Archivo de ‘Otros países’ categoría

Pasta Boloñesa o «macarrones de la playa»

Pasta-bolonesa

Esta receta de pasta boloñesa como muchas otras tiene su pequeña historia, cuando era una enana no comía absolutamente ¡nada! para desesperación de mis pobres padres. Pero allí estaba siempre mi abuela con sus increíbles recetas, y ésta era una de las pocas que yo comía, mal, fatal, pero algo comía. Como cualquier niño mal comedor, si estaba entretenida era mas fácil engañarme. De modo que mis pobres padres y mi santa abuela, me hacían el tupper para llevármelo a la playa, y allí corrían detrás mía, de un lado para el otro con el tenedor, por toda la playa, para que la niña de las narices comiera un poco de los famosos macarrones de la playa. Todavía a día de hoy todos mis tíos cuando me ven comer tan bien actualmente, me recuerdan el suplicio que era darme de comer.

Por otro lado os contaré que tengo pasión por Italia que es una delicia de país y tiene una cultura gastronómica que me vuelve loca, y por ello le he hecho una pequeña modificación, para que sea la receta mas parecida a la tradicional italiana y le he puesto zanahoria que por lo que yo recuerdo, mi abuela no se la ponía. Es una receta facilísima de hacer y que queda realmente rica.

Salsa os saldrá para 4 personas facilmente y la pasta, yo pongo aproximadamente unos 150 gr por persona.

Ingredientes para la pasta boloñesa:

  • 1 cebolla
  • 2 o 3 zanahorias
  • 500 gr de carne picada
  • 100-150 ml de vino blanco
  • Sal y pimienta
  • Tomate frito (como siempre os enlazo la receta del casero, que se tarda poquísimo en hacer, y se nota la diferencia bastante en el sabor)
  • Hélices de pasta (yo uso éstas porque son las que ponía mi abuela, pero lo podéis hacer la clase de pasta que mas os guste y el peso según cuántos seáis para comer)
  • Queso rallado (Podéis utilizarlo sin lactosa si sois intolerantes).
  • Aceite de oliva virgen

Preparación de la pasta boloñesa:

Lo primero es decidiros por tomate frito de brick o casero, os recomiendo que lo hagáis casero, en este caso empezad por aquí. Seguid los pasos de la receta que os enlazo y tendréis una salsa de tomate frito casero, realmente increíble.

Lavar, pelar y picar la cebolla y la zanahoria (yo la pongo en cuadritos) y salpimentar la carne al gusto.

Mientras hacéis la salsa podéis ir poniendo una olla con agua salada a hervir y cocer la pasta el tiempo que os aconsejan en el paquete suelen poner dos tiempos con una diferencia de 2 minutos entre ellos, yo siempre pongo el mínimo porque me gusta al dente y según los italianos así debe ser.

En una sartén con fondo, ponemos un chorro de aceite de oliva virgen y empezáis pochando la cebolla a fuego medio, cuando empiece a ponerse transparente, le añadimos los cuadritos de zanahoria y dejamos que se sofría un poco con la cebolla, hasta que comience a ablandarse.

En este momento introducimos la carne picada salpimentada y vamos sofriendola con la verdura poco a poco y moviendo, para que se deshaga bien.

Cuando haya tomado color y veamos que se está haciendo y que está bien desmigajada, le añadimos el vino blanco y dejamos que se evapore y mezcle bien con la carne moviendo de vez en cuando. En el momento que esté el vino evaporado, le añadimos la salsa de tomate y dejamos que cueza con la carne y la verdura unos 10-15 minutos más para que termine de hacerse, se mezclen bien los sabores y coja la textura adecuada.

Ponedle queso rallado por encima para terminar de darle el gusto y el toque italiano.

Y por fin podremos disfrutar de una receta de pasta boloñesa de tradición italiana, buenísima, muy facilita de hacer y que a parte de a los mayores, suele gustar muchísimo a los más pequeños.

Espero que la disfrutéis y os traiga un poquito del aroma de la bella Italia a vuestras cocinas.

Pastel de manzana americano – American apple pie

Pastel de manzana americano

No podía faltar en nuestro especial este maravilloso pastel de manzana americano, símbolo nacional para los estadounidenses, seguro que habéis visto esta tarta un montón de veces en pelis y series americanas.

Llevaba con ganas de hacerla desde que en septiembre estuve en un curso de decoración de cupcakes y nos hablaron de un especial americano que harían ese mismo sábado en el que la estrella del curso sería esta tarta. No pude ir al curso pero me prometí una tarta de manzana americana en cuanto tuviese un poco más de mano con las masas… Hace pocos días y tras haber hecho la NY Cheesecake me dije: ¡Ha llegado la hora!

Es más fácil de lo que pueda parecer, aunque es laboriosa y para hacer con tranquilidad y tiempo, pero merece mucho la pena… y queda taaaan bonita!

