Archivo de ‘Pescados y mariscos’ categoría

Pizza casera de anchoas

pizza casera de anchoas

Hola familia, como os cuento en la receta de la ensalada, aquí os traigo otra receta chula y fácil para hacer con anchoas. Nuestros colaboradores se lo han currado y nos han preparado no una, sino dos recetas con anchoas, y nos dejan explicado muy sencillito y muy bien, con pasos concisos como hacer una pizza casera de anchoas.

Vamos a ello:

Ingredientes para pizza casera de anchoas:

Ingredientes para la masa:

  • 500 gr Harina de fuerza
  • 15 gr Levadura fresca de panadería
  • 250 ml Agua tibia
  • 1 cucharadita de Sal

Ingredientes para la pizza:

  • 8 Anchoas en conserva
  • 30 gr Alcaparras
  • 10 Aceitunas verdes sin carozo
  • 4 cucharadas de Salsa de tomate (os recomiendo hacerla casera)
  • 70 gr Queso mozzarella
  • Aceite de oliva.
  • Sal y orégano (al gusto).

Preparación de la pizza casera de anchoas:

Elaboración de la masa:

  1. Disolver la levadura en agua tibia (aproximadamente 125 ml.).
  2. Incorporar la harina dentro de un bol, junto con la levadura previamente disuelta y el resto del agua.
  3. Unir los ingredientes hasta obtener una masa uniforme, fina y elástica (que no se adhiera a nuestros dedos ni se endurezca demasiado).
  4. Tapar la masa con un paño limpio y dejarla levar(osea que aumente su tamaño). Mientras, podemos cocinar el resto de los ingredientes. Y precalentar el horno a 200ºC.
  5. La masa se encontrará lista cuando haya doblado su volumen. En ese momento, hacer un bollo y luego estirarlo con un rodillo hasta formar un círculo.

Aunque nuestros amigos nos explican muy bien como hacer la masa de pizza, pero quizás de manera un poco escueta aprovecho y os dejo nuestro enlace de como hacer masa de pizza casera italiana estilo tradicional por si queréis echarle un vistazo, esta muy bien detallada y tiene algunas fotos, aunque las cantidades no son las mismas, tenéis una explicación un poco mas detallada.

Elaboración de la pizza:

  1. Cortar o picar las cebollas y luego freírlas en aceite de oliva, a fuego bajo. Salar a gusto.
  2. Reducir la salsa de tomate para que, al momento de agregarla sobre la masa, se encuentre lo bastante seca y compacta. O hacer la salsa de tomate casera y que os quede espesita.
  3. Agregar la salsa de tomate reducida sobre la masa ya elevada, y espolvorear con orégano.
  4. Incorporar la cebolla, de manera equilibrada, para que se extienda sobre casi toda la masa.
  5. Cubrir los ingredientes con mozzarella.
  6. Agregar las aceitunas y las alcaparras.
  7. Hornear a 200°C, durante aproximadamente quince minutos.
  8. Retirar del horno y agregar las anchoas en conserva por encima. De esta manera, mantenemos toda su frescura y sabor. Pero, si lo preferimos, podemos agregarlas junto con las aceitunas y las alcaparras, y hornearlas con el resto de los ingredientes.

¡Servir y disfrutar!

Muchas Gracias a Anchoas deluxe, anchoas de Santoña y Online Zebra.

Ensalada de anchoas del cantábrico

ensalada de anchoas

Hoy os traigo otra colaboración con nuestros amigos de Anchoas deluxe, anchoas de Santoña y Online Zebra una receta rica y fresquita para este tiempo, ensalada de anchoas del cantábrico, aguacates, tomates, pimientos y lechuga. Podéis saborearla como plato único o acompañando a otros.

Ingredientes:

  •  Anchoas en aceite (6 unidades).
  •  Pimientos asados en tiras (60 gr.).
  •  Tomate maduro (1 unidad).
  •  Ajo (1 diente).
  •  Aguacates (2 unidades).
  •  Cebolla (1 unidad).
  •  Lechuga (1 planta).
  •  Jugo de limón (1/2 limón).
  •  Aceite de oliva (a gusto).
  •  Sal y pimienta (a gusto).

