Archivo de ‘Otros países’ categoría

Brownie de chocolate. Receta tradicional con auténtico sabor neoyorquino

brownie de chocolate

Seguro que habéis probado el brownie de chocolate mil veces, en un montón de sitios diferentes, e incluso, puede que os hayáis animado a prepararlo en casa alguna vez, pero os aseguro que ésta, es la receta definitiva, preparada de forma tradicional, el verdadero brownie de chocolate crujiente por fuera y muy esponjoso por dentro ¡ÑAM!

Esta versión está sacada del libro «Un dulce en Nueva York«, que os animo a comprar, y adaptada para que sea sin lactosa.

Ingredientes para el brownie de chocolate:

  • 375 gr de chocolate negro para repostería
  • 25 gr de cacao en polvo
  • 50 gr de nueces
  • 150 gr de harina de fuerza
  • 125 gr de margarina
  • 60 gr de aceite de girasol
  • 265 gr de azúcar moreno
  • 6 huevos M
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 cucharadita de sal

Preparación:

Empezamos por precalentar el horno a 180ºC. Separamos 50gr del chocolate y lo troceamos con la picadora en trozos no demasiado pequeños (También podéis utilizar pepitas de chocolate).

En un cazo a fuego lento fundimos el chocolate restante, la margarina, el cacao, y reservamos.

Batimos en un bol el aceite con el azúcar y cuando esté integrado añadimos 3 huevos completos, y 3 yemas (siempre añadiendo y mezclando de uno en uno), por último incorporamos la vainilla y mezclamos.

Tamizamos la harina con la sal y le incorporamos el chocolate troceado y las nueces. Vamos añadiendo todo a la mezcla anterior y batiendo bien. Finalmente incoporamos el chocolate fundido y mezclamos para terminar.

brownie de chocolate

Preparamos el molde donde vamos a hornear con spray desmoldante (o harina y margarina si no tenéis). El brownie de chocolate suele hornearse en moldes rectangulares de poco fondo y luego se corta en cuadraditos. Yo preparé éste estando de vacaciones y solo tenía a mano los moldes de layer y cupcakes, así que opté por hornear brownies individuales en los moldes de cupcakes ¡y quedaron genial!

Escojáis el molde que escojáis el truco para que queden crujientes es que extendáis bien la masa teniendo siempre las manos húmedas con agua templada. En mi caso, coloqué bolitas de masa y las aplasté con las manos húmedas.

brownie de chocolate

Cuando terminéis, al horno durante 30 minutos (si habéis optado por hornearlos de forma individual estarán listos un poco antes, en unos 25 minutos).

brownie de chocolate

Os dejo un detalle de cómo queda por dentro ¿veis la diferencia de color? Así quedarán perfectos, crujientes y blanditos por dentro… Mhmm… Podéis servirlos con helado, con sirope de chocolate… Dadles un golpe de 30 segundos al microondas justo antes de servir y estarán todavía mejor ¡A disfrutar!

Arroz congrí o arroz moro » De Cuba a tu mesa»

Arroz congrí cubano

No se muy bien por donde empezar… el Arroz Congrí es una receta típica de la comida cubana, en 2005 tuve el placer de hacer un maravilloso viaje a Cuba, a su bella Habana principalmente, rodeada de un grupo genial de amigos y familiares, en el que a parte de pasarlo genial, disfrutar de su arquitectura, alucinar con sus ¨super-mega-increíbles¨ playas y la estupenda gente de allí, de la que hoy mantenemos todavía una amistad, nuestro querido taxista Enrique que nos cuidó mucho y nos enseño lo mejorcito, no imagináis lo que disfrutamos comiendo. Tienen una gastronomía deliciosa y cocinan de lujo, a ritmo caribeño por supuesto, que así las cosas saben mejor 😉

Así que como lo demás no os lo puedo traer, os deleitaré con uno de sus sabrosos platos típicos de la mano de mi genial y polifacético profe de Zumba Reinier Reyes Llerena. Si, si habéis oído bien ¡ZUMBA! para mantener un poco la linea y comer todo lo que me da la gana algo tengo que hacer, este es mi secreto (a voces). A parte de ponerte en forma, es lo mas divertido y marchoso que he hecho nunca. Además cuento con el  mejor de los profesores y las mejores compañeras. ¡Gracias Rei! desde aquí por tus super clases, por ser como eres y por la receta tan buena de tu tierra que me has prestado, espero que sea solo la primera de unas cuantas, jiji.

Con el autor de la receta

Con el autor de la receta

Espero que la disfrutéis tanto como yo, ¡vamos a por ello!