Ahí va la receta:

Ingredientes para el pastel de manzana americano:

Para el relleno:

  • 1 kg de manzanas verdes
  • 100 gr de azúcar
  • 1 cucharada de harina
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 1 cucharada de extracto de vainilla (esto es completamente opcional, a mí es que es un ingrediente que me parece que pega con todo).
  • 1 huevo para pintar
  • Azúcar para decorar

Para la masa:

  • 400 gr de harina de trigo
  • 250 gr de margarina
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de agua fría (de la nevera)

Preparación: 

De la masa:

Mezclamos la harina con el azúcar y la sal. Incorporamos la margarina y mezclamos muy bien hasta tener una masa manejable y completamente integrada. Hay que pringarse bien para conseguirlo.

Cuando tengamos una bola de masa uniforme echamos 3 cucharadas de agua de la nevera, la masa volverá a ser un poco pegajosa, hora de pasarla a otra superficie espolvoreada con harina y seguir amasando más tiempo hasta que la masa vuelve a ser manejable.

Separad la masa en dos pedazos para amasar mejor, es más fácil, y luego la volvéis a unir, amasáis un poco más y hacéis un bola grande. Partid la bola por la mitad y guardad una de las mitades en la nevera mientras trabajamos la otra mitad.

Empezamos a estirarla primero con las manos y luego con un rodillo hasta que tengamos una base lo suficientemente grande como para forrar el recipiente que vayáis a utilizar. Con cuidado, colocáis la masa encima del molde, que previamente habremos engrasado con margarina o spray desmoldante si tenéis, y la vamos colocando bien sobre el fondo con cuidado de no deformarla.

Sobrará un poco de masa por los lados, no la recortéis de momento para luego tener un poco para cerrar la tapa del pastel. Cuando terminemos la pasamos a la nevera y ponemos el horno a precalantar a 210ºC (220ºC si no es de convección).

Pincha en las imágenes para ampliar.

Del relleno:

En un bol mezclamos todos los ingredientes secos y el extracto de vainilla y reservamos. Pelamos y quitamos el corazón a todas las manzanas y las partimos en gajos. Las mezclamos en el bol con el resto de los ingredientes impregnándolas bien y las reservamos también en la nevera.

Pincha en las imágenes para ampliar.

Montaje y decoración:

Sacamos la masa que habíamos reservado al principio, la estiramos bien y cortamos en tiras. Tenemos que intercalar todas las tiras poco a poco, en las fotos podéis verlo en detalle, hacedlo despacito y os saldrá bien seguro.

Si el entramado os resulta difícil también podéis estirarla del todo y taparla, y podéis hacer alguna decoración con un cortador de galletas. Yo tenía muchas ganas de probar el entramado y os aseguro que no es tan difícil como parece.

Sacamos el molde forrado de la nevera y lo rellenamos con las manzanas. Encima de ellas ponemos unos pedacitos finos de margarina bien repartidos y por último y con cuidado, tapamos el pastel con la decoración que hayamos hecho.

Pintamos con huevo batido y espolvoreamos con azúcar.

Horneamos la tarta de manzana durante 10 minutos a la temperatura que tenemos preparada, bajamos a 170ºC y horneamos 40 minutos más. Estad muy atentos porque depende de cada horno se puede empezar a tostar muy rápido, si esto ocurre tapad el pastel con papel de horno o papel albal.

Cuando termine el horno dejad que temple un poco y a comer! Se sirve templada, no es una tarta de nevera, y podéis acompañarla con helado de vainilla para terminar de cumplir con la tradición de este exquisito pastel americano.

Podéis ver las recetas anteriores del especial pinchando en los siguientes enlaces y si no te quieres perder las recetas y tenerlas todas juntitas suscríbete al newsletter y mañana recibirás un resumen estupendo.

Chili con carne exprés «Rápida y maravillosa receta estilo tejano»

Chili con carne

Esta receta de chili con carne me la ha hecho mi padre unas cuantas veces, está inspirada en la clásica receta de chili con carne de Texas, solo que con algún truquito original para hacer de ella una receta divertida, original, rápida y deliciosa. Vamos a ello.

Ingredientes del chili con carne:

  • 2 botes de alubias rojas
  • 3/4 kg de carne picada (yo he usado de ternera)
  • 1 cucharita de postre de chili de en polvo (antiguamente se encontraba con facilidad en muchos supermercados, esta vez me costó bastante encontrarla y recurrí a la tienda Taste of america, que por suerte hay unas cuantas aquí en Madrid y en algunas otras ciudades de España que podéis ver en el enlace que os hago a su página web, así que no os costará mucho encontrarla. Eso sí, tened en cuenta que es picante, no como la especia que había por aquí que no picaba nada, y entonces le poníamos un par de cayenas).
  • 1 pastilla de caldito de carne (podéis utilizar si preferís de verduras)
  • 2-3 dientes de ajo
  • 2 cebollas
  • 1 lata de 300 gr de maíz (esto es opcional, es un toque familiar que le queda muy rico)
  • 1 chorro de soja
  • 1 chorro de vino blanco (también opcional, nosotros lo ponemos porque ayuda a deshacer un poco la cebolla y da buen sabor)
  • 500 ml aproximadamente de agua
  • 1 chorro de aceite de oliva virgen para sofreír la verdura y la carne

Preparación:

Como os digo siempre lo primero es empezar preparando los ingredientes, pelar y picar la verdura y enjuagar y escurrir el maíz.

