vez,  o congelarlas que yo lo prefiero (este paso también ayuda a que no se rompan con tanta facilidad) y cuando las queráis utilizar, las sacáis 10-15 minutos antes de freírlas.

Nuestro árbol de navidad de croquetas de espinacas y piñones

Nuestro árbol de navidad de croquetas de espinacas y piñones

Y para terminar solo nos queda montar nuestras preciosas brochetas de croquetas vegetarianas de espinacas y piñones, con la ayuda de unos tomatitos cherry de colores y unas estrellitas hechas con zanahoria.

Nuestro delicioso relleno vegetariano

Nuestro delicioso relleno vegetariano

¡Y disfrutar a tope con la familia! porque nos han quedado preciosas y riquisisisimaaaaaaaaaaaaaaaaaas

Espero ver cuales son vuestras reacciones y espero que alguno las haga y me mande fotitos 😉

Wok de arroz con verduras al curry

Wok de arroz con verduras al curry

¡Buenos días! antes de ponernos serios con recetas invernales, quiero dejaros una receta deliciosa que gusta prácticamente a todos, el Wok de arroz y verduras al curry, en especial para todos mis vegetarianos que andan persiguiéndome 😉 sobre todo a Fátima y Sara.

Es una receta oriental, muy sencilla, apta para los cocineros de todos los niveles y para paladares exquisitos. ¡Vamos a por ello!

Las medidas son para unas 4 personas o en nuestro caso para 2 y que os sobre para otro día, y las verduras podéis cambiarlas por las que mas os gusten o tengáis en casa a mano.

Ingredientes para Wok de arroz con verduras al curry:

  • 1 vaso de Arroz (yo utilizo el SOS de toda la vida, pero podréis usar otros e incluso arroces orientales que sería lo suyo) la medida variará según para cuantas personas hagáis.
  • 2-3 vasos de agua
  • 1/2 berenjena
  • 1/2 calabacín grandecito
  • 1/2 bandeja de setas
  • 1 pimiento verde (podéis ponerle también rojo)
  • 1/2 – 1 cebolla (según tamaño)
  • soja
  • tabasco (opcional como siempre)
  • curry en polvo
  • aceite de oliva virgen extra

*Por supuesto si queréis tenéis la opción de añadir tiras de pollo o ternera, gambas o lo que mas os guste si queréis completar el plato*

Preparación:

Bueno ya sabéis que soy bastante metódica y de hecho creo que es algo fundamental en la cocina, así que empezaremos pelando, lavando y picando las verduras, un de mis manías es cortar cada verdura distinto para que en el plato se distinga lo que hay, pero lo podéis hacer como queráis. La berenjena una vez picada, dejarla un rato con sal para que suelte el liquido.

*Como para nosotros hago estas cantidades, que son mitades, suelo hacer un tupper y congelar la otra mitad para hacer otro día un wok o simplemente un salteado de verduras.

verduras preparadas para wok

verduras preparadas para wok

Cuando tengamos todo bien organizado y las verduras preparadas, empezamos en una sartén o wok aceite para sofreír la verdura, empezando con la cebolla como siempre y después el pimiento, cuando estos estén ablandados añadiremos la berenjena y las setas, que tardan un poco mas y por último el calabacín.

Cuando empiece a estar todo pochadito, añadís el curry (en la medida que os guste, que veáis que coge color) y removéis bien. Por último, le ayudará a terminar de hacerse, añadís la soja y si os gusta el picante, el tabasco, y seguís a fuego medio, removiendo para que se evapore el líquido y terminen de estar las verduras. Aquí cuestión de gustos lo dejáis tal cual con la verdura pochadita o si os gusta mas crujiente dejáis un poco mas que se doren. Ya tenemos la verdura, apartamos y reservamos.

Verduras listas para wok

Verduras listas para wok

En una olla vamos a preparar el arroz, ponéis un chorro de aceite, y sofreís un poco el arroz y añadís curry, y ahora poco a poco vamos añadiendo el agua y dejando que evapore con el arroz, normalmente se utiliza el doble de agua que de arroz, pero en esta receta suelo necesitar algo mas para que no quede duro. Y entre 13-15 minutos estará listo el arroz. NO DEBE QUEDAR BLANDO en ningún caso, así que ir probándolo para ver que esté al punto, y retiramos y si hiciera falta colamos un poco.

preparando arroz al curry para wok

preparando arroz al curry para wok

Último paso volvemos a poner el wok al fuego con las verduras, y cuando empiece a pochar de nuevo, añadimos el arroz y rehogamos junto un rato mas para que mezclen los sabores y el arroz quede bien hecho. Si fuera necesario podéis añadir un poco mas de soja. Y ¡tachaaaaaán! tenemos nuestro wok de arroz con verduras al curry para disfrutar de una comida oriental.

Wok de arroz con verduras al curry oriental

Wok de arroz con verduras al curry oriental

Esta es la maravillosa pinta que tendrá vuestro plato oriental, no dejéis de probar en casa el Wok de arroz con verduras al curry y contarnos que os ha parecido. ¡Necesitamos vuestras opiniones!