Elaboración para ensalada de anchoas del cantábrico:

Para preparar esta rica ensalada de anchoas del cantábrico es muy sencillo, tienes que poner en una ensaladera o bol, incorpora, el tomate y  los aguacates pelados y cortados en dados, ajo picado, tiras de pimentón asado, cebolla finamente cortada y algunas hojas de lechuga cortadas a mano y en trozos grandes.
Cortar las anchoas en tiras o en dados y luego incorporarlas al resto de los ingrediente, si prefieres puedes agregarlas enteras, tal como vienen envasadas.
Añade tu aliño con sal, pimienta, jugo de limón y aceite de oliva. Remueve con suavidad para no destrozar ni el aguacate ni las anchoas ¡ Servir bien fresca y a disfrutar!

Bacalao al pil pil

Bacalao al pil pil

Bueno aunque llego justa, sabéis que intento cumplir, esta semana toca receta de pescado ¡Bieeeeeeeeeen! hoy os traigo Bacalao al pil pil, es una receta maravillosa, tradicional de la cocina vasca, que os traigo hoy para que os deleitéis el fin de semana con ella. Es deliciosa, super sabrosa, con pocos ingredientes y muy facilita, con un par de trucos. No quiero dar mas rodeos así que vamos a por ella.

Ingredientes para Bacalao al pil pil:

  • 6 lomos de bacalao congelado (yo los compro de mercadona, que salen bien de precio y son hermsos)
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 3-5 dientes de ajo gorditos
  • 2-4 guindillas (yo las uso secas)
  • cebollino o perejil picado para decorar

Para el truco del almendruco, os recomiendo un colador metálico, que entre en la olla o sartén que vayáis a utilizar.

Preparación de Bacalao al pil pil:

Muy sencillo, si hacéis bien los pasos. Os recomiendo el bacalao congelado porque viene perfecto de sal, y así no hay fallos con esto, a parte está a un buen precio y lo podéis tener siempre a mano.

Lo primero será sacar la noche anterior el Bacalao del congelador y dejarlo escurrir en un colador sobre un bol o algo que os recoja bien el agua que van a soltar, claro tenéis que dejar espacio entre el colador y el cuenco para que quede debajo el agua y no empape los lomos. Por la mañana cuando despertéis, sacar los lomos del colador y poner sobre una cama de papel de cocina ya veréis que todavía sigue soltando… incluso podéis aplastar con cuidado un poco los lomos para retirar cuanta mas agua mejor.

lomos de bacalao

lomos de bacalao

Lo siguiente es muy sencillo, porque tenemos pocos ingredientes, pelar y laminar los ajos y tener a mano las guindillas según os guste de picante.

ingredientes ajo y guindilla

ingredientes ajo y guindilla

Es una receta que tendréis hecha en unos 30 minutos o algo así, así que hacerla a punto de comer que no se os quede muy frío el pescado aunque os daré algún truco también para calentarlo.

Lo primero es empezar a calentar el aceite, a fuego medio y poner los ajos laminados y las guindillas, sofreír a fuego medio hasta que estén un poco doraditos los ajos, aquí con una espumadera, retiráis Y reserváis para el final los ajos.

sofriendo ajo y guindilla

sofriendo ajo y guindilla

Con las guindillas y el fuego bajito ponéis los lomos, con la piel hacia abajo primero. Si el lomo es pequeño dejáis 2 minutos por cada lado, si es un pelín mas gordo lo dejáis 3 minutos por cada lado. Yo hice primero una tanda con los mas gorditos y luego otra con los que eran mas pequeños. Veréis que a fuego bajo, empiezan como a cocerse y soltar un liquido un poco espeso y blanco, es… ¡LA GELATINA del bacalao! lo mas importante para esta salsa, lo veréis claro en las fotos. Esta gelatina es lo que hará que cuaje nuestra salsa, que es similar a una mayonesa, por daros un ejemplo… la gelatina y el aceite hacen algo parecido a el huevo y el aceite, ahora os lo iré explicando detalladamente.

la gelatina del bacalao

la gelatina del bacalao

Ahora tenéis dos opciones para hacer la salsa, os voy a contar primero como hacerla con el truco de Arguiñano y de las abuelas, madres y tías cocineras, para ligar la salsa rápidamente y sin que se deshagan los lomos de bacalao. 😉

Una vez tengáis todos los lomos, sacáis a un plato y reserváis, sacar también las guindillas. Podéis dejarlos tapado y guardarlos en el micro o el horno por ejemplo para que no pierdan tanto calor, mientras hacemos la salsa.