Una vez tengamos todo preparado para comenzar, ponemos en una olla profunda un chorro de aceite a fuego medio para empezar sofriendo el ajo (yo lo he picado con un pica ajos que son realmente útiles y actualmente han bajado los precios) y la cebolla, hasta que esta esté transparente. Entonces añadimos la carne picada, y poco a poco vamos sofriendo y deshaciendo con una cuchara de madera. Cuando veamos que la carne va tomando color, le añadimos el chorrito de vino para que se deshaga la cebollita y removemos un poco. Añadimos también el chorrito de soja, el caldito de carne troceado y la cucharadita de chili en polvo, y seguimos removiendo y mezclando bien hasta que esté totalmente hecha la carne.

En este momento solo nos queda rematar introduciendo el maíz y las alubias rojas, e ir removiendo para que todo coja el sabor de las especias. Y ya solo nos queda añadir poco a poco el agua para que no se quede seco y dejar que hierva unos 10 minutos apagar el fuego y dejar reposar un poquito. No debe quedar aguado, lo veréis en las fotos.

Pincha en las imágenes para ampliar.

Si queréis darle un toquecito más y además acompañarlo fácilmente, decoradlo con los típicos nachos o con unos Doritos.

Y tan tachaaan… tenemos nuestro estupendo chili con carne de Texas de una manera rápida, sencilla y riquísima.

New York Cheesecake (Tarta de queso vamos…)

New York Cheesecake

Ayer arrancamos el especial gastronomía americana con el pollo estilo Kentucky  y hoy os presento a la estrella de mis recetas, la única que hasta hoy ha hecho que nos pongamos enfermos por comer demasiado: Mi New York Cheesecake

Es la tarta de queso del blog La receta de la felicidad con las adaptaciones necesarias para que sea sin lactosa, mi toque especial, y muchas muchas galletas para cubrir mi desmedida adoración a la base de galletas de cualquier tarta… Me como toda la tarta pero siempre me dejo un poquito de base para el final, pequeños placeres de esta vida… ays quiero base de galletas…

Dedicada a mi cuñado Sergio, mi compañero de tartas de queso en todas las comidas familiares. Vamos como gourmets especialistas catadores de tartas decidiendo si la tarta de queso es «de las nuestras» o no… Pues ésta, es muy de las nuestras y espero que de las vuestras también.

Ingredientes para el New York Cheesecake:

Para el relleno de queso:

  • 4 tarrinas de queso crema sin lactosa lactofree
  • 100 ml de leche condensada*
  • 200 gr de azúcar moreno
  • 3 huevos
  • 3 cucharadas soperas de harina de repostería**
  • 1 cucharada de extracto de vainilla

Aclaraciones:
* Esto dependerá del nivel de intolerancia a la lactosa que tengáis, si es muy alto, obviad este ingrediente. Es muy poca cantidad y no tiene mucha lactosa, a mi chico no le sienta mal y es bastante intolerante, pero tenedlo en cuenta. Podéis sustituirlo por un yogur natural sin lactosa.
** Es un harina especial que lleva levadura incorporada, la venden en casi todos los supermercados grandes.

Para la base:

  • 1 paquete y medio de galletas 300gr *
  • 200 gr de margarina

Aclaraciones:
* Yo uso las galletas hojaldradas de Cuétara que no tienen lactosa

 Para la decoración con frambuesa:

  • 250 gr de frambuesas
  • 1 hoja de gelatina *
  • 3 cucharadas de azúcar moreno.

Aclaraciones:
* Si hay algún vegetariano como yo, leed bien los ingredientes de la gelatina, porque casi todas llevan alimentos de origen animal.

Preparación:

De la base:

Picamos las galletas con la picadora si tenemos, y con paciencia si no, y derretimos la margarina en el microondas. Lo mezclamos todo hasta que quede una masa homogénea.

Preparamos un molde desmontable de unos 22cm con spray desmoldante* o bien untado de margarina si no tenéis y repartimos la mezcla en la base. Reservamos en la nevera.

Aclaraciones:
* El spray desmoldante se compra en las tiendas de repostería, cuesta unos 9 – 10€ pero vale para muchísimos usos, es mágico, de verdad, le das la vuelta al bizcocho y sale solo. Os recomiendo que tengáis un bote en casa porque por el precio merece mucho la pena.

Del relleno de queso:

Precalentamos el horno a 180ºC si es de convección y 190 – 200ºC si es normal.

Batimos el queso en el vaso de mezclar con las varillas, primero solo, y cuando esté cremoso añadimos el azúcar y seguimos batiendo hasta que esté bien integrado. Añadimos la leche condensada y mezclamos bien. Incorporamos los huevos uno a uno y seguimos mezclando, ponemos el extracto de vainilla y por último la harina que previamente habremos tamizado.

