Posts Tagged ‘receta tradicional’

Redondo de ternera en salsa navideño

Redondo de ternera en salsa navideño

Bueno seguimos con las recetas navideñas, hemos planteado traeros algunas recetas originales y otras mas típicas, hoy toca redondo de ternera en salsa, todo un clásico de la cocina navideña española. Eso sí para darle un toque lo acompañaremos de un rico y casero puré de patata y zanahoria, vamos a por mi versión personal de esta receta. Yo preparé la receta con menos cantidad porque era solo para el blog, os doy cantidades como para 8-10 raciones. Calcular mas o menos que por cada kilo de redondo os sale para 4 personas aproximadamente.

Aprovecho como siempre para dar las gracias a todos los que me apoyan y ayudan en este proyecto tan cargado de recuerdos, cariño e ilusión, esta vez en especial a mi tía Mª Nieves por compartir conmigo recuerdos y recetas.

Ingredientes para Redondo de ternera en salsa navideño:

  • 2 kg de redondo de ternera (el trozo de las fotos es un trozo de 800 gr)
  • 2 cebollas grandes
  • 2 puerros gorditos
  • 4 zanahorias de tamaño normal
  • 1 vaso de vino blanco buenecito
  • 1 caldito de carne
  • 1 y 1/4 litro de agua
  • sal y pimienta

Ingredientes y preparación del puré de patata y zanahoria:

  • 6-8 patatas medianas
  • 6-8  zanahorias grandes
  • 1 cucharada sopera de mantequilla (con sal queda más rica. También podéis usar margarina si sois intolerantes).
  • Leche sin lactosa
  • sal

*Las cantidades dependerán de para cuantas personas se haga el puré, pero hacer la proporción de 1 zanahoria grande por cada patata mediana que pongáis*

Poner en una olla a hervir con agua salada las patatas y las zanahorias pelados y en trozos hasta que estén blanditas, muy blanditas. Colamos y devolvemos a la olla. Aquí añadimos la cucharada de mantequilla con sal y empezamos a triturar con el pisa purés, mientras aplastamos vamos añadiendo leche hasta llegar a la textura deseada. No lo dejéis muy líquido porque sino no podréis hacer formas con él para decorar el plato, solo os faltará probar el punto de sal y lo tenéis hecho.

Preparación para el redondo de ternera en salsa navideño:

Para preparar nuestro navideño redondo de ternera en salsa, como siempre lo primero que haremos es lavar, pelar y picar las verduras, no hace falta que lo piquéis mucho porque luego lo pasaremos por la batidora, pero el puerro y la zanahoria en aros no muy finos.

Mientras tanto en la olla exprés podéis ir sofriendo el redondo ya salpimentado, dorándolo bien por todos los lados para que quede bien sellado. Una vez que esté dorado lo sacamos y reservamos.

Ahora en la olla exprés con el mismo aceite empezamos a pochar la cebolla, como siempre cuando esta empiece a ablandarse añadimos los puerros y dejamos que pochen bien junto con la cebolla. Cuando tengamos estas verduras pochadas añadimos la zanahoria y el redondo otra vez y vertemos por encima el vaso de vino blanco y dejamos que se reduzca un poco con la verdura mientras damos unas vueltecitas.

Hecho todo esto solo nos queda añadir el agua y el caldito de carne (como va el caldito cuidado con la sal). De el agua os he puesto 1 l y 1/4 pero dependerá de los trozos de redondo que compréis tenéis que dejar el redondo de ternera prácticamente cubierto para que no se os pegue. Poner el fuego al máximo hasta que hierva y entonces tapamos la olla exprés y mantenemos hasta que coja presión, cuando haya cogido presión bajar un poco el fuego (yo lo bajo del 6 al 4) y contar 30 minutos. Ya sabéis que yo no soy muy amiga de la olla exprés pero el redondo de ternera es una carne que tarda bastante en ablandarse aunque luego es muy tierna, así que por esta vez, la utilizaremos un ratito 😉

Transcurrido este tiempo, cuando haya salido todo el vapor y se haya ido la presión abrimos, y aunque seguro tendréis que dejarla mas tiempo de cocción, abrimos para pinchar la carne y comprobar como está. Lo normal es que a partir de ahora nos quede entre 20-40 minutos de cocción normal (esto depende de la carne y del tamaño del trozo) con la olla abierta para poder ir comprobando, los amantes de la olla exprés tenéis la opción de volver a ponerla exprés otro ratito mas. Yo prefiero seguir la cocción en abierto para controlar, porque la carne debe de quedar muy tierna, pero no demasiado porque si no no la podréis cortar y además así podréis ver que la salsa esté reduciendo y espesando. Ir dándole la vuelta al redondo para que hierva por todos los lados.