Ingredientes para Arroz Congrí:

  • 2 vasos de judías negras (las encontraréis en carrefour o en tiendas de alimentación chinas)
  • 2 litros de agua (es tanta cantidad porque nos tiene que sobrar caldo para cocer el arroz)
  • 1 cucharadita de postre de azúcar
  • 1 caldito de carne
  • 2 vasos de arroz
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 pimiento verde (o rojo)
  • 5-6 ajos
  • 1 hoja de laurel mediana
  • Especias: 1 y 1/2 cucharaditas de postre de comino, una puntita de la cucharadita de hierbabuena y una puntita de orégano
  • aceite de oliva
  • sal

Preparación:

Lo primero es enjuagar las judías y ponerlas en la olla exprés, añadimos los 2 litros de agua, el caldito y una cucharadita de azúcar (esta última mas que un ingrediente, es un truco para que no se rompan las pieles al cocer). Ponemos a fuego, y cuando empiece a hervir tapamos y cerramos la olla. Cuando haya cogido presión contamos entre 25-30 minutos y ya estarán blandas. Reservamos así las judías y el caldo para el arroz.

judías cocidas

judías cocidas

Mientras se cuecen las judías, lavamos, pelamos y picamos las verduras muy pequeñito y a parte machacamos bien los ajos.

verduras picadas

verduras picadas

En la olla en que vayamos a hacer el arroz, ponemos un chorretón de aceite para sofreír la verdura, y comenzamos con el «sofrito» o como dicen ellos la «sazón», a fuego lento pochamos el ajo, la cebolla y el pimiento, cuando lo tengamos medio pochadito, añadimos las especias y la hoja de laurel y terminamos de pochar la verdura. Añadimos el arroz y dejamos que se sofría unos minutillos.

El sofrito

El sofrito

Ahora es el momento de añadir 2 vasos del caldo con algunas judías (mayoría de caldo) y un poco de sal al arroz y el sofrito. Mezclamos bien, tapamos y dejamos a fuego lento (yo lo hice al mínimo), hasta que se consuma totalmente, removiendo de vez en cuando para que no se pegue mucho el fondo.

añadiendo caldo

añadiendo caldo

 

Tenéis que ver que quede completamente seco y desgranado.

arroz congrí terminado

arroz congrí terminado

Para terminar sacamos añadimos el resto de las judías (coladas, sin caldo) que teníamos reservadas y rehogamos bien todo junto y ya tendremos acabado nuestro plato, no olvidéis retirar la hoja de laurel.

Congrí

Arroz Congrí o arroz moro

Y ya tendremos nuestro riquísimo Arroz Congrí o Arroz Moro cubano. Los cubanos aunque este es un plato en sí, lo acompañan también con carne de cerdo, yuca con mojo y tostones (plátano frito). Intentaré traeros las recetas.

Espero que os haya gustado la receta y la historia que la acompaña. ¡A comeeeeeeeeeeeer!

Aclaraciones:

  1. No hace falta poner las judías a remojo la noche anterior.
  2. Ya se que para nosotros es rara la proporción, pero es la misma cantidad de caldo que de arroz y NO el doble como hacemos con la paella.
  3. No creo que lo necesitéis pero si veis que el arroz está un poco duro cuando seque el caldo, podéis añadir un pelín mas con un cacito, por aquello de que las judías ocuparan un poco de espacio en los vasos de caldo.
  4. Tiene que quedar seco completamente, espero que viendo las fotos os hagáis a la idea.

Wok de arroz con verduras al curry

Wok de arroz con verduras al curry

¡Buenos días! antes de ponernos serios con recetas invernales, quiero dejaros una receta deliciosa que gusta prácticamente a todos, el Wok de arroz y verduras al curry, en especial para todos mis vegetarianos que andan persiguiéndome 😉 sobre todo a Fátima y Sara.

Es una receta oriental, muy sencilla, apta para los cocineros de todos los niveles y para paladares exquisitos. ¡Vamos a por ello!

Las medidas son para unas 4 personas o en nuestro caso para 2 y que os sobre para otro día, y las verduras podéis cambiarlas por las que mas os gusten o tengáis en casa a mano.

Ingredientes para Wok de arroz con verduras al curry:

  • 1 vaso de Arroz (yo utilizo el SOS de toda la vida, pero podréis usar otros e incluso arroces orientales que sería lo suyo) la medida variará según para cuantas personas hagáis.
  • 2-3 vasos de agua
  • 1/2 berenjena
  • 1/2 calabacín grandecito
  • 1/2 bandeja de setas
  • 1 pimiento verde (podéis ponerle también rojo)
  • 1/2 – 1 cebolla (según tamaño)
  • soja
  • tabasco (opcional como siempre)
  • curry en polvo
  • aceite de oliva virgen extra

*Por supuesto si queréis tenéis la opción de añadir tiras de pollo o ternera, gambas o lo que mas os guste si queréis completar el plato*

Preparación:

Bueno ya sabéis que soy bastante metódica y de hecho creo que es algo fundamental en la cocina, así que empezaremos pelando, lavando y picando las verduras, un de mis manías es cortar cada verdura distinto para que en el plato se distinga lo que hay, pero lo podéis hacer como queráis. La berenjena una vez picada, dejarla un rato con sal para que suelte el liquido.