Ponemos la mezcla de queso sobre la base de galletas y horneamos 10  minutos. A continuación bajamos el termostato a la mitad y horneamos media hora más. No queda sólido y si pinchas sale manchado, no pasa nada, al enfriar se solidifica. Cuando enfríe por completo a temperatura ambiente pasadla a nevera al menos 3 horas.

De la decoración de frambuesa:

Aquí podéis ser vagos y decorar el New York Cheesecake con vuestra mermelada preferida, o incluso no poner nada, en mi familia a algunas personas les gusta la tarta de queso neta.

New York Cheesecake

Si optáis por hacer la decoración a mano tendréis que hacer lo siguiente:

Poned a calentar en un cazo las frambuesas con el azúcar y un par de cucharadas de agua (reservad si queréis unas pocas para utilizarlas enteras encima de la tarta). Removed constantemente para que no se quemen y trituradlas con la cuchara. Mientras, vais hidratando durante unos 5 – 10 minutos la gelatina en un vaso de agua.

A mí no me gusta encontrarme pepitas, así que pasé la mezcla por un colador, por último incorporamos la hoja de gelatina, mezclamos para que quede uniforme y dejamos templar.

Cuando vuestro New York Cheesecake esté templado ponedle las frambuesas por encima y a la nevera unas horitas.

Pollo estilo Kentucky «Una delicia Americana»

Pollo estilo kentucky

La idea de hacer esta receta surgió porque un día hará por lo menos 2 años, viendo la televisión oigo: «pollo crujiente hagámoslo en casa con cereales o con kikos», y me picó la curiosidad. Cuando Sara me propuso hacer un especial americano, me acordé de aquella idea, y entre lo que recordaba y revisando lo que hay por Internet, conseguí sacar esta maravillosa receta de pollo estilo Kentucky, eso sí, me quedé con la versión de los cereales que engordan menos. Así que allá vamos.

Acompañándolo de puré de patatas casero ( para hacerlo solo tenéis que cocer las patatas, y una vez cocidas añadir una cuchara sopera de mantequilla o margarina, leche y sal, e ir aplastando con un pasapurés o batidora hasta obtener la textura deseada) y salsa barbacoa casera, la receta os dará perfectamente para 4 personas.

Ingredientes para el pollo estilo Kentucky:

  • 1/2 kg de pollo ( yo utilicé pechuga que troceé en tiras, pero podéis hacerlo con trozos, muslos, alas o lo que mas os guste, eso sí en el caso de utilizar trozos yo les quitaría la piel).
  • Aceite para freír.

Para el marinado:

  • 300 ml de agua aprox.
  • 150 gr de harina de trigo normal
  • 75 gr de maizena
  • 1 cuchara sopera de pimentón (yo use picante pero podéis utilizar dulce si queréis suavizar el sabor o no toleráis bien el picante)
  • 1 y 1/2 cucharitas de postre de curry
  • 1 cucharita de postre de perejil en especia no fresco
  • 1 cucharita de postre de pimienta ( podéis utilizar la que queráis yo usé blanca)
  • 1 cucharita de postre de ajo en polvo
  • 1 pizca de sal

Para el empanado crujiente:

  • 300 gr aproximadamente de cereales tipo Corn Flakes ( casi una caja entera, supongo que podéis utilizar cualquier marca de ese estilo, pero siempre que sean sin azúcar)
  • 1 cucharita de postre de pimentón (yo use picante pero podéis utilizar el que queráis)
  • 1 cucharita de postre de curry
  • 1 cucharita de postre de pimienta (podéis utilizar la que queráis yo usé blanca)
  • 1 cucharita de postre de ajo en polvo

Preparación:

Lo primero es trocear el pollo, no hagáis los trozos muy grandes para asegurar que se cocine bien.

Una vez hecho esto, en un bol grande ponemos la harina, la maizena y las especias (yo puse el doble de cantidad casi de todas las especias porque me gusta bastante picantita la comida, si vais a hacer la receta para niños podéis suavizarla) Y mezcláis un poco con una cuchara. Empezad a añadir el agua poco a poco, mezclando y viendo que espese un poco, no debe ser líquida pero tampoco una masa. Con esas cantidades os saldrá bien. Introducimos el pollo troceado en el marinado, mezclamos bien, lo tapamos con un papel film, y lo introducimos en la nevera unas 2 horas para que repose y se impregne bien el sabor.

Mientras tanto podéis machacar los cereales, yo lo he hecho poco a poco en el mortero, no debe quedar en polvo es solo romperlo un poco. Cuando lo tengáis todo machacado, lo ponéis en un bol o tupper profundo (donde vayáis a hacer el empanado) y lo mezcláis con las especias que os indico en los ingredientes ( lo mismo de antes, si es para peques hacedlo solo con los cereales).

Pincha para ampliar las fotos.