Cuando esté lista la carne, la sacamos y pasamos la salsa por la batidora, de manera que nos quede una salsa fina y con cuerpo.

La carne hay que dejarla enfriar para poder cortarla sin que se deshaga, así que mi recomendación es dejarla enfriar un rato fuera de la salsa o incluso dejarla enfriar dentro hasta el día siguiente.

Un vez cortada, hay dos maneras de servirla, según los gustos de cada uno, a nosotros nos gusta la carne fría (no de nevera, pero si de temperatura ambiente) y la salsa hirviendo bien caliente por encima. La mayoría de la gente una vez cortada, calienta la salsa y vuelve a introducir la carne y la calienta otros 10 minutos.

Redondo de ternera en salsa con puré de patata y zanahoria casero

Redondo de ternera en salsa con puré de patata y zanahoria casero

Y ¡voilà! tenemos nuestro redondo de ternera en salsa listo y preparado para disfrutar de una maravillosa cena navideña bien rodeados de todos los nuestros.

Desde aquí aprovecho para desearos lo mejor para estas fiestas ¡Feliz navidad!

Brownie de chocolate. Receta tradicional con auténtico sabor neoyorquino

brownie de chocolate

Seguro que habéis probado el brownie de chocolate mil veces, en un montón de sitios diferentes, e incluso, puede que os hayáis animado a prepararlo en casa alguna vez, pero os aseguro que ésta, es la receta definitiva, preparada de forma tradicional, el verdadero brownie de chocolate crujiente por fuera y muy esponjoso por dentro ¡ÑAM!

Esta versión está sacada del libro «Un dulce en Nueva York«, que os animo a comprar, y adaptada para que sea sin lactosa.

Ingredientes para el brownie de chocolate:

  • 375 gr de chocolate negro para repostería
  • 25 gr de cacao en polvo
  • 50 gr de nueces
  • 150 gr de harina de fuerza
  • 125 gr de margarina
  • 60 gr de aceite de girasol
  • 265 gr de azúcar moreno
  • 6 huevos M
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1/2 cucharadita de sal

Preparación:

Empezamos por precalentar el horno a 180ºC. Separamos 50gr del chocolate y lo troceamos con la picadora en trozos no demasiado pequeños (También podéis utilizar pepitas de chocolate).

En un cazo a fuego lento fundimos el chocolate restante, la margarina, el cacao, y reservamos.

Batimos en un bol el aceite con el azúcar y cuando esté integrado añadimos 3 huevos completos, y 3 yemas (siempre añadiendo y mezclando de uno en uno), por último incorporamos la vainilla y mezclamos.

Tamizamos la harina con la sal y le incorporamos el chocolate troceado y las nueces. Vamos añadiendo todo a la mezcla anterior y batiendo bien. Finalmente incoporamos el chocolate fundido y mezclamos para terminar.

brownie de chocolate

Preparamos el molde donde vamos a hornear con spray desmoldante (o harina y margarina si no tenéis). El brownie de chocolate suele hornearse en moldes rectangulares de poco fondo y luego se corta en cuadraditos. Yo preparé éste estando de vacaciones y solo tenía a mano los moldes de layer y cupcakes, así que opté por hornear brownies individuales en los moldes de cupcakes ¡y quedaron genial!

Escojáis el molde que escojáis el truco para que queden crujientes es que extendáis bien la masa teniendo siempre las manos húmedas con agua templada. En mi caso, coloqué bolitas de masa y las aplasté con las manos húmedas.

brownie de chocolate

Cuando terminéis, al horno durante 30 minutos (si habéis optado por hornearlos de forma individual estarán listos un poco antes, en unos 25 minutos).

brownie de chocolate

Os dejo un detalle de cómo queda por dentro ¿veis la diferencia de color? Así quedarán perfectos, crujientes y blanditos por dentro… Mhmm… Podéis servirlos con helado, con sirope de chocolate… Dadles un golpe de 30 segundos al microondas justo antes de servir y estarán todavía mejor ¡A disfrutar!