*Como para nosotros hago estas cantidades, que son mitades, suelo hacer un tupper y congelar la otra mitad para hacer otro día un wok o simplemente un salteado de verduras.

verduras preparadas para wok

verduras preparadas para wok

Cuando tengamos todo bien organizado y las verduras preparadas, empezamos en una sartén o wok aceite para sofreír la verdura, empezando con la cebolla como siempre y después el pimiento, cuando estos estén ablandados añadiremos la berenjena y las setas, que tardan un poco mas y por último el calabacín.

Cuando empiece a estar todo pochadito, añadís el curry (en la medida que os guste, que veáis que coge color) y removéis bien. Por último, le ayudará a terminar de hacerse, añadís la soja y si os gusta el picante, el tabasco, y seguís a fuego medio, removiendo para que se evapore el líquido y terminen de estar las verduras. Aquí cuestión de gustos lo dejáis tal cual con la verdura pochadita o si os gusta mas crujiente dejáis un poco mas que se doren. Ya tenemos la verdura, apartamos y reservamos.

Verduras listas para wok

Verduras listas para wok

En una olla vamos a preparar el arroz, ponéis un chorro de aceite, y sofreís un poco el arroz y añadís curry, y ahora poco a poco vamos añadiendo el agua y dejando que evapore con el arroz, normalmente se utiliza el doble de agua que de arroz, pero en esta receta suelo necesitar algo mas para que no quede duro. Y entre 13-15 minutos estará listo el arroz. NO DEBE QUEDAR BLANDO en ningún caso, así que ir probándolo para ver que esté al punto, y retiramos y si hiciera falta colamos un poco.

preparando arroz al curry para wok

preparando arroz al curry para wok

Último paso volvemos a poner el wok al fuego con las verduras, y cuando empiece a pochar de nuevo, añadimos el arroz y rehogamos junto un rato mas para que mezclen los sabores y el arroz quede bien hecho. Si fuera necesario podéis añadir un poco mas de soja. Y ¡tachaaaaaán! tenemos nuestro wok de arroz con verduras al curry para disfrutar de una comida oriental.

Wok de arroz con verduras al curry oriental

Wok de arroz con verduras al curry oriental

Esta es la maravillosa pinta que tendrá vuestro plato oriental, no dejéis de probar en casa el Wok de arroz con verduras al curry y contarnos que os ha parecido. ¡Necesitamos vuestras opiniones!

Moussaka griega – Sorprendente pastel de berenjena, patata y carne picada

Moussaka griega

Esta vez os traigo una receta muy interesante, elaborada pero tan deliciosa que merece la pena perder una mañana en la cocina para poder degustar una buena Moussaka casera, que es un riquísimo pastel basado en capas de berenjena y carne picada como ingredientes principales y patata y bechamel entre otros, os la recomiendo mucho mucho, es ideal para sorprender.

Descubrí esta receta como tantas otras en Ceuta, en uno de mis bares de tapas favoritos «El Cortijo», la hacen buenísima, tanto que es su especialidad. Y pensé ¿ Será una receta árabe? pues no familia es una receta de origen griego buenísima, la suelen comparar con la mas conocida lasaña italiana, por aquello de las capas. Realmente sorprende su sabor y me da pena que a través de lo que os escribo y las fotos no podáis saber lo deliciosa que está, porque incluso yo me sorprendí cuando la hice en casa. Así que no dudéis en hacerla un día con tiempo y ya me diréis que os ha parecido, ¡vamos a ello!.

* Esta vez la hice pequeña para 2 y repetir o 4  entrantes y comer algo mas, pero podéis doblar los ingredientes, si es para una comida familiar.

Ingredientes para Moussaka griega:

  • 400 gr. de carne picada (creo que originariamente se hacía con cordero, yo lo hice mitad de ternera y mitad de cerdo)
  • 200 gr de patata
  • 200 gr de berenjena
  • 250 gr de tomate ( que pelaremos y trituraremos)
  • 1 chorro de tomate frito y una pizca de azúcar (esto es invento mio para quitar la acidez del tomate, por lo tanto *opcional)
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Especias: 1 hoja de laurel, perejil, orégano, sal y pimienta.
  • Bechamel
  • 1 huevo (batido)
  • 70 gr de parmesano rallado
  • Aceite de oliva
Ingredientes frescos Moussaka

Ingredientes frescos Moussaka

Preparación:

Vamos a ir por partes, como la receta es un poco laboriosa vamos a ir diferenciando bien cada paso.

Paso 1 – preparar la carne para el relleno:

Lo primero es picar la cebolla y el ajo, y preparar el tomate pelando y triturándolo (picadito a mano o batido con la batidora si no os gustan como a mí, los trozos del tomate natural).