Transcurridas las 2 horas, sacamos el pollo marinado de la nevera y procedemos a empanarlo. Sacamos trozo a trozo, y  los vamos pasando por la mezcla de cereales y especias, como cualquier otro empanado normal, pero sin huevo. Ya veréis qué bien quedan.

Y por fin el último paso será poner una sartén con aceite profundo, cuando esté caliente, ponemos fuego medio y empezamos a introducir nuestro maravilloso pollo estilo Kentucky. Poned un plato con papel de cocina para escurrirle el aceite sobrante.

Pincha para ampliar las fotos.

En el último paso hay una idea opcional que probé solo para contárosla. En vez de freírlo, podéis hacerlo al horno ( precalentado y a unos 180º C para que se haga bien por dentro), eso sí, la verdad es que aunque también está bueno, queda un poco menos crujiente y un poco más seco, pero la opción la tenéis.

Conseguiréis en cualquiera de las opciones un pollo estilo Kentucky que sorprenderá, espero que os encante.

Fajitas de pollo a mi manera «Viva la multiculturalidad culinaria»

Fajitas de pollo

Hoy os traemos una receta mexicana. fajitas de pollo, versionada por mi padre y por mí, basada en las todas las que hemos ido probando, porque nos encantan las comidas de otros países  y si pueden ser picantes ¡MEJOR!. Por supuesto podéis hacerla sin nada de picante, para aquellos que no puedan tomarlo o no les guste.

Sorprender es un reto, y aunque hoy en día hacemos de todo tipo de platos en nuestras cocinas, todavía hay mucha gente reticente a probar la cocina internacional. ¡No saben lo que se están perdiendo! Abramos la mente y probemos cosas nuevas, hay recetas facilitas para darle un toque a nuestra cocina tradicional y sorprender a los nuestros.

Esta receta es para 4 personas aproximadamente.

Ingredientes para las fajitas de pollo:

  • 2 pechugas de pollo (también las podéis hacer mixtas con pollo y ternera si queréis o si sois vegetarianos solo con verdurita)
  • 1 pimiento rojo
  • 2 pimientos verdes
  • 1 cebolla
  • 120 gr aproximados de tomate frito
  • soja, tabasco y  salsa perrins ( en la cantidad que os guste, la podéis hacer mas o menos picante, si no queréis que pique nada poner solo la soja)
  • Pimienta y comino (yo lo uso en polvo)
  • Aceite de oliva virgen
  • 1 paquete de tortillas de trigo (yo uso las de carrefour que tienen una relación calidad-precio, que las de marca son un poco caras y no hay diferencia)
  • queso en polvo o rallado,para espolvorear por encima del relleno, también hay gente que le pone lechuga y otras cosas. Esto es lo que os digo siempre, al gusto.

Preparación:

Como siempre en todas mis recetas, empezaremos lavando y picando bien la verdura (podéis ponerle un poco de ajo también si queréis, yo no lo pongo porque a mi marido no le sienta bien) y  troceamos el pollo. Mucha gente lo hace en tiras, yo lo prefiero en pequeños cuadrados para que sea mas fácil luego comerlo y que no se me desparrame todo, pero para gustos, colores, cada uno que lo haga como mas rabia le dé.

Especiamos el pollo, con pimienta (yo uso una de 5 pimientas pero puede ser cualquiera) y comino, no os paséis, solo un poquito para darle gusto, veréis en la foto.

Y ahora empezamos a cocinar, en una sartén con fondo, y  ponemos un chorro de aceite y pochamos la cebolla, cuando esté un poco transparente, añadimos el pimiento rojo primero porque es mas gordita la carne y le damos unas vueltas antes de introducir el  pimiento verde, y seguimos refriendo todo junto hasta que comience a ablandarse. Un poco antes de que esté bien hecha la verdura introducimos el pollo y terminamos refriendo todo junto.

El pimiento rojo suele echar bastante agua, si veis que hay líquido, escurrirlo bien retirando el líquido sobrante, porque no debe quedar una salsa líquida que sino os pondréis perdidos comiendo.

Aquí es el momento de las salsas, añadir un chorro de soja, un poco de salsa perrins y unas gotas de tabasco, y daremos unas vueltas para que se evapore un poco al sofreírse con las verduras y el pollo, como unos 3-5 minutos mas. Añadimos la salsa de tomate y mezclamos muy bien, viendo que no haya exceso de salsa para que no se nos derrame a la hora de comernos las fajitas de pollo. Y ya tenemos el relleno preparado.

Antes de comer, preparar en la mesas lo que necesitéis, como el queso rallado o lo que os apetezca añadirle. Y templar 30 segundos a potencia alta en el  microondas las tortillas de trigo.

Para montar la fajita, poner el relleno en el centro, no lo carguéis mucho que se os saldrá. Y cerrar por un lado y el otro, y si no queréis que se os caiga, cerrar uno de los extremos y ese es el que dejaremos abajo.

Y listos para comer y disfrutar de nuestra receta mexicana de fajitas de pollo. ¡Espero que os gusten tanto como a mí!