Bienmesabe gaditano – Cazón en adobo

Bienmesabe Gaditano

Me encanta traeros esta fácil receta de Bienmesabe o Cazón en adobo, de la tierra de mi familia, o por lo menos de alguna de ellas ;), de mis tradiciones, de mi Cádiz ¡Brisa marina y aire puro nada mas escuchar su nombre….!

Esta receta es todavía mas especial, tengo que hacer un inciso para hacerle un guiño a mi enana, a mi prima peque, la hermana canija que nunca tuve, que se me está haciendo mayor y con el dinero de su primer trabajo me ha regalado el chulísimo plato de gatitos en el que os presento esta maravillosa receta, me emocionó un montón. Ya sabes que te adoro enana, ¡GRACIAS CLAU!

Esta es una receta típica de Andalucía y sobre todo de Cádiz, se trata de una maravillosa receta de pescado en adobo, en este caso de cazón, el cazón es una variedad de tiburón, con la carne muy magra, blanca y tiernecita, uno de los motivos por lo que les suele gustar a los mas pequeñajos.

Algunas personas por diversas razones no quieren comer este tipo de pescado, así que os recomiendo otros tantos que podéis hacer con la misma receta y os quedarán de vicio también. Como por ejemplo la caballa o la melva ( aunque aquí en Madrid no son tan fáciles de encontrar), el bonito o incluso los boquerones limpios.

Vamos a por ello, preparación sencillísima para una comida deliciosa.

Ingredientes para Bienmesabe o Cazón en adobo:

  • 1/2 kg de Cazón (o el pescado que hayáis elegido)
  • 1/2 vaso de vinagre de vino
  • 2 dientes de ajo
  • 1 hoja de laurel
  • 1 cucharadita de postre de orégano
  • 1 cucharadita de postre de pimentón dulce
  • 1/2 cucharadita de postre de comino en polvo (opcional)
  • Sal y pimienta
  • Harina especial rebozados ( para pescado, la encontraréis en cualquier supermercado)
  • Aceite de oliva

Preparación:

Aunque pidáis en la pescadería que os lo troceen, nunca lo ponen tan pequeñito como debería, así que lo primero que hacemos al llegar a casa es con una tijera de cocina buena cortar los trocitos mas pequeños.

Coger un bol o tupper de plástico, barro o cristal un poquito profundo y vamos a empezar. Metemos los trocitos de cazón, la hoja de laurel, la sal y la pimienta.

Añadimos los ajos picaditos (yo los dejo en láminas para poder retirarlos con facilidad) y el pimentón, el orégano y el comino. Y preparamos 1/2 vaso de vinagre y lo vertemos por encima del cazón con las especias. Damos unas vueltas para que se mezcle todo bien, lo tapamos y a la nevera entre 6-8 horas o mas si queréis incluso. El tiempo lo decidís cada uno, cuanto mas esté mas sabor tendrá.

adobo preparado para reposar

adobo preparado para reposar

Una vez trascurra el tiempo lo pasamos a un colador y dejamos que escurra bien, yo no lo seco mas para que quede bien tiernecito y con sabor. No hace falta pero podéis retirar un poco si os han quedado muchos restos de especias, a mi no me suele hacer falta, lo único que retiro es el laurel y los trocitos de ajo.

Y nos vamos a enharinarlo como cualquier otro rebozado, y a la sartén con el aceite bien calentito y a fuego medio para que no se queme.

Sacar y poner un rato en papel de cocina para escurrir el exceso de aceite y ¡a zampar!.

Bienmesabe gaditano listo para comer

Bienmesabe gaditano listo para comer

Estoy segura de que hará las delicias de grandes y pequeños en vuestra casa. Podéis acompañarlo de un poco de tomate aliñado y es una comida o una cena ideal. Contarme como os quedó y cuanto gustó en vuestros hogares.

Moussaka griega – Sorprendente pastel de berenjena, patata y carne picada

Moussaka griega

Esta vez os traigo una receta muy interesante, elaborada pero tan deliciosa que merece la pena perder una mañana en la cocina para poder degustar una buena Moussaka casera, que es un riquísimo pastel basado en capas de berenjena y carne picada como ingredientes principales y patata y bechamel entre otros, os la recomiendo mucho mucho, es ideal para sorprender.