Ahora retiráis el aceite a una jarrita, vaso o cuenco. Yo lo saque todo para enseñaros bien la diferencia entre el aceite y la gelatina, pero si podéis, intentar dejar la gelatina en el fondo de la olla o sartén. Y dejar que se atempere un poco, porque así os será mas fácil cuajar la salsa.

Una vez templado el aceite, con la gelatina al fondo y un chorrín del aceite, empezamos a «Batir» con la ayuda del colador (o en su defecto una barilla pero os costará mas trabajo), haciendo movimientos circulares y de lado a lado, veréis que empieza a espesar y ponerse de color blanquecino-amarillento, ir añadiendo a chorrito fino el resto del aceite mientras seguís batiendo con el colador sin parar, hasta tener toda la salsa cuajada, veréis que es una salsa con cuerpo, espesita y tipo mayonesa quizás un poco mas ligera y con un sabor de muerte. Ahora solo os queda volver a meter los lomos y con la salsa cuajada, darle unos minutos de calor a fuego muy suave y sin dejar de hacer movimientos circulares con la olla, para que no se desligue la salsa.

*Os adjunto un pequeño video a cámara rápida de como cuajar el pil pil con la ayuda del colador* Es un poco locura pero si os lo pongo normal se hace muy pesado 😉

Para la presentación del Bacalao al pil pil, sacar los lomos al plato, echarles salsa por encima y decorar con los ajos, las guindillas y un poquito de cebollino o perejil picados. ¡Tendréis un plato digno de un restaurante de 5 tenedores! vais a dejar alucinados a los comensales.

La manera tradicional de hacer la salsa, es retirando un poco de aceite, y con los lomos de bacalao dentro, hacer movimientos circulares con la olla hasta que vaya ligando el pil pil e ir añadiendo el resto de aceite hasta que este terminado. Lo malo es que tarda mas en ligar, cansa un poco mas darle vueltas a la olla y que a veces los lomos se deshacen un poco con el movimiento… pero así se ha hecho toda la vida.

Os super recomiendo como siempre esta receta de Bacalao al pil pil, estoy casi segura de que os va a gustar a todos, espero haberla explicado bien para que la comprendáis todos, si tenéis alguna duda dejar un comentario o enviar un correo, os contestaré encantada. Queda ideal acompañada de puré de patatas o de patatas asadas al horno.

Feliz fin de semana y como os digo siempre… ¡comer bien y SER FELICES! 🙂

 

 

Merluza a la gallega

Merluza a la gallega

Buenos días, después de un par de semanas sin receta hoy os traigo una delicia, sencillísima y sana, la merluza a la gallega. Es una receta deliciosa y que se hace muy facilmente y ademas no perderéis mucho tiempo en prepararla.

Seguro que sorprendéis a los vuestros con esta original versión gallega tan rica, vamos a ello 😉

Ingredientes para Merluza a la gallega:

  • 1/2 kg de merluza fresca (da igual que parte elijáis porque la desmenuzaremos después, lomos o rodajas)
  • 4-6 patatas (según tamaño)
  • 4-6 díentes de ajo
  • aceite de oliva virgen extra
  • 1 caldito de pescado o verdura
  • 1 hoja de laurel
  • sal y 1 cucharadita de pimentón

Preparación:

Lo primero lavar bien las patatas y ponerlas a cocer  en una olla con agua con sal, no elijáis patatas muy grandes porque tardarán una vida en estar tiernas, es mejor coger un tamaño mediano y poner alguna patata mas. Id pinchando con un palillo para comprobar como están pero mínimo tardarán unos 20-30 minutos.

Mientras tanto enjuagamos bajo el chorro de agua fría la merluza y la ponemos en otra ollita con un caldito, una hoja de laurel y agua hasta cubrir, y ponemos a cocer (a fuego bajo) también, entre 5-10 minutos, no es necesario mas tiempo para este tipo de pescado porque se hace en seguida y sino perderá su agua natural y con ella el sabor y la ternura típica de este maravilloso pescado blanco.

Una vez tengamos nuestra merluza y con la patata haremos lo mismo, colamos y quitamos todo el exceso de agua, dejamos atemperar un poco y comenzamos a prepararlo, en el caso de la merluza con las manos bien limpias iremos desmenuzando (se hace casi solo) y retirando bien todas las espinas que pueda haber. Mientras dejáis que la patata atempere un poco para poder pelarla sin quemarnos los dedos y la cortáis en rodajitas de aproximadamente 1 cm.

Una vez tengamos todo preparado, lo vamos a emplatar, primero las rodajitas de patata y encima la merluza desmenuzada cubriendo la patata.