Cupcakes de cerveza especiales para San Patricio

Cupcakes de cerveza

Mañana es el día grande de los irlandeses y el santo de todas las Patricias y Patricios. ¡¡Felicidades!! Hace ya tiempo que el fin de semana que coincide con San Patricio los pubs y las calles se tiñen de verde, yo os invito a celebrarlo con estos cupcakes de cerveza.

Os recomiendo si vais a salir que os toméis al menos una pinta en un pub irlandés y nos os perdáis el ambientazo porque suelen celebrar fiestas temáticas con música tradicional bastante divertidas.

Los cupcakes están para morirse, ideales para zamparlos cuando lleguéis a casa después de la salida jejeje… Bebed con moderación, pasadlo muy bien esta noche y ¡¡Feliz San Patricio!!

Ingredientes para los cupcakes de cerveza:

Para el bizcocho:

  • 250 gr de harina de trigo
  • 1/2 cucharadita de levadura tipo Royal
  • 100 gr de cacao puro en polvo para repostería
  • 300 gr de azúcar moreno
  • 1 cucharadita rasa de bicarbonato
  • 250 ml de cerveza negra guiness
  • 250 gr de margarina
  • 150 gr de nata líquida sin lactosa
  • 2 huevos medianos
  • 1 cucharada de extracto de vainilla

Para la crema de queso *:

  • 300 gr de azucar glass o icing sugar**
  • 200 gr de crema de queso sin lactosa***
  • 1 cucharada de leche sin lactosa
  • 130 gr de margarina
  • 85 gr de Crisco****
  • Colorante alimentario verde *****

Aclaraciones:

* La crema de queso está adaptada de la que Alma Obregón publica en su libro Objetivo: Cupcake perfecto que os recomiendo mucho. Si no sois intolerantes a la lactosa podéis utilizar esa receta que excluye el crisco, cambia la margarina por mantequilla y rebaja en 50 gr el queso.
** El icing sugar es como el azucar glass pero mucho más fino y no necesita tamizarse.
*** Es el queso tipo phipladelphia, sin lactosa solo lo he encontrado, y no siempre, en Caprabo, la marca se llama lactofree y sale una vaquita en la caja.
**** El Crisco es un manteca vegetal que venden en tiendas de respostería que sirve para mezclar con la margarina y darle consistencia a las cremas ya que la margarina no tiene la textura de la mantequilla y las cremas no salen bien simplemente sustituyendo una por otra.
***** Venden cajitas de colorantes para las cremas en las tiendas de repostería, yo os recomiendo el colorante en pasta.

Pincha en las imágenes para ampliar.

Preparación:

Del bizcocho:

Precalentamos el horno a 165ºC (si no es de convección, 10ºC más)

Tamizamos todos los ingredientes secos juntos (harina, levadura, cacao y bicarbonato) y reservamos. Ponemos en cazo a fuego lento la cerveza y metemos la margarina hasta que se derrita, reservamos también.

Mezclamos en el vaso de batir el azúcar con lo huevos, cuando esté bien mezclado incorporamos la nata y el extracto de vainilla. Incorporamos el harina con el resto de ingredientes secos, seguimos mezclando a velocidad media – baja hasta que todo esté integrado y por último añadimos la cerveza. La masa es bastante líquida, no os preocupéis.

Ponemos las capsulas de papel en la bandeja para cupcakes y las llenamos un poco más de la mitad sin llegar a los 2/3 de su capacidad. Horneamos durante 18 minutos.

Al terminar, 5 minutos dentro del molde y después en la rejilla hasta que enfríen del todo.

De la crema de queso:

Si habéis comprado icing sugar podéis poner todos los ingredientes menos el colorante a la vez en el vaso de mezcla y batir hasta que el azucar no se note cuando cojas una pizca entre los dedos, si tenéis azucar glass tamizadlo primero. Cuando esté todo mezclado ponéis el colorante poco a poco y mezclando a velocidad baja hasta que tengáis el verde deseado.

De la decoración:

Reservad un poco de crema para cubrir con una espátula los cupcakes y que al decorar se vea todo verde. El resto de la crema la metéis en la manga pastelera con una boquilla grande, yo he utilizado la famosa 1M de Wilton. Para hacer las rosas empezáis siempre con la manga perfectamente recta en el centro y vais haciendo la decoración hacia fuera. Por último podéis decorar con algún topping, yo he utilizado el que veis de tipo confeti que me encanta.

Hoy más que nunca, pensad en verde y disfrutad!

Espinacas con carne picada con toque oriental (mañana de cocinillas)

espinacas con carne

Esta semana planeando las recetas que iba a hacer y las comidas que iba a preparar decidí que me apetecía compartir una mañana de cocinillas con mi padre, que tanto me ha apoyado con este proyecto, mi maestro de cocina y de fotografía, que tantas cosas me enseña y nos pusimos manos a la obra con estas espinacas con carne.

Es un verdadero placer pasar tiempo juntos, compartiendo aficiones, COCINAR Y COMER, jaja menos mal que nos cuidamos bien la alimentación y preparamos platos sanos la mayoría de veces.