Gazpacho andaluz versión suave «El verano ya llegó»

Gazpacho andaluz suave

Bueno como era de esperar, es hora de empezar con recetas veraniegas y a 1 de Julio es casi obligatorio, así que nos estrenamos con el tan famoso y sonado gazpacho andaluz. Ya sabéis que cada maestrillo tiene su librillo, pero podéis hacer las variaciones que creáis convenientes según os guste, yo os doy el listado para hacer un gazpacho andaluz suavecito.

Es una receta sencillísima, que tiene millones de seguidores, refrescante, con mucho sabor y muy nuestra.

Con estas cantidades os saldrá aproximadamente 1 litro y medio de gazpacho andaluz, así tendréis para varias personas o para varios días.

Ingredientes para el gazpacho andaluz:

  • 1 kg de tomates de pera bien maduros y rojos (podéis usar otra  variedad, pero estos dan muy buen sabor y textura)
  • 1 pimiento verde italiano mediano
  •  1/3 cebolla blanca mediana
  • 2/3 pepino pequeño
  • 1 diente de ajo (podéis añadir mas)
  • 400 ml de agua
  • Un pico de pan duro (un trocito del día anterior)
  • 3-4 cucharas soperas de aceite de oliva virgen
  • 3-5 cucharas soperas de vinagre de vino (al gusto)
  • Sal (al gusto)

Preparación:

Como siempre empezamos lavando y cortamos toda la verdura, no hace falta que esté muy pequeño porque lo vamos a batir.

Mientras, en una jarra o cuenco grande ponéis el pico del pan duro del día anterior , debe ser un trocito no muy grande porque sino nos quedará muy espeso, y le añadimos el agua, de esta manera ablandará.

Ahora en donde vayamos a batir, empezamos a poner la verdura toda troceada, añadimos el pan hinchadito, el aceite, el vinagre y la sal. Empezamos a batir añadiendo el agua poco a poco, vamos viendo la textura que queremos que nos quede.

Una vez todo batido, probamos como está de sabor y si nos gusta nos vamos al último paso para que nos quede un gazpacho fino, fino y que repita menos.

Cogemos un colador y vamos pasando el gazpacho ayudándonos con una cuchara haciendo círculos dejando pasar el líquido, y retirando lo que queda, que será casi todo las pepitas del tomate.

¡¡¡Y tachaaaaaán!!! Ya tenemos un gazpacho andaluz sencillito y fino, listo para meter en la nevera y tomar bien fresquito.

En mi casa se toma sin más, para beber. Pero es muy típico acompañarlo de unos picatostes de pan que podéis hacer o comprar, y unos cuadraditos de pimiento, cebolla y pepino si os gusta ponerle tropezones y comerlo con cuchara.

En cualquiera de las versiones, espero que lo disfrutéis 😉

Albóndigas vegetarianas de espinacas y arroz

Albóndigas vegetarianas

Hace siete años más o menos que dejé de comer carne y pescado. Desde que me fui de casa y empecé a ser yo la que hacía la compra y la comida.

Mi madre ha intentado siempre hacer comidas vegetarianas especiales para mí, y al principio, cuando no tenía todavía mucha experiencia en estos menús, compraba revistas y trasteaba por internet en busca de recetas nuevas. No sé en qué momento apareció esta receta de albóndigas vegetarianas, pero desde el primer día se convirtió en uno de mis platos favoritos ¡¡y eso que no me gustan las espinacas!! Podéis probarlas con los niños que no disfruten mucho de las verduras porque seguro que les gustan como a mí.

La cocinera hoy es mi madre, por supuesto, en este caso yo solo aporto las fotos.

Ingredientes para las albóndigas vegetarianas:

Para las albóndigas:

Para 30 – 35 albóndigas.

  • 1/2 cebolla
  • 6 pimientos del piquillo de lata
  • 1/2 vaso de arroz
  • 1 bote de espinacas en conserva (420 gr aprox.)
  • 1 paquete de lonchas de queso sin lactosa 150gr
  • 3 huevos
  • Pan rallado
  • Aceite para freirlas

Para la salsa:

  • 1/2 cebolla
  • 2 huevos
  • 12 pimientos del piquillo
  • 500 gr de tomate frito
  • 1 brick de nata 200ml

Preparación:

De las albóndigas:

Ponemos a cocer por separado los tres huevos* (dos serán para la salsa) y el arroz**.

Picamos la cebolla, el huevo cocido y los pimientos. Sofreímos la cebolla y cuando esté lista y un poco tostadita añadimos los pimientos y las espinacas, rehogamos todo junto y añadimos el huevo picado. A continuación añadimos el arroz hervido y seguimos rehogando todo. Cuando esté todo bien hecho añadimos el queso y removemos sin parar porque el queso se pega al fondo de la sartén muy fácilmante. Cuando tengamos una masa uniforme la pasamos a otro recipiente y dejamos enfriar por completo.

Cuando la masa haya enfriado empezamos a hacer las bolas y las pasamos por pan rallado para sellarlas. Por último las pasamos por huevo y las freímos en la sartén con el aceite bien caliente.