Con esto hecho solo nos queda hacer la «salsita» muy fácil, ponéis en una sartencita los ajos laminados (que así el que quiera los puede retirar) a sofreír en aceite abundante para hacer la salsa, una vez que estén doraditos, apagamos el fuego y con la sartén retirada del fuego (las especias cocinadas pierden sabor) añadiremos la cucharadita de pimentón y removemos un poquito.

Ya solo nos queda verterla sobre nuestro plato y a disfrutar de esta maravillosa receta….. ummmmmm que hambre me esta entrando por dios…. esta semana repito fijo 😉 espero que os haya gustado. ¡¡¡Mirad que pintaza!!!

Salmon al horno con mostaza, miel y eneldo «Sabores nórdicos»

salmon al horno con mostaza, miel y eneldo

Esta vez os traigo una receta de pescado, sana, deliciosa y facilísima de hacer, Salmon al horno con mostaza, miel y eneldo.El eneldo es una especia que me transporta a Suecia, a la familia….. es muy utilizada en los países nórdicos para los pescados.

Todavía andamos llenos desde la navidad y además me he dado cuenta de las pocas recetas de pescado y marisco que tenemos. Os traeré mas, ¡prometido!. De momento vamos a por esta.

Para unas 2-3 personas.

Ingredientes para Salmon con mostaza, miel y eneldo:

  • 900 gr de lomos de Salmon fresco.
  • 70 ml de mostaza
  • 30 ml de miel
  • eneldo en especia
  • sal

Preparación:

En la pescadería pedir que os den el salmon en lomos limpios de espinas.

Precalentar el horno a 180-200ºC.

Colocar los lomos de salmon en la fuente que vayáis a utilizar y ponerle un poquito de sal.

salmon fresco

salmon fresco

En una jarrita medidora poner la mostaza, la miel y el eneldo y remover bien con una cuchara hasta que se integre bien toda la mezcla.

salsa para salmon al horno con mostaza, miel y eneldo

salsa para salmon al horno con mostaza, miel y eneldo

Verter la salsa sobre los lomos de salmon e introducir al horno entre 20-30 minutos para que quede bien hecho, sobre todo si los lomos son gorditos.

Salmon preparado para hornear

Salmon preparado para hornear

Pasado este tiempo sacar y emplatar. Solo nos queda disfrutar de este sabor tan especial.

Salmon al horno con mostaza, miel y eneldo

Salmon al horno con mostaza, miel y eneldo

Esta vez lo acompañé de puerro salteado, solo tenéis que rehogar un par de ajitos laminados y los aros de puerro con un poco de aceite y sal y tendréis un plato sanísimo y muy original ¡Espero que os guste!

Bienmesabe gaditano – Cazón en adobo

Bienmesabe Gaditano

Me encanta traeros esta fácil receta de Bienmesabe o Cazón en adobo, de la tierra de mi familia, o por lo menos de alguna de ellas ;), de mis tradiciones, de mi Cádiz ¡Brisa marina y aire puro nada mas escuchar su nombre….!

Esta receta es todavía mas especial, tengo que hacer un inciso para hacerle un guiño a mi enana, a mi prima peque, la hermana canija que nunca tuve, que se me está haciendo mayor y con el dinero de su primer trabajo me ha regalado el chulísimo plato de gatitos en el que os presento esta maravillosa receta, me emocionó un montón. Ya sabes que te adoro enana, ¡GRACIAS CLAU!

Esta es una receta típica de Andalucía y sobre todo de Cádiz, se trata de una maravillosa receta de pescado en adobo, en este caso de cazón, el cazón es una variedad de tiburón, con la carne muy magra, blanca y tiernecita, uno de los motivos por lo que les suele gustar a los mas pequeñajos.

Algunas personas por diversas razones no quieren comer este tipo de pescado, así que os recomiendo otros tantos que podéis hacer con la misma receta y os quedarán de vicio también. Como por ejemplo la caballa o la melva ( aunque aquí en Madrid no son tan fáciles de encontrar), el bonito o incluso los boquerones limpios.

Vamos a por ello, preparación sencillísima para una comida deliciosa.