Y de esta divertida reunión salió una receta sencilla, sana y riquísima, espero que la disfrutéis.

Ingredientes para las espinacas con carne:

  • 1/2 kg de carne picada
  • 900 gr de espinacas (son aproximadamente 3 paquetes de hojas de espinacas frescas de las que venden en los supermercados)
  • 2 Cebollas grandes
  • 1 y 1/2 cucharitas de café de sésamo (que tostaremos)
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 2 o 3 cucharadas de salsa de soja (yo lo echo a ojo, varia en función del gusto)
  • 1 o 2 dientes de ajo
  • 1 o 2 guindillas (como siempre os digo es optativo)
  • Agua y sal  para hervir las espinacas

Preparación:

Si las espinacas son frescas, eliminaremos los tallos de las espinacas, y ya sean frescas o no lavamos cuidadosamente y las metemos en una olla con abundante agua salada hirviendo. Esperar que el agua retome la ebullición y dejarlas sólo de 1 a 3 minutos (“blanqueo”), revolviendo un par de veces para que se hagan todas por igual. Las colamos y enfriamos dejando caer sobre ellas el agua del grifo para que no pierdan color, y las dejamos escurrir muy bien (para escurrirlas bien aplastar con una espumadera) y cortar en tiras.

Aquí aprovechamos y ponemos una sartén antiadherente pequeña (yo utilizo la de los huevos fritos) al fuego y calentamos sin aceite, ponemos el sésamo (o ajonjolí) a tostar sin parar de remover con una palita de madera o haciendo movimientos circulares con la sartén, hasta que estén doraditas y apartamos del fuego.

En una sartén amplia (yo suelo utilizar uno parecido a un wok que tengo), lo suficiente para remover con comodidad y sin que se nos salga todo el tiempo, podremos a rehogar el ajo y las cebollas bien picadas, cuando empiecen a dorarse le añadimos la o las guindillas y la carne picada, revolviendo, dorando y deshaciendo los grumos para que la carne quede bien desmigada. Cuando la tengamos dorada al gusto, añadiremos el azúcar y la soja.

Mezclar todo muy bien y cuando el líquido se haya integrado en la masa, añadimos las espinacas y de nuevo removemos muy bien para conseguir una mezcla homogénea. Lo rehogamos unos minutos y cuando este le ponemos por encima el sésamo tostado.

Observaciones y consejos:

Las cantidades de espinacas y carne dependen del gusto de cada persona, los poco carnívoros preferirán mas verdura que carne y los poco aficionados a la verdura al revés. Incluso los vegetarianos la podéis hacer sin la carne y os quedarán unas espinacas rehogadas con un gustito buenísimo.

Con las guindillas pasa algo parecido es muy personal, en mi familia a mis padres, hermanos, y a Rober y a mí nos encanta, y solemos aumentar las dosis.

Por la tradición orientalista de mi familia, que ya os iré contando, me encanta la salsa de soja y la empleo en muchos platos. Constituye un ingrediente tan fantástico que merece la pena cuidar su calidad.  Por favor, mi consejo es que no compréis salsa de soja de marcas europeas, pueden saber de modo espantoso, sin nada que ver con el original . Las marcas japonesas suelen ofrecer, como es lógico mayor calidad. Yo recomiendo la soja Kikkoman clásica, que suele venderse en muchísimos supermercados, de hecho yo a veces lo compro en oferta de 3×2, porque tiene una larga caducidad y en mi casa la utilizamos muy a menudo.

Cuando se utilice salsa de soja en un guiso, como os he explicado en otras recetas,  se debe tener especial cuidado si quieres añadir sal, porque esta salsa ya contiene mucha sal. Yo normalmente si utilizo soja, no le pongo sal a las recetas, y en este caso sólo le pondremos al agua para hervir las espinacas.

Cookies americanas o galletas con chips de chocolate

cookies americanas

Cocinando cookies americanas y pasando una estupenda tarde de rosquillas…

En mi nueva familia, la que heredé cuando conocí a Luis, llamamos tarde de rosquillas a esas tardes de fin de semana en las que estás dulcemente encerrado en casa, sin nada que hacer, porque fuera llueve… Y nos encantan…

Después de la semana de lluvias que hemos pasado en Madrid tenía la certeza de que el sábado iba a ser un día de rosquillas de los buenos y pensaba pasar la tarde en la cocina. Las opciones eran macaroons, caramelos de chocolate, o cookies.

Sin embargo ayer salí a la calle a sacar a los perros y hacía un día estupendo como para perdérselo… al final no paramos: Por la mañana tienditas, luego comí con mi amiga Cristina una deliciosa hamburguesa vegetariana en el Home Burger y por la tarde acabé comprando más tonterías en la nueva tienda de Alma Obregón, Alma’s Cupcakes que os recomiendo totalmente porque está muy surtida y a muy muy buen de precio.

Cuando quise llegar a casa eran las 20! Así que opté por la receta más rápida. Perfectas para hacer en compañía de los niños porque son realmente fáciles.