Descubrí esta receta como tantas otras en Ceuta, en uno de mis bares de tapas favoritos «El Cortijo», la hacen buenísima, tanto que es su especialidad. Y pensé ¿ Será una receta árabe? pues no familia es una receta de origen griego buenísima, la suelen comparar con la mas conocida lasaña italiana, por aquello de las capas. Realmente sorprende su sabor y me da pena que a través de lo que os escribo y las fotos no podáis saber lo deliciosa que está, porque incluso yo me sorprendí cuando la hice en casa. Así que no dudéis en hacerla un día con tiempo y ya me diréis que os ha parecido, ¡vamos a ello!.

* Esta vez la hice pequeña para 2 y repetir o 4  entrantes y comer algo mas, pero podéis doblar los ingredientes, si es para una comida familiar.

Ingredientes para Moussaka griega:

  • 400 gr. de carne picada (creo que originariamente se hacía con cordero, yo lo hice mitad de ternera y mitad de cerdo)
  • 200 gr de patata
  • 200 gr de berenjena
  • 250 gr de tomate ( que pelaremos y trituraremos)
  • 1 chorro de tomate frito y una pizca de azúcar (esto es invento mio para quitar la acidez del tomate, por lo tanto *opcional)
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • Especias: 1 hoja de laurel, perejil, orégano, sal y pimienta.
  • Bechamel
  • 1 huevo (batido)
  • 70 gr de parmesano rallado
  • Aceite de oliva
Ingredientes frescos Moussaka

Ingredientes frescos Moussaka

Preparación:

Vamos a ir por partes, como la receta es un poco laboriosa vamos a ir diferenciando bien cada paso.

Paso 1 – preparar la carne para el relleno:

Lo primero es picar la cebolla y el ajo, y preparar el tomate pelando y triturándolo (picadito a mano o batido con la batidora si no os gustan como a mí, los trozos del tomate natural).

Ponemos a pochar el ajo y la cebolla en una sartén, hasta que empiece a coger color, añadimos la carne salpimentada y seguimos sofriendo. Cuando tengamos la carne cocinada, añadiremos el tomate triturado y seguimos sofriendo para que haga la salsita y ligue bien con la carne. Añadimos las especias y si queréis el chorrito de tomate frito y un pellizco de azúcar para quitar la posible acidez del tomate natural. Mezclamos bien y ya tenemos el relleno, apartar del fuego y reservar para montar luego.

Paso 1 - El relleno Moussaka

Paso 1 – El relleno Moussaka

Paso 2 – preparar la verdura para las capas:

Vamos a preparar la patata y la berenjena, cortándolas en círculos mas o menos de un centímetro de grosor, porque si lo hacéis muy fino se os romperán. Las saláis un poquito y las ponemos a freír  a fuego bajo-medio, no tienen que dorarse, solo que queden blanditas porque luego irá todo al horno. Reservamos secando bien en papel de cocina, pero bien seco porque si no os soltará mucho aceite la moussaka.

Paso 2 - Verduras Moussaka

Paso 2 – Verduras Moussaka

Paso 3 – preparar la bechamel o salsa blanca:

Esta vez no os explico todo el proceso porque os dejo el enlace, así que hacéis la bechamel simple para salsa y cuando la tengáis hecha, apartamos del fuego y añadimos poco a poco, el parmesano rallado, dándole vueltas y deshaciéndolo bien, cuando lo tengamos hacemos lo mismo con el huevo batido y mezclamos bien hasta que esté integrado del todo. Veréis que cambia un poco la textura normal de la bechamel, este es el propósito, que quede un poco mas pegajosa para que no se desmonte y con un poco mas de sabor.

Paso 3 - Bechamel / Salsa blanca

Paso 3 – Bechamel / Salsa blanca

Paso 4 – el montaje:

Untar el fondo del molde para el horno con un pelín de aceite de oliva, lo podéis extender con un pincel de cocina. Y empezamos a montar la primera capa, que no lo sabe todo el mundo es la de patata, se nota mucho cuando la gente no la pone.

Así que una primera capa cubriendo el fondo de patata. Ahora una capa de carne, una de bechamel y una de berenjena, y así sucesivamente en todas las que hagáis, pero otra cosa que no sabe mucha gente, es que originariamente se acaba con la capa de carne y no con la bechamel. Aunque si queréis hacerlo mas decorado podéis terminar con bechamel y un poco de queso. Yo esta vez me he ceñido a la receta original.