Ponemos a pochar el ajo y la cebolla en una sartén, hasta que empiece a coger color, añadimos la carne salpimentada y seguimos sofriendo. Cuando tengamos la carne cocinada, añadiremos el tomate triturado y seguimos sofriendo para que haga la salsita y ligue bien con la carne. Añadimos las especias y si queréis el chorrito de tomate frito y un pellizco de azúcar para quitar la posible acidez del tomate natural. Mezclamos bien y ya tenemos el relleno, apartar del fuego y reservar para montar luego.

Paso 1 - El relleno Moussaka

Paso 1 – El relleno Moussaka

Paso 2 – preparar la verdura para las capas:

Vamos a preparar la patata y la berenjena, cortándolas en círculos mas o menos de un centímetro de grosor, porque si lo hacéis muy fino se os romperán. Las saláis un poquito y las ponemos a freír  a fuego bajo-medio, no tienen que dorarse, solo que queden blanditas porque luego irá todo al horno. Reservamos secando bien en papel de cocina, pero bien seco porque si no os soltará mucho aceite la moussaka.

Paso 2 - Verduras Moussaka

Paso 2 – Verduras Moussaka

Paso 3 – preparar la bechamel o salsa blanca:

Esta vez no os explico todo el proceso porque os dejo el enlace, así que hacéis la bechamel simple para salsa y cuando la tengáis hecha, apartamos del fuego y añadimos poco a poco, el parmesano rallado, dándole vueltas y deshaciéndolo bien, cuando lo tengamos hacemos lo mismo con el huevo batido y mezclamos bien hasta que esté integrado del todo. Veréis que cambia un poco la textura normal de la bechamel, este es el propósito, que quede un poco mas pegajosa para que no se desmonte y con un poco mas de sabor.

Paso 3 - Bechamel / Salsa blanca

Paso 3 – Bechamel / Salsa blanca

Paso 4 – el montaje:

Untar el fondo del molde para el horno con un pelín de aceite de oliva, lo podéis extender con un pincel de cocina. Y empezamos a montar la primera capa, que no lo sabe todo el mundo es la de patata, se nota mucho cuando la gente no la pone.

Así que una primera capa cubriendo el fondo de patata. Ahora una capa de carne, una de bechamel y una de berenjena, y así sucesivamente en todas las que hagáis, pero otra cosa que no sabe mucha gente, es que originariamente se acaba con la capa de carne y no con la bechamel. Aunque si queréis hacerlo mas decorado podéis terminar con bechamel y un poco de queso. Yo esta vez me he ceñido a la receta original.

Ahora metemos al horno (yo ya lo tenía precalentado) a unos 170 grados durante 40 minutos.

 

Cuando lo saquemos, dejaremos enfriar unos 10-15 minutos porque la tradición es comerlo templado no caliente, además se corta mejor cuando a enfriado un poquito.

Y hora de disfrutar, Ñam Ñam ¡Esta deliciosaaaaaaaa! no os podéis perder la Moussaka griega. Ya me diréis que os parece y a quién sorprendisteis con ella.

Muffins con pepitas de chocolate

muffins con pepitas de chocolate

Los muffins son la versión inglesa de nuestra magdalenas. También son muy famosos en Estados Unidos aunque la receta original y tradicional es la inglesa, hoy os enseño la versión de muffins con pepitas de chocolate.

Los muffins se pueden hacer de infinidad de sabores, podéis sustituir el chocolate por fruta (arandanos, moras, naranja confitada…) o por frutos secos. Admiten casi cualquier modificación.

También podéis hacer muffins de chocolate reduciendo una cucharada de harina y añadiendo otra de cacao para repostería.

Éstos son un encargo de mi hermana, han triunfado en la guarde de Jimena, espero que os gusten tanto como a ellas.

Ingredientes para los muffins con pepitas de chocolate

  • 220 gr de harina de trigo
  • 170 gr de azúcar blanco
  • 170 gr de azúcar moreno
  • 11o gr de margarina
  • 2 huevos
  • 250 ml de buttermilk (Suero de leche)*
  • 2 cucharaditas de levadura tipo Royal
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 200 gr de pepitas de chocolate

* El buttermilk lo venden envasado en tiendas de ingredientes americanos, a veces lo he visto también en Lidl. El original lleva lactosa y como además es difícil de encontrar os cuento cómo prepararlo en casa.

Necesitaremos 250 ml de leche sin lactosa. Mezcladlo con uno de estos tres ingredientes (Solo uno): 1,5 cucharadas de cremor tártaro, 1 cucharada de zumo de limón o 1 cucharada de vinagre de vino blanco. Removed bien y dejad reposar 10 minutos.

Preparación:

Lo primero, si no lo tenéis comprado, es preparar el buttermilk como os indico más arriba. Precalentamos el horno a 180ºC, derretimos la margarina en el microondas y dejamos que temple.