Ingredientes para Bienmesabe o Cazón en adobo:

  • 1/2 kg de Cazón (o el pescado que hayáis elegido)
  • 1/2 vaso de vinagre de vino
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharadita de postre de orégano
  • 1 cucharadita de postre de pimentón dulce
  • 1/2 cucharadita de postre de comino en polvo (opcional)
  • Sal y pimienta
  • Harina especial rebozados ( para pescado, la encontraréis en cualquier supermercado)
  • Aceite de oliva

Preparación:

Aunque pidáis en la pescadería que os lo troceen, nunca lo ponen tan pequeñito como debería, así que lo primero que hacemos al llegar a casa es con una tijera de cocina buena cortar los trocitos mas pequeños.

Coger un bol o tupper de plástico, barro o cristal un poquito profundo y vamos a empezar. Metemos los trocitos de cazón, la hoja de laurel, la sal y la pimienta.

Añadimos los ajos picaditos (yo los dejo en láminas para poder retirarlos con facilidad) y el pimentón, el orégano y el comino. Y preparamos 1/2 vaso de vinagre y lo vertemos por encima del cazón con las especias. Damos unas vueltas para que se mezcle todo bien, lo tapamos y a la nevera entre 6-8 horas o mas si queréis incluso. El tiempo lo decidís cada uno, cuanto mas esté mas sabor tendrá.

adobo preparado para reposar

adobo preparado para reposar

Una vez trascurra el tiempo lo pasamos a un colador y dejamos que escurra bien, yo no lo seco mas para que quede bien tiernecito y con sabor. No hace falta pero podéis retirar un poco si os han quedado muchos restos de especias, a mi no me suele hacer falta, lo único que retiro es el laurel y los trocitos de ajo.

Y nos vamos a enharinarlo como cualquier otro rebozado, y a la sartén con el aceite bien calentito y a fuego medio para que no se queme.

Sacar y poner un rato en papel de cocina para escurrir el exceso de aceite y ¡a zampar!.

Bienmesabe gaditano listo para comer

Bienmesabe gaditano listo para comer

Estoy segura de que hará las delicias de grandes y pequeños en vuestra casa. Podéis acompañarlo de un poco de tomate aliñado y es una comida o una cena ideal. Contarme como os quedó y cuanto gustó en vuestros hogares.

Ensalada de patata, gamba y huevo «Delicias originales de la abuela»

Ensaladilla patata, gamba y huevo

Hoy os traemos de nuevo una receta sencilla y muy rica, una ensalada un pelín original que hacía mi abuela, la deliciosa ensalada de patata, gamba y huevo.

Vamos allá, para un buen bol de ensaladilla, que comen fácilmente 4 personas y si ponéis otros platos para combinar os dará para mas.

Ingredientes para la ensalada de patata, gamba y huevo:

  • 5 patatas de tamaño medio
  • 1/2 kilo de gambas (si las compráis frescas, que luego al pelarlas perdemos casi la mitad del peso)
  • 3 huevos
  • Mayonesa casera (de bote en su defecto, aunque notaréis la diferencia)

Preparación:

Bueno familia, esta receta es de lo más sencilla, el paso importante es cocer bien los ingredientes de esta especial ensalada de patata.

Primer paso, pondremos una olla grande con agua salada a hervir e introduciremos las patatas (yo las hago con piel y se la quito un vez cocidas que sale perfectamente con ayuda de un cuchillo) y los huevos.

A partir de los 12 minutos de cocción retiráis los huevos y los ponéis en agua fría a templar. Mientras que termina la cocción de la patata. Esta no os la puedo dar exacta porque dependerá del tipo de patata y del tamaño, pero por menos de 20 minutos ni lo intentéis. Id pinchando con un palillo o palo de pincho moruno para ver en qué punto está, hasta que esté tierna por completo. Y cuando estén las sacáis, escurrís el agua y las dejáis enfriar para no achicharraros los dedos al pelarlas y cortarlas.

Os recomiendo mucho que las gambas o gambones lo que prefiráis, las compréis frescas y crudas, porque se cuecen en seguida en casa y para mí se nota la diferencia (aún así podéis comprarlas cocidas). Así que si me habéis hecho caso, poned otra olla con agua y abundante sal para que penetre en las gambas a hervir. Una vez que rompa a hervir, introducimos las gambas que entre 2-4 minutos estarán (según el tamaño, normales con 3 minutos os vale) y colamos y dejamos enfriar, para poder pelarlas.

Segundo paso, hecho el primero de las cocciones, solo tenéis que pelar todos los ingredientes y trocear al tamaño que os guste, a mi me gusta mediano que se noten los trozos, y las gambas según el tamaño si no son muy grandes dejadlas enteras.