Ahora metemos al horno (yo ya lo tenía precalentado) a unos 170 grados durante 40 minutos.

 

Cuando lo saquemos, dejaremos enfriar unos 10-15 minutos porque la tradición es comerlo templado no caliente, además se corta mejor cuando a enfriado un poquito.

Y hora de disfrutar, Ñam Ñam ¡Esta deliciosaaaaaaaa! no os podéis perder la Moussaka griega. Ya me diréis que os parece y a quién sorprendisteis con ella.

Mayonesa casera «Una deliciosa tradición»

Mayonesa casera

La mayonesa casera es una receta de pocos ingredientes, sencilla en los pasos y muy tradicional. Ahora, eso sí, como no sepas bien las cantidades y los benditos truquitos, puedes tirarte días y días y que de ahí no salga nada bueno. Yo incluso he llegado a tener que tirar 8 huevos en uno de mis intentos fallidos de preprar mayonesa casera. Pero para eso están las artistas de mi familia, en este caso mi tía Mari Nieves, para explicarte bien todos los pasos y a base de mirar e insistir se aprende.

La mayonesa casera es una salsa espesa a base de aceite y huevo, que puede hacer deliciosos nuestros platos más sencillos. Nosotros la haremos con la batidora, aunque antiguamente se hacía batiendo a mano con un tenedor.

Muy, muy importante, como el huevo va en crudo, en el proceso hay que tener especial cuidado con la higiene, el envasado y calor, sobre todo en verano.

Ingredientes para la mayonesa casera:

  • 200 ml de aceite de girasol
  • 1 huevo L
  • El zumo de algo menos de 1/2 limón
  • Sal

mayonesa casera

Trucos y consejos:

  1. Recipiente estrecho
  2. Huevo a temperatura ambiente y lavado
  3. No mover la batidora hasta pasados 40-60 segundos
  4. Guardar hermético y rápidamente en la nevera
  5. Consumir en el día o en un par de días como máximo
  6. Utilizar cuchara de madera
  7. Si queda espesa añadir un poco mas de limón, un chorrito de leche o yogur.
  8. Si se corta, empezar de nuevo, y luego ir añadiendo la mezcla que se cortó en un chorrito continuo.

Preparación:

Lo primero, y es uno de los trucos, es utilizar un recipiente que sea estrecho, de manera que la batidora entre justita en él, ya sea el vaso medidor de la batidora u otro.

Añadimos los 200 ml de aceite, yo os he puesto el de girasol porque el de oliva da un sabor muy fuerte y un tanto agrio,. La otra opción, es usar aceite de oliva suave, o mezclar unos 180 ml de girasol con unos 20 ml de aceite de oliva para que obtenga un poco mas de sabor.

Añadimos encima el huevo. Yo os recomiendo lavarlo y secarlo primero, para evitar la suciedad que pueda contener la cáscara, y sacarlo mínimo 1 hora antes de la nevera o más si no hace mucho calor, para que esté a temperatura ambiente.

Añadimos un poco de sal (como os digo al gusto, siempre podéis rectificarlo después).

Llegó la hora de introducir la batidora, posicionadla centrada y recta desde arriba y sin encenderla bajar con ella la yema hasta el fondo. Una vez en el fondo a baja velocidad, empezad a batir sin mover la batidora entre 40-60 segundos, veréis como enseguida empieza a convertirse en una mezcla con cuerpo blanquecina, aunque arriba nos quede algo de aceite sin mezclar. Transcurrido este tiempo, cuando veáis que ha cogido su espesor adecuado, con la batidora en el fondo balanceamos lentamente de un lado al otro unos segundos para que se nos vaya mezclando bien, y vamos subiendo despacito manteniendo el balanceo poco a poco, hasta llegar arriba y conseguir una mezcla homogénea. Aquí la mayonesa ya está, es el momento en el que añadiremos unos chorritos de limón (hay gente que utiliza vinagre de vino, pero a mí me gusta más el sabor natural del limón fresco) y seguiremos batiendo hasta que esté integrado.

Sacamos la batidora, mezclamos bien con una cuchara de madera (en mi familia siempre se ha dicho que si usas cucharas metálicas se oxida la mayonesa) y probamos el punto, si está a nuestro gusto habremos terminados nuestra riquísima mayonesa casera.