Tamizamos la harina con la levadura, y añadimos a la mezcla el resto de ingredientes secos: sal, azúcar blanco y azúcar moreno.

muffins con pepitas de chocolate

En otro bol, batimos un poco los huevos, añadimos el buttermilk, el extracto de vainilla y la margarina derretida. Mezclamos bien los ingredientes líquidos y hacemos un agujero en el centro de la harina a modo de volcán. Volcamos la margarina con el buttermilk en el volcán y empezamos a mezclar del centro hacia fuera hasta que toda la masa esté integrada. Por último incorporamos las pepitas de chocolate y mezclamos un poco más.

muffins con pepitas de chocolate

Preparamos las cápsulas en la bandeja de hornear y las llenamos a 2/3 de su capacidad. Horneamos durante 25 minutos ¡¡y a disfrutar!!

Quesadillas de jamón y queso «Como otras tantas, a mi manera»

Quesadillas de jamón y queso

Esta receta de quesadillas de jamón y queso, es sencillísima de hacer y es una de esas comidas que no se nos ocurre hacer normalmente porque no son nuestras, pero que merece mucho la pena. Es una receta mexicana y su base son las tortitas de maíz y el queso, de ahí su nombre, luego podemos introducir en su interior los ingredientes que más nos gusten. En este caso yo he utilizado dos clases de queso, jamón y en las de mi marido tomate natural. Por supuesto podéis hacer versión vegetariana y ponerle pimientos, champiñón o lo que os apetezca.

Esta vez la hice para cenar nosotros dos, pero en función de las personas rellenad más o menos 1 tortita y media por persona.

Ingredientes para quesadillas de jamón y queso:

  • Tortitas de trigo
  • Queso rallado (podéis utilizar los que queráis, incluso sin lactosa por supuesto, en este caso rallé parmesano y old amsterdam que son de mis favoritos, pero podéis comprar los paquetes de 4 quesos y os quedarán de lujo también)
  • Jamón york
  • Tomate natural picado si os gusta
  • Chorrito de tomate frito
  • Tabasco unas gotas (opcional si os gustan el picante)

Preparación:

Fácil no, lo siguiente. Lo primero para preparar las quesadillas es precalentar el horno a 200 grados, y mientras, prepararemos nuestros ingredientes. Picad el jamón y el tomate natural si lo queréis, y rallad el queso si no lo habéis comprado ya rallado. Con todo ésto hecho empezamos el montaje.

Extended la tortita y empezamos como si fuera una pizza, le ponemos un chorro de tomate frito y las gotitas de tabasco y con una cuchara extendemos haciendo círculos. Ésto no lo pone todo el mundo pero a mí me encanta y además ayuda a que se quede todo en su sitio en las quesadillas.

Ahora rellenamos desde el centro a un lado, solo una mitad para poder doblar, con el queso rallado, el jamón y si lo habéis picado el tomate natural, doblamos y lo tenemos listo para cocinar.

Originalmente se hace en planchas o parrillas pero para mí es mas cómodo hacerlo en el horno y quedan estupendas, este verano las haré en la barbacoa, eso seguro. Como lo tenemos precalentado solo tenemos que introducir las quesadillas en la bandeja del horno o en una fuente, como prefiráis, y las dejamos unos minutos con 5 más o menos os vale, mirad que esté derretido el queso y entonces lo ponemos solo arriba para que tueste un poquito la tortita. Las sacamos y con una tijera cortamos a la mitad y las servimos.

Y sin mas trabajo tendremos unas quesadillas estupendas como ya aviso en el título, a mí manera.

Otra cosa que podéis añadir si os apetece es el pico de gallo que es su acompañamiento original, y es muy fácil, se hace con un picadito de tomate, cebolla, cilantro, zumo de limón y chiles jalapeños.

Espero que os gusten, son perfectos para cenas rápidas, como entrantes o para picoteos con amigos y familiares. Creo que triunfaréis con esta receta tan sencillita.

Masa de pizza casera italiana estilo tradicional

Masa de pizza casera

Las masas a la hora de cocinar es de las cosas que más pereza da a los cocineros menos expertos. Parece que son dificilísimas, que nos van a salir fatal, que vamos a manchar todo y al final para nada. Esta masa de pizza casera os hará olvidaros de esa idea.

La receta de hoy de masa de pizza casera es para quitar todos esos miedos, explicada paso a paso y con un tiempo de preparación que rondará los 15 minutos. Muy fácil de hacer, al alcance de todos y que hará que no volváis a comprar bases de pizza congeladas.

Ingredientes para la masa de pizza casera:

Para 5 bases de masa de pizza casera individuales grandecitas.