El paso final es añadir la mayonesa (preferiblemente casera) y remover hasta que quede unificado.

Y ya podréis disfrutar de una sencillísima y deliciosa ensalada de patata, gamba y huevo, que quizás sorprenda a más de uno. Incluso he visto comer y disfrutar de ella a algunos que decían que no les gustaba el marisco. Así que arriesgaos y probadla en casa con la familia.

Ensalada patata, gamba y huevo lista para saborear

Ensaladilla patata, gamba y huevo lista para saborear

Me encantará saber que la habéis probado, lanzaos y me contáis el resultado 😉

Tagliatelle con gambones y trigueros «secreto familiar a voces»

Tagliatelle con gambones y trigueros

Debo empezar diciendo que esta receta ha sido totalmente secreta hasta hoy. Los fantásticos tagliatelle con gambones y trigueros son un invento mortal de mi padre que nunca ha sido descubierto, pero como os queremos mucho y estamos de especial italiano, me lanzo y destripo la receta… Madre mía no me estoy guardando nada, desde que empezamos el blog me estoy abriendo en canal y dejándoos lo mejor de mis recetas y recuerdos familiares, así que espero que por lo menos os gusten tanto como a mí.

Esta receta de tagliatelle con gambones y trigueros es tan deliciosa que babeo solo de pensar en ella. Por supuesto os tienen que gustar los gambones, si no apaga y vámonos. No os doy la opción de hacer versiones como en otras, porque merece hacerse tal cual.

Ingredientes para tagliatelle con gambones y trigueros:

  • Tagliatelle (os enlazo los que uso yo pero podéis utilizar algún otro tipo de pasta plana como tallarines o cintas, que son las que mejor cogen el sabor)
  • 1 bote de nata espesa para cocinar (veréis en la foto la de Président que es la que uso porque da una textura ideal, pero podéis utilizar otras)
  • 80-100 gr mantequilla
  • 500 gr de gambón o gamba fresca (perdemos casi la mitad del peso al pelarlas)
  • 1 manojo de espárragos trigueros gorditos (no compréis esos que están canijos por favor…)
  • 3 cucharas soperas colmadas de queso parmesano en polvo
  • Una pizca de sal y otra de curry
  • Pimienta molida por encima (opcional)

Preparación:

Empezaremos preparando los ingredientes de nuestros tagliatelle con gambones y trigueros. Importante lavar bien los espárragos que no nos quede tierrecilla y cortarlos a mano y oído*

* Para los que no lo sepáis, lo mas práctico es hacerlo con las manos. Oiréis el crujido y cortarán fácilmente hasta el final, donde encontraréis la parte mas dura  que no corta con facilidad y eso es lo que tiraremos. 

Lo siguiente es pelar los gambones, aproximadamente la mitad del peso son las cáscaras y cabezas, que son tan valiosas casi como el propio gambón, asi que como opción podéis coger una bolsita de congelado y meterlas ahí y reservar en el congelador para una buena sopa de pescado y marisco, yo lo he hecho.

Como esta receta de tagliatelle con gambones y espárragos es una de mis favoritas, yo uso siempre un buen gambón fresco porque da mas sabor, pero las podéis comprar congeladas, también os quedará bien. Aunque fijaos antes de comprar porque últimamente no hay tanta diferencia de precio entre el fresco y el congelado (menudo morro tienen),  si os decidís por el congelado no os hará falta tanto peso, coged la mitad.

Pincha para ampliar las fotos.

Para aprovechar el tiempo, ponemos una olla con agua salada a hervir para nuestra pasta mientras empezamos a cocinar la salsa. Dejaos guiar por los tiempos de cocción de los paquetes, os lo he dicho anteriormente, no suelen fallar.

Y empezamos a preparar nuestra salsa para los tagliatelle con gambones y trigueros. Necesitaremos un cacito y una olla mediana, en el primer cazo pondremos a derretir la mitad de la mantequilla y añadiremos los espárragos sin escurrir mucho, que con el pelín de agua que queda de lavarlos se hacen estupendamente, y lo dejamos sofreír con la mantequilla a fuego lento y tapado hasta que ablanden, dando vueltas a menudo para comprobar cuando están hechos. Una vez los tengamos, apartamos del fuego y dejamos reservado.