Es el momento de coger nuestro bote o recipiente hermético y guardarla bien en la nevera hasta que la vayamos a utilizar. Cuando la utilicemos nos daremos cuenta de que le da un toque especial a cualquiera de nuestros platos diarios, incluso sé de más de un@ que se vuelve loc@ y se la come untada en pan sin más. También podréis hacer a partir de ella otras salsas como la salsa rosa o el alioli, que sin duda con está base tan natural también marcaran la diferencia.

Mayonesa casera

Espero que os haya gustado y que os lancéis a hacerla porque en unos 2-3 minutos tendréis terminada esta rica mayonesa casera.

Muffins con pepitas de chocolate

muffins con pepitas de chocolate

Los muffins son la versión inglesa de nuestra magdalenas. También son muy famosos en Estados Unidos aunque la receta original y tradicional es la inglesa, hoy os enseño la versión de muffins con pepitas de chocolate.

Los muffins se pueden hacer de infinidad de sabores, podéis sustituir el chocolate por fruta (arandanos, moras, naranja confitada…) o por frutos secos. Admiten casi cualquier modificación.

También podéis hacer muffins de chocolate reduciendo una cucharada de harina y añadiendo otra de cacao para repostería.

Éstos son un encargo de mi hermana, han triunfado en la guarde de Jimena, espero que os gusten tanto como a ellas.

Ingredientes para los muffins con pepitas de chocolate

  • 220 gr de harina de trigo
  • 170 gr de azúcar blanco
  • 170 gr de azúcar moreno
  • 11o gr de margarina
  • 2 huevos
  • 250 ml de buttermilk (Suero de leche)*
  • 2 cucharaditas de levadura tipo Royal
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 200 gr de pepitas de chocolate

* El buttermilk lo venden envasado en tiendas de ingredientes americanos, a veces lo he visto también en Lidl. El original lleva lactosa y como además es difícil de encontrar os cuento cómo prepararlo en casa.

Necesitaremos 250 ml de leche sin lactosa. Mezcladlo con uno de estos tres ingredientes (Solo uno): 1,5 cucharadas de cremor tártaro, 1 cucharada de zumo de limón o 1 cucharada de vinagre de vino blanco. Removed bien y dejad reposar 10 minutos.

Preparación:

Lo primero, si no lo tenéis comprado, es preparar el buttermilk como os indico más arriba. Precalentamos el horno a 180ºC, derretimos la margarina en el microondas y dejamos que temple.

Tamizamos la harina con la levadura, y añadimos a la mezcla el resto de ingredientes secos: sal, azúcar blanco y azúcar moreno.

muffins con pepitas de chocolate

En otro bol, batimos un poco los huevos, añadimos el buttermilk, el extracto de vainilla y la margarina derretida. Mezclamos bien los ingredientes líquidos y hacemos un agujero en el centro de la harina a modo de volcán. Volcamos la margarina con el buttermilk en el volcán y empezamos a mezclar del centro hacia fuera hasta que toda la masa esté integrada. Por último incorporamos las pepitas de chocolate y mezclamos un poco más.

muffins con pepitas de chocolate

Preparamos las cápsulas en la bandeja de hornear y las llenamos a 2/3 de su capacidad. Horneamos durante 25 minutos ¡¡y a disfrutar!!

Calabacines rellenos «barquitas de carne picada»

Calabacín horneado y decorado

Esta receta de calabacines rellenos está súper trillada y hay miles de versiones, pero por supuesto yo os dejo la mía. Quedan riquísimos, es sencillita de hacer y os contaré otras versiones que haremos más adelante.

Espero que os guste mi receta de calabacines rellenos, es una manera sencilla de hacer comer verduras a los que menos les gusten, incluso a los niños. Allá vamos con la receta para 2 personas.

Ingredientes para calabacines rellenos:

  • 1 calabacín de unos 25 cm aproximadamente (El vaciado de la carne pesaba 200 gr)
  • 250 gr carne picada (ternera o mixta, lo que prefiráis)
  • 1/2 cebolla grande o 1 mediana
  • 70 ml de vino blanco (como siempre podéis suprimirlo)
  • Tomate frito casero
  • Queso rallado (Podéis usarlo sin lactosa).
  • Aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.

Preparación:

Para preparar nuestra receta de calabacines rellenos lo primero que haremos es abrirlo con cuidado a la mitad, para que salgan dos mitades lo mas parecidas posibles. No todo el mundo lo hace, pero yo le quito un poco de la parte delantera y trasea. Lo siguiente es vaciarlo, sacarle la carne del calabacín sin romper la «barquita», para ello hay unos vaciadores de patata que nos ayudarán a hacerlo con mas cuidado, lo veréis en las fotos. Si no tenéis, con un cuchillito y mucho cuidado también podréis hacerlo.