  • 1 kg de harina de fuerza*
  • 25 gr de levadura fresca**
  • 1/2 litro de agua
  • 50ml de aceite de oliva
  • 35 gr de sal

Aclaraciones:
* La harina de fuerza la venden en todos los supermercados en la sección de harinas y es la que se utiliza para masas y panes.
** La encontrarás en la sección de refrigerados, donde la mantequilla, en cualquier supermercado grande.

Preparación:

Llenamos medio vaso de agua caliente del grifo y metemos la levadura que dejaremos que actúe durante 5 – 10 minutos. Preparamos un bol grande donde vamos a hacer toda la mezcla y echamos casi toda la harina (dejamos como 100 gr para trabajar después la masa). Hacemos un agujero grande en el centro.

Cuando haya pasado el tiempo de reposo de la levadura con los dedos vamos deshaciendo la levadura hasta que quede una mezcla líquida y la echamos en el agujero que hemos hecho en la harina, en ese mismo agujero echamos también el aceite. Nos queda la sal, que la pondremos fuera del agujero encima de la harina bien repartida.

Ahora, con una pala de madera, empezamos a mezclar haciendo círculos desde el centro e incorporando la harina de los laterales, cuando la mezcla ya no admita más harina, empezamos a incorporar el agua poco a poco y seguimos con el mismo movimiento hasta incorporar la totalidad de la harina desde las paredes del agujero que hicimos al principio.

El agua tiene que estar templada, yo utilizo una botella de agua mineral de las pequeñas que lleno con agua caliente del grifo.

Cuando tengamos todo el agua y toda la harina incorporada espolvoreamos con harina la superficie donde vamos a amasar, volcamos encima la masa y espolvoreamos ésta con más harina. Aquí empieza lo divertido: remángate, lávate muy bien las manos, y a amasar!! La masa estará pegajosa y tendremos que seguir incorporando poco a poco harina hasta que tengamos una masa que se trabaje bien y no se pegue, las cantidades que os pongo están muy medidas y a mí me funcionan perfectas, a veces me falta un pelín de harina.

Hay que amasar muy bien, yo separo la masa en dos trozos y los amaso individualmente para unirlos otra vez al final. Estirad la masa bien y jugad todo lo que os apetezca, cuanto más amaséis más rica estará después.

Finalmente haced una bola grande y poned la masa en un bol grande donde la dejaremos reposar unos 45 minutos.

Pasado el tiempo de levado de la masa, veréis que ha crecido bastante, la sacamos y la amasamos un poco más, ya no incorporéis más harina, es solo para quitarle el aire del levado. Hecho esto habréis terminado vuestra masa de pizza casera, estiradla, ponedle encima cosas ricas y al horno 15 minutos.

Conservación:

Como salen 5 bases de pizza yo lo que hago es cortar las porciones individuales y guardarlas en papel film. Solemos gastar dos o tres en el momento y el resto van al congelador. Cuando las queráis consumir las sacáis un par de horas antes y cuando hayan descongelado las volvéis a amasar unos minutos más para que recuperen la textura.

Tiramisú tradicional, receta de Buddy Valastro

tiramisú tradicional receta de buddy valastro

Hoy os traigo la receta de tiramisú tradicional más buena que he probado nunca. Si os gustan los programas de televisión de cocina seguro que alguna vez habéis visto Cake Boss, protagonizado por Buddy Valastro y su familia. Menos conocido es su programa de cocina italiana Kitchen Boss, pero a mí me gusta todavía más.

Realiza recetas caseras de cocina italiana heredadas de su familia a lo largo de muchas generaciones. En uno de estos programas presentó esta receta de tiramisú tradicional y desde entonces no he vuelto a preparar ninguna otra versión. Os aseguro que es la receta de tiramisú definitiva. Está adaptada a mililitros y gramos para que nadie se pierda.

Ingredientes para el tiramisú tradicional de Buddy Valastro

  • 500 gr de queso mascarpone sin lactosa
  • 240 ml de nata líquida para montar
  • 240 ml de café expresso
  • 4 yemas de huevo
  • 225 gr de azúcar
  • 75 ml de licor de café
  • 2 cucharadas de vino dulce (Preferiblemente italiano)
  • 40 – 50 bizcochos de soletilla
  • Cacao sin azúcar para decorar

Preparación:

Ponemos el café, con la mitad del azúcar y el licor de café (menos una cucharada que reservamos para la crema) a fuego lento durante el tiempo que tarde en disolverse bien el azúcar, unos diez minutos y luego apartamos del fuego para que temple.

Montamos la nata como se explica en la tarta de chocolate y galletas y reservamos. Ponemos en el vaso de batir las yemas de huevo, el mascarpone, el azúcar que nos queda, el vino y la cucharada de licor de café que hemos reservado y batimos todo a velocidad máxima durante 7 – 10 minutos, hasta que tengamos una mezcla homogénea y cremosa. Añadimos la nata montada que habíamos reservado y mezclamos a velocidad baja un par de minutos más.