Ingredientes para las cookies americanas:

Salen 14 galletas grandes de unos 10cm de diámetro.

  • 140 gr de margarina
  • 170 gr de azúcar *
  • 1 huevo**
  • 1 cucharada de extracto de vainilla ***
  • 240 gr harina
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita rasa de levadura tipo Royal
  • 1 cucharadita rasa de sal
  • 1 paquete de chips de chocolate (250gr) ****

Aclaraciones:
* He usado azúcar normal, pero porque no tenía azúcar moreno. Si como a mí os gustan las cosas dulces, pero no demasiado, mejor moreno siempre. O mezclar mitad y mitad.
** Siempre a temperatura ambiente.
*** Es un ingrediente caro, pero que dura. Os recomiendo el que venden en Club Cocina.
**** Yo he comprado un paquete de Mercadona que se llama «gotas de chocolate», las venden en la sección de chocolates.

Preparación:

Precalentamos el horno a 170ºC * Echamos la margarina y el azúcar en el vaso de batir y lo ponemos a mezclar a velocidad media. Por otro lado, mezclamos tooodos los ingredientes secos, y los tamizamos ** (harina, levadura, sal y bicarbonato).

Cuando la margarina y el azúcar estén bien mezcladas añadimos el huevo y el extracto de vainilla. Echamos todos los ingredientes secos, mezclamos, y por último, echamos las gotas de chocolate y batimos un poco más, la última vuelta mejor con una cuchara de madera para repartir bien la chips. Forramos la bandeja del horno con papel de horno y con una cuchara grande, o si tenemos un dispensador de helados mejor, vamos colocando bolas de masa grandecitas.

masa de cookies americanas

Tened en cuenta que cuando el chocolate se derrita en el horno y la levadura empiece a subir van a crecer mucho a lo ancho, así que dejad bastante espacio entre unas y otras. No hay que aplastar las bolitas, se derretirán en el horno solas. Por último, horneamos durante 13 – 15 minutos (en las galletas medio minuto de más puede ser la diferencia entre unas galletas ricas y unas quemadas, así que es importante vigilarlas). Como siempre, dejamos enfriar unos minutos en la bandeja, y luego las pasamos a la rejilla hasta que enfríen por completo.

Aclaraciones:
* Mi horno es de convección y calienta más, cada uno conoce bien su horno, pero más o menos, si tienes un horno tradicional, deberás subir 10º C la temperatura.
** Tamizar es pasar los ingredientes secos por un colador por ejemplo, elimina impurezas, un colador que no tenga los agujeritos muy pequeños o te hartarás… Es un paso muy importante para las harinas y también para las cremas de cupcakes. Venden tamizadores con un pulsador que facilita el trabajo, en Ikea hay uno por solo 3€.

Tallarines con verduras orientales

tallarines orientales con verduras

Hidrato sano para Marido atleta

Esta es una receta realmente fácil de hacer, que sorprende y gusta a «casi» todos y sobre todo a mi marido, que hace atletismo y de vez en cuando quiere como yo lo llamo, hidrato sano, que tiene las energías que aporta el hidrato a un deportista, pero es super sana porque se hace con verduritas.

Como la mayoría de mis recetas es para 2 personas, aunque siempre sobra algo.

Ingredientes para los tallarines con verduras orientales:

  • 250 gr de Tallarines
  • 1 Cebolla
  • 2 Puerros
  • 1/2 Calabacín
  • 1/2 Berenjerna
  • 8 Judías verdes
  • 3 Zanahorias pequeñas
  • Soja y Tabasco (o salsa picante)

Preparación:

Lo primero es lavar, pelar y picar pequeñito las verduras, yo pico las zanahorias y las judías verdes en juliana, el calabacín y la berenjena en cuadritos pequeños y la cebolla bien picadita y el puerro en rodajitas finas.

Mientras tanto a parte iremos poniendo una olla con agua a hervir para los tallarines, y hacerla con normalidad, yo suelo cocerla al dente, en el tiempo exacto que pone en el paquete, pero esto como siempre irá al gusto.

Empezar a sofreir la verdura a fuego lento, yo en mi vitro lo hago al 2, y siempre empiezo con la cebolla, en cuanto empieza a ablandarse un pelín le añado los puerros, después sumo el calabacín y la berenjena, aqui un poco mas de tiempo hasta que se empiece a pochar bien, tapadito para que se haga mejor, y por ultimo la zanahoria y las judías, estas las dejo un poquito menos porque me gusta que tengan un tacto mas durito.

Sofrito de verduras para tallarines orientales

Por último añadir según el gusto soja y tabasco o salsa picante, esto es muy importante es lo que le da el toque oriental y el sabor tan especial, como la soja es bastante salada yo no le pongo sal a esta receta mas que en el agua para la pasta.

Finalmente mezclar las verduras con la pasta y es un plato realmente exquisito y sano, espero que lo disfrutéis tanto como nosotros.

1 2 3