Importante: Dejad distancia hasta la piel porque si se nos rompe se saldrá el relleno. Y reservamos el relleno en un plato.

Bien, una vez vaciados, antes se hervían unos minutos para que ablandarán, pero hoy en día que casi todos tenéis microondas en casa, los ponéis en un plato con un chorrito de aceite pequeño que podéis estirar con un pincel de cocina, y según el micro entre 5 y 10 minutos a máxima potencia se os ablandarán perfectamente. Ponedlo primero 5 minutos e ir comprobando si necesitáis mas tiempo (yo necesité 7 minutos).

Mientras tanto pelamos y picamos la cebolla, cortamos un poco más el relleno del calabacín, salpimentamos la carne y preparamos una sartén con un poco de fondo, para empezar a cocinar el relleno. Precalentamos el horno a unos 180-200 grados.

En la sartén, ponemos aceite oliva virgen extra y empezamos pochando la cebolla picadita, yo la hago bastante pequeña porque no me gusta mucho encontrarme los trozos grandes a la hora de comer. Cuando ésta esté poniéndose transparente, añadimos la carne picada y dejamos que dore poco a poco dándole vueltas.

Cuando la carne tome color y esté hecha, añadimos el calabacín cortadito y sofreímos un rato hasta que ablande, cuando veamos que empieza a ablandarse, añadiremos el vino blanco que ayudará a terminar de ablandar el calabacín y dará saborcito a la carne, y dejamos que evapore.

Aquí ya tendremos el relleno hecho solo nos faltará añadir unas cucharadas de tomate frito casero, que se nota la diferencia, y mezclar bien dejando hervir un poco el tomate con el relleno para que mezcle bien el sabor y se haga un masita homogénea. No os paséis de tomate que no debe quedar líquida la mezcla.

Llegó el momento de poner los calabacines rellenos en la bandeja de horno o la fuente que vayáis a utilizar y con ayuda de una cuchara empezaremos a rellenar hasta arriba, incluso le podéis hacer un poco de pancita pero no os paséis que se os desmorona. Añadid por encima el queso rallado que más os guste y al horno.

Dejad los calabacines rellenos a unos 180 grados unos 7-10 minutos arriba y abajo, para que coja calor por igual, sobre todo las barquitas que quizás ya no estén calientes, y luego lo podéis poner a mas alto y solo arriba para que termine de gratinar bien el queso rallado.

Los calabacines rellenos se pueden hacer también con un relleno de atún o si las queréis en versión vegetariana, podéis rellenarlas con pisto.

Si las hacéis para niños, coged calabacines más pequeñitos y hacedles barquitas que podréis decorar haciéndoles unas banderas de pirata con palillos de cocina y un papel cortado en triangulo con una calavera o algo así, de manera que sea mas atractivo aún para ellos.

calabacines rellenos

Decorad el plato con un poco de tomate frito casero, que queda rico para mojar y bonito para presentar, y por fin tendréis unos calabacines rellenos con carne picada muy apetitosas, caseras y buenísimas. ¡Qué las disfrutéis!

Gazpacho andaluz versión suave «El verano ya llegó»

Gazpacho andaluz suave

Bueno como era de esperar, es hora de empezar con recetas veraniegas y a 1 de Julio es casi obligatorio, así que nos estrenamos con el tan famoso y sonado gazpacho andaluz. Ya sabéis que cada maestrillo tiene su librillo, pero podéis hacer las variaciones que creáis convenientes según os guste, yo os doy el listado para hacer un gazpacho andaluz suavecito.

Es una receta sencillísima, que tiene millones de seguidores, refrescante, con mucho sabor y muy nuestra.

Con estas cantidades os saldrá aproximadamente 1 litro y medio de gazpacho andaluz, así tendréis para varias personas o para varios días.