Aclaraciones:
* Los huevos tardan en estar bien cocidos 12 minutos si los introduces en el agua desde que ésta está fría.
** Para cocer el arroz se sofríe con un chorrito de aceite y a continuación se echa el doble de agua. En este caso un vaso completo. El arroz tardará unos 20 minutos en estar listo.

Pincha en las imágenes para ampliar.

De la salsa:

Trocear y rehogar la cebolla, cuando esté transparente añadimos los pimientos enteros, después los dos huevos cocidos partidos a la mitad y lo cocinamos todo junto un par de minutos más. Después se pasa a un recipiente donde se pueda batir. Se añade la nata, el tomate, y se bate todo hasta que quede una salsa fina.

Presentación y conservación:

Podéis congelar las albóndigas vegetarianas antes de freírlas y pasarlas a la sartén directamente sin descongelar cuando vayáis a consumirlas. También podéis congelar la salsa en raciones.

No mezcléis toda la salsa con las albóndigas porque se deshacen. Es mejor que pongáis la salsa en una salsera y que cada uno se sirva lo que quiera.

Hummus casero «Receta ideal para picoteos»

Hummus casero

Esta receta de hummus o hommos casero es sencilla, riquísima y rápida de hacer. Tenía muchas ganas de encontrar una receta facilita de hummus y ésta me trae buenos recuerdos porque tanto el día que la descubrí, como los días que la he hecho, han sido cenas con buenos amigos. Esta vez se la dedicó a mis Sanz-Hermanas del alma Raquel y Fátima, que en una cena en su casa es cuando probamos la receta, Raquelita sobre todo va por ti, que aunque la he retocado un poco, es tuya.

Esta receta es una versión exprés, el hummus es una receta típica árabe, un puré de garbanzos estupendo para picotear acompañado de pan de pita. Me hace recordar mis mejores vacaciones de verano en Ceuta (y las que me quedan) y la infinidad de recetas buenísimas que tienen los árabes y que poquito a poquito iremos descubriendo por aquí.

Ingredientes para hacer el Hummus casero:

  • 1 bote de garbanzos cocidos (reservad unos pocos para decorar)
  • 3 cucharadas soperas de Tahini o Tahina*
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de vinagre de vino
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharaditas de postre de comino molido
  • Zumo de 1/2 limón (podéis utilizar el de aderezos que venden)
  • 1 cucharadita de postre de sal
  • Aproximadamente 100 ml agua (Añadid poco a poco el agua porque es solo para poder batirlo bien, que no os quede líquido)
  • Pan de pita para acompañar (yo lo usé de Carrefour)
  • Un chorro de aceite, una cucharadita de postre de pimentón y otra de comino para verter por encima una vez terminado el hummus, para decorar y dar un pelín mas de sabor.

* Tahini o Tahina, es una pasta de sésamo muy utilizada por los árabes y también más utilizada en Andalucía que en el resto de España. Lo podéis encontrar en tiendas o carnicerías árabes, creo que también en tiendas orientales y en el Corte Inglés… No sé si en otros supermercados lo habrá. Lo podéis comprar también en el enlace que os dejo, es una tienda online de comida ecológica que vende directamente del productor, la acabo de descubrir y me parece muy chula.

Preparación:

Lo más lógico y casero sería hacerlo en un mortero con mucho amor o incluso con un tenedor, pero como esta receta es un exprés, para perder poco tiempo lo haremos en la batidora.

Lo primero es sacar los garbanzos en un colador enjuagarlos con agua del grifo y dejarlos escurrir, mientras tanto preparamos los demás ingredientes y los iremos echando o en  una jarra de batir o un bol profundo donde no nos salte al batir.

Si lo queréis todo natural y no exprés, podéis hacerlo poniendo los garbanzos a remojar la noche anterior y por la mañana cociéndolos en la olla exprés o normal, con agua y sal.

Mientras escurren los garbanzos, pelamos y cortamos el ajo, y vamos añadiendo todos los ingredientes, el aceite, la tahina, el vinagre, el comino, el chorro de limón y la sal en la jarra de batir, uno a uno y removiendo con una cuchara, que así se nos mezclará todo bien. Añadimos los garbanzos bien escurridos y empezamos a batir hasta conseguir un puré espeso, añadiendo el agua que nos haga falta para poder batir bien, le  daremos un toque casero con los garbanzos enteros que reservamos anteriormente para decorar por encima.

preparación hummus

preparación hummus

Una vez tenemos el hummus bien batido lo extendemos en un plato grande o fuente, con una lengua de cocina y añadimos por encima los garbanzos reservados para decorar. Y en un vaso a parte, haremos la mezcla de la decoración, con el aceite, el comino y  el pimentón que os indiqué en los ingredientes, removemos bien y vertemos por encima haciendo círculos. ¡Os quedará precioso!

decoración del hummus

decoración del hummus

Y para rematar poner el pan de pita cortado a la mitad y tostado un poco en el tostador para darle un toque calentito y ponerlo para acompañar el hummus casero. Estoy segura de que os gustará y sorprenderéis con esta sencilla receta. ¡Qué lo disfrutéis bien acompañados! porque sale bastante cantidad.

1 2 3