Montaje:

Podéis montarlo por capas en cualquier recipiente, a mí me apetecía en este caso hacer la versión que hace Buddy Valastro en su pastelería, como si fuese una tarta. Os cuento cómo se hace:

Necesitaréis un molde desmontable alto. Forrad las paredes del molde con los bizcochos de soletilla. Para que no se os caigan y os resulte más fácil, recortad el principio de los bizcochos para que se queden «de pie» más fácilmente. Cuando el molde esté forrado de bizcochos, empezamos a montar las capas.

Empapamos por completo cada bizcocho de soletilla y forramos el fondo con los bizcochos mojados. A continuación echamos una capa de 1 cm o 1’5 cm más o menos de la crema de mascarpone.

Acabado el primer piso seguimos con el segundo. Ponemos en este caso los bizcochos en la dirección contraria para que no se desmonten los bizcochos cuando cortemos después la tarta, y otra capa de crema de queso.

Terminamos con el tercer piso de bizcochos (en la misma orientación que el primero) y acabamos con la crema que nos queda.

Pincha en las imágenes para ampliar:

Alisad bien la última capa de crema que habéis echado y decoradla cubriendo por completo con el cacao.

Metedla en la nevera al menos durante 5 horas, lo ideal es que la dejéis hasta el día siguiente.

Os lo aseguro… ¡la mejor receta de tiramisú del mundo!

 

Hummus casero «Receta ideal para picoteos»

Hummus casero

Esta receta de hummus o hommos casero es sencilla, riquísima y rápida de hacer. Tenía muchas ganas de encontrar una receta facilita de hummus y ésta me trae buenos recuerdos porque tanto el día que la descubrí, como los días que la he hecho, han sido cenas con buenos amigos. Esta vez se la dedicó a mis Sanz-Hermanas del alma Raquel y Fátima, que en una cena en su casa es cuando probamos la receta, Raquelita sobre todo va por ti, que aunque la he retocado un poco, es tuya.

Esta receta es una versión exprés, el hummus es una receta típica árabe, un puré de garbanzos estupendo para picotear acompañado de pan de pita. Me hace recordar mis mejores vacaciones de verano en Ceuta (y las que me quedan) y la infinidad de recetas buenísimas que tienen los árabes y que poquito a poquito iremos descubriendo por aquí.

Ingredientes para hacer el Hummus casero:

  • 1 bote de garbanzos cocidos (reservad unos pocos para decorar)
  • 3 cucharadas soperas de Tahini o Tahina*
  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 1 cucharada de vinagre de vino
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharaditas de postre de comino molido
  • Zumo de 1/2 limón (podéis utilizar el de aderezos que venden)
  • 1 cucharadita de postre de sal
  • Aproximadamente 100 ml agua (Añadid poco a poco el agua porque es solo para poder batirlo bien, que no os quede líquido)
  • Pan de pita para acompañar (yo lo usé de Carrefour)
  • Un chorro de aceite, una cucharadita de postre de pimentón y otra de comino para verter por encima una vez terminado el hummus, para decorar y dar un pelín mas de sabor.

* Tahini o Tahina, es una pasta de sésamo muy utilizada por los árabes y también más utilizada en Andalucía que en el resto de España. Lo podéis encontrar en tiendas o carnicerías árabes, creo que también en tiendas orientales y en el Corte Inglés… No sé si en otros supermercados lo habrá. Lo podéis comprar también en el enlace que os dejo, es una tienda online de comida ecológica que vende directamente del productor, la acabo de descubrir y me parece muy chula.

Preparación:

Lo más lógico y casero sería hacerlo en un mortero con mucho amor o incluso con un tenedor, pero como esta receta es un exprés, para perder poco tiempo lo haremos en la batidora.

Lo primero es sacar los garbanzos en un colador enjuagarlos con agua del grifo y dejarlos escurrir, mientras tanto preparamos los demás ingredientes y los iremos echando o en  una jarra de batir o un bol profundo donde no nos salte al batir.

Si lo queréis todo natural y no exprés, podéis hacerlo poniendo los garbanzos a remojar la noche anterior y por la mañana cociéndolos en la olla exprés o normal, con agua y sal.

Mientras escurren los garbanzos, pelamos y cortamos el ajo, y vamos añadiendo todos los ingredientes, el aceite, la tahina, el vinagre, el comino, el chorro de limón y la sal en la jarra de batir, uno a uno y removiendo con una cuchara, que así se nos mezclará todo bien. Añadimos los garbanzos bien escurridos y empezamos a batir hasta conseguir un puré espeso, añadiendo el agua que nos haga falta para poder batir bien, le  daremos un toque casero con los garbanzos enteros que reservamos anteriormente para decorar por encima.

preparación hummus

preparación hummus

Una vez tenemos el hummus bien batido lo extendemos en un plato grande o fuente, con una lengua de cocina y añadimos por encima los garbanzos reservados para decorar. Y en un vaso a parte, haremos la mezcla de la decoración, con el aceite, el comino y  el pimentón que os indiqué en los ingredientes, removemos bien y vertemos por encima haciendo círculos. ¡Os quedará precioso!

decoración del hummus

decoración del hummus

Y para rematar poner el pan de pita cortado a la mitad y tostado un poco en el tostador para darle un toque calentito y ponerlo para acompañar el hummus casero. Estoy segura de que os gustará y sorprenderéis con esta sencilla receta. ¡Qué lo disfrutéis bien acompañados! porque sale bastante cantidad.