Ingredientes para el gazpacho andaluz:

  • 1 kg de tomates de pera bien maduros y rojos (podéis usar otra  variedad, pero estos dan muy buen sabor y textura)
  • 1 pimiento verde italiano mediano
  •  1/3 cebolla blanca mediana
  • 2/3 pepino pequeño
  • 1 diente de ajo (podéis añadir mas)
  • 400 ml de agua
  • Un pico de pan duro (un trocito del día anterior)
  • 3-4 cucharas soperas de aceite de oliva virgen
  • 3-5 cucharas soperas de vinagre de vino (al gusto)
  • Sal (al gusto)

Preparación:

Como siempre empezamos lavando y cortamos toda la verdura, no hace falta que esté muy pequeño porque lo vamos a batir.

Mientras, en una jarra o cuenco grande ponéis el pico del pan duro del día anterior , debe ser un trocito no muy grande porque sino nos quedará muy espeso, y le añadimos el agua, de esta manera ablandará.

Ahora en donde vayamos a batir, empezamos a poner la verdura toda troceada, añadimos el pan hinchadito, el aceite, el vinagre y la sal. Empezamos a batir añadiendo el agua poco a poco, vamos viendo la textura que queremos que nos quede.

Una vez todo batido, probamos como está de sabor y si nos gusta nos vamos al último paso para que nos quede un gazpacho fino, fino y que repita menos.

Cogemos un colador y vamos pasando el gazpacho ayudándonos con una cuchara haciendo círculos dejando pasar el líquido, y retirando lo que queda, que será casi todo las pepitas del tomate.

¡¡¡Y tachaaaaaán!!! Ya tenemos un gazpacho andaluz sencillito y fino, listo para meter en la nevera y tomar bien fresquito.

En mi casa se toma sin más, para beber. Pero es muy típico acompañarlo de unos picatostes de pan que podéis hacer o comprar, y unos cuadraditos de pimiento, cebolla y pepino si os gusta ponerle tropezones y comerlo con cuchara.

En cualquiera de las versiones, espero que lo disfrutéis 😉

Panna cotta tradicional

panna cotta tradicional

¡Última entrega del especial Italia! El viernes os mandaremos un resumen así que si todavía no lo has hecho, suscríbete a nuestro newsletter.

Esta receta de panna cotta tradicional os va a encantar y es realmente fácil de hacer. La panna cotta es un flan realizado con nata realmente famoso en Italia originario de la Región de Piamonte, de hecho, la traducción de panna cotta en italiano no es otra que nata cocida.

Esta panna cotta tradicional es sin lactosa, por supuesto.

Ingredientes para la panna cotta tradicional:

Para cuatro raciones:

  • 400 ml de nata líquida sin lactosa
  • 2 hojas de gelatina neutra
  • 2 cucharadas de vainilla en polvo azucarada
  • 60 gr de azúcar

Preparación:

Ponemos en frío la nata con la gelatina a fuego medio hasta que rompa a hervir y bajamos al mínimo, añadimos en ese momento el azúcar y la vainilla y dejamos que se cocine 10 minutos con el fuego al mínimo. Retiramos del fuego, colamos bien y repartimos en los moldes.

cocinando la panna cotta tradicional

Enfríamos en la nevera durante al menos 3 horas. La textura tiene que ser la misma que la del flan. Desmoldamos y decoramos con la cobertura que nos apetezca.

Tradicionalmente se toma con chocolate líquido o con salsa de frutos rojos. Hoy he optado por sirope de chocolate, pero con caramelo también está buenísima.

¡A disfrutar!

Masa de pizza casera italiana estilo tradicional

Masa de pizza casera

Las masas a la hora de cocinar es de las cosas que más pereza da a los cocineros menos expertos. Parece que son dificilísimas, que nos van a salir fatal, que vamos a manchar todo y al final para nada. Esta masa de pizza casera os hará olvidaros de esa idea.

La receta de hoy de masa de pizza casera es para quitar todos esos miedos, explicada paso a paso y con un tiempo de preparación que rondará los 15 minutos. Muy fácil de hacer, al alcance de todos y que hará que no volváis a comprar bases de pizza congeladas.

Ingredientes para la masa de pizza casera:

Para 5 bases de masa de pizza casera individuales grandecitas.

  • 1 kg de harina de fuerza*
  • 25 gr de levadura fresca**
  • 1/2 litro de agua
  • 50ml de aceite de oliva
  • 35 gr de sal

Aclaraciones:
* La harina de fuerza la venden en todos los supermercados en la sección de harinas y es la que se utiliza para masas y panes.
** La encontrarás en la sección de refrigerados, donde la mantequilla, en cualquier supermercado grande.

Preparación:

Llenamos