Mientras tanto cogemos la otra olla, esta que sea un poco mas grande, porque aquí haremos la salsa. Ponemos la otra mitad de la mantequilla a fuego lento a derretir y sofreímos en ella los gambones con una pizca sal y curry espolvoreado por encima (Seamos moderados con el curry, es solo para potenciar el sabor y el color, pero no es el ingrediente estrella). Veréis que no tardan nada en tomar color y soltar ese liquidito rojizo tan bueno. **

** Si finalmente utilizáis gambón o gamba congelada para preparar los tagliatelle con gambones y trigueros, empezad sofriéndolas con un poco de aceite y no desperdiciéis la mantequilla, porque soltarán bastante agua que tendréis que tirar, en el momento que dejen de soltar agua añadidles la mantequilla.

Pincha para ampliar las fotos.

Cuando esté el gambón, añadimos los trigueros y damos unas vueltecitas para que mezcle bien y el esparrago vuelva a coger temperatura. Entonces le añadiremos la nata mezclando, y dejamos que hiervan unos 10 minutos a fuego lento para que se integren bien los sabores. Cuando transcurra este tiempo añadimos las 3 cucharadas de queso parmesano en polvo y mezclamos bien. Veréis que en este punto la salsa para los tagliatelle con gambones y trigueros empieza a espesar, entonces tendremos nuestra maravillosa salsa terminada y lista para servir.

Pincha para ampliar las fotos.

Ya solo nos quedará emplatar y disfrutar de estos tagliatelle con gambones y espárragos trigueros, una explosión de sabor y color deliciosa. Es para mí todo un plato gourmet digno del mejor restaurante, pero hecho en casa con mucho amor, ideal para cenas especiales. Os lo recomiendo «muy mucho» y espero que os lleve un poco de la bella Italia a casa.

Potaje de vigilia (lo mejorcito de la cuaresma)

Potaje de vigilia

Después de los Cupcakes de torrijas de ayer hoy os presentamos en este segundo capítulo del especial Semana Santa el plato más tradicional, el potaje de vigilia.

Actualmente las normas alimenticias de la religión católica ya no se llevan tan a rajatabla como en otros tiempos, hoy en día esto solo lo suelen respetar las abuelas, y este año yo para presentaros la receta.  Pero antiguamente la tradición dictaba que en determinados días del año, como la cuaresma, no se podía comer carne. En su lugar se utilizaba el pescado. Pero en muchos lugares de interior, a los que no llegaban toda clase de pescados, se utilizaba bacalao o incluso congrio seco, que sustituían a los productos de cerdo en los potajes.

Existen variedades de bacalao de distintos precios y con todos ellos podéis preparar un excelente potaje de vigilia.

Sale una olla hermosa con cantidad para por lo menos para 8 personas.

Ingredientes para el potaje de vigilia:

  • ½ Kg garbanzos (yo uso el Hostal que para mi son de los mejores, por la cochura)
  • 300 gr o 1 bolsa de espinacas
  • 400 gr bacalao (lo venden en paquetes con sal)
  • 1 cebolla grande picada
  • 2 tomates maduros (si no tenéis podéis poner tomate triturado de lata)
  • 3 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 ramito de perejil
  • 1 chorreón de aceite (unas 3 cucharadas)
  • 1 cucharada sopera de harina
  • 1 cucharilla de café de pimentón (dulce o picante, según preferencia)
  • 3 litros de agua
  • Sal*

Preparación:

Dejar en remojo los garbanzos desde la noche anterior en agua templada con sal. Y como siempre, pelamos y picamos la verdura, para tener preparados los ingredientes antes de empezar a cocinar.

*Enjuagar y poner el bacalao a desalar 1-2 días antes, poniéndolo en agua y cambiando este agua cada 8 horas. 

Poner en una olla  3 litros de agua y calentamos antes de introducir la legumbre. Antes de que empiece a hervir ponemos los garbanzos, el bacalao preparado, y añadimos también los dos dientes de ajo pelados y las hojas de laurel. Hervir suavemente unas dos horas (el tiempo de cochura depende de la variedad de los garbanzos, de verdad en esto no ahorréis porque os puede estropear la receta, porque hay algunos que no ablandan ni que les de el día entero, es tremendo).

En un vaso de la batidora o similar, podremos el diente de ajo restante y el perejil bien limpio con un poco de caldo de la cocción y batimos hasta que todo quede bien molido. Tradicionalmente esta pasta se hacía en el mortero, pero las batidoras son más rápidas y descansadas.