Red Velvet cupcakes receta tradicional

Red Velvet cupcakes



Los Red Velvet cupcakes puede que sean los cupcakes más famosos y versionados del mundo. Por eso, y aunque siempre he querido ponerme manos a la obra y hacer un pastel o unos cupcakes de terciopelo, no me había lanzado a hornearlos. Siempre tenía otra receta más original rondándome la cabeza… Aún así los remordimientos reposteros me perseguían por no preparar esta receta tan tradicional que todo amante de la repostería debería hornear en algún momento.

Los Red Velvet cupcakes son la versión «cupcakequera» del Red Velvet Cake (Pastel de terciopelo rojo), un pastel que lleva fabricándose en EEUU desde el siglo XIX y que tiene su primera versión oficial en el libro James Beard’s American Cookery publicado en 1972.

Mucha historia y miles de recetas en Internet hacían que me viese incapaz de aportar nada nuevo a la receta de Red Velvet cupcakes y por eso llevaba retrasando su horneado tanto tiempo…

Cuando visitamos Expotarta, y no sé por qué, porque solo sabe pedirme Cake Pops blancos, Aurora me pidió que le hornease unos, que tenía mucho antojo, y le prometí sus Red Velvet Cupcakes para dentro de poco. Ayer fuimos a cenar a su casa y supe que era el momento…

Aquí os dejo mis Red Velvet cupcakes sin lactosa (esa aportación si es mía ahora que lo pienso). Si os gustan, dadle las gracias a Aurora.

Ingredientes para los Red Velvet cupcakes:

Para 12 cupcakes.

Para los bizcochos:

  • 60 ml de aceite de oliva suave
  • 160 gr de azúcar
  • 150 gr de harina
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de cacao puro
  • 1 cucharada de extracto de vanilla
  • 125 ml de leche sin lactosa
  • 5 ml de zumo de limón
  • 5 ml de vinagre de vino blanco
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
  • Colorante alimenticio rojo

Para la crema de queso:

Preparación:

De los bizcochos:

Precalentamos el horno a 165ºC (10ºC si no es de convección) y tamizamos la harina con el cacao. Reservamos.

Mezclamos el azúcar con el aceite y cuando estén integrados añadimos el huevo. Añadimos la mitad de la harina, mezclamos, la mitad de la leche con el extracto de vainilla disuelto, mezclamos, añadimos la otra mitad de la harina, y la otra mitad de la leche. Vamos mezclando todo paso a paso. Por otro lado mezclamos el vinagre, con el limón y con el bicarbonato, lo removemos bien con una cucharilla y lo incorporamos a la mezcla. En este punto la mezcla es completamente marrón por el cacao, hora de añadir nuestro colorante.

Red Velvet cupcakes

Los colorantes en pasta suelen colorear mejor, yo tengo un juego de 8 colores de Wilton en gel que me sirven estupendamente. Los peores son los líquidos. Vamos añadiendo poco a poco colorante hasta que tengamos el rojo que nos guste. Si habéis utilizado batidora de varillas para la mezcla os recomiendo que terminéis de mezclar el colorante a mano, si no os pueden quedar pegotes. Cuando hayáis teñido la mezcla a vuestro gusto, poned las cápsulas en el molde de hornear y llenadlas hasta la mitad. 20 minutos de horno, 5 enfriando en el molde y luego en la rejilla sin molde hasta que enfríen por completo. Vamos con la crema mientras tanto.

De la crema de queso:

Tamizamos el azúcar glass y ponemos todos los ingredientes juntos. Ponemos la batidora a velocidad máxima y batimos durante unos 8 – 10 minutos. Crema lista. ¡Más fácil imposible!

Red Velvet cupcakes

De la decoración:

En este caso he optado por la decoración tradicional. Se decoran con migas del bizcocho rojo. Para que la miga me quedase muy finita coloqué el bizcocho en un colador pequeño y fui pasándolo con ayuda de una cuchara de madera. Decoré con una manga con boquilla redonda y después espolvoreé las migas por encima y quedaron perfectos.

Red velvet cupcakes

A Auro le han encantado, ya podéis verla en la foto, hemos pasado una cena estupenda y yo, por fin, puedo tachar una cosa más de mi lista de cosas que antes o después tengo que hacer.


1 2 3