Mientras se cuece la legumbre ponemos en una sartén pochar la cebolla muy finamente picada hasta que están transparente, en este momento añadimos los tomates pelados, despepitados y cortados en dados muy pequeños o dos cazos de tomate triturado, refreímos un poco y añadimos también la cucharada de harina. Rehogamos un poco y poner también la pasta de ajo y perejil anteriormente preparada. Y seguimos dándole vueltas, rehogando otros 5-10 minutos más. Apartamos la sartén del fuego para no quemar la especia y espolvoreamos por encima el pimentón, y revolvemos bien, para que se integren bien los sabores. Y lo introducimos en la olla, con el fuego bajito para que no se pegue el refrito, pero manteniendo el hervor.

Miramos que a los garbanzos no les quede ya mucha cochura y entonces estamos preparados para introducir la espinaca, que previamente habremos enjuagado muy cuidadosamente, asegurándonos de eliminar todo resto de tierra y las hojas y tallos estropeados, si son frescas, y si son de bolsa con enjuagarlas un poco estarán. Y las volcamos en la olla cuando hayan pasado las dos horas mencionadas y continuar cociendo unos 15 minutos más. Aquí probamos el punto de sal del caldo, para mi no es necesario añadir nada de sal si solo habéis enjuagado el bacalao, en caso de haberlo desalado entonces si tendréis que corregir la sal.

Pinchar en las fotos para ampliar.

Antes de dar por terminada la ebullición asegúrate que los garbanzos están bien tiernos. Hay remesas de algunos garbanzos que parecen de cocción eterna.

Y ya tendremos nuestro ansiado plato de vigilia, ahora a disfrutarlo.

 

Atún encebollado con aceitunas

atún encebollado

Otra receta familiar, que hacía mi abuela «La gran chef», hace mi padre y por supuesto ahora también yo es el atún encebollado. Es sencillita de hacer y sorprende a muchos. Espero que os guste el resultado. Yo encontré el atún a muy buen precio el otro día y fue lo que me refrescó la memoria, fijaros bien en los precios del pescado según que días es mejor hacer unas recetas u otras.

Receta para 2 personas.

Ingredientes para el atún encebollado:

  • 1/2 kg Atún rojo fresco en taquitos
  • 2 Cebollas
  • 1 Lata de aceitunas 350 gr (yo las uso rellenas de anchoas)
  • 1/2 vaso Vino Blanco ( o quizá un poco mas)
  • Soja (un toque opcional, en caso de añadirlo moderar el uso de la sal)
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta (grano o molida)

Preparación:

Poner unos 30 minutos las aceitunas escurridas a remojar en un bol con agua, para desalar un poquito. mientras iremos preparando la cebolla lavada y cortada en juliana, y a los taquitos de atún les ponemos un poquito de sal y si no tenéis pimienta en grano, que es lo que me pasó a mi, ponerle en polvo a la vez que la sal.

Los taquitos de atún yo los corto con una tijera de cocina, un poco mas pequeños que como me los dan en  la pescadería, porque no me gusta que se quede crudo por dentro, pero como siempre estas cosas son según los gustos de cada uno.

En una sartén que tenga fondo ( en las fotos veréis la que usé yo) ponemos un chorro de aceite de oliva y empezamos a pochar la cebolla, por supuesto a fuego lento.

Cuando la cebolla empieza a ablandar y coger un pelín de color, en caso de tener la pimienta en grano ponerla. Y añadimos los taquitos de atún y empezamos a dorarlo junto a la cebolla, dándoles vuelta, hasta que veamos que está hecho al gusto.

Añadimos el vino blanco y dejamos que empiece a cocer y vaya evaporando y que coja bien el sabor, moviendo de vez en cuando.

En este punto solo queda escurrir las aceitunas bien, en un colador, y cuando ya no tengan agua las añadís.

Aquí si queréis probar a darle un toque original, ponedle un chorrito de soja y seguir moviendo. Como os indiqué arriba si vais a añadir la soja a esta receta moderar la sal o incluso no la utilicéis que la soja es bastante salada por si sola, y os podríais pasar en el punto de sal. Total para añadir siempre hay tiempo.

Desde que pongáis el vino blanco dejar a fuego lento, al mínimo, unos 10 minutos.

Podéis acompañarlo con arroz, pasta, patatas fritas o cocidas… yo a veces acompaño el pescado, con cuadraditos de patata y calabaza cocidos, un toque que aprendí de un restaurante de Ceuta.

Y ya está la receta terminada. Espero que os vuelva tan locos como a mí, y os alegre este toquecito andaluz. Buenísimo oiga!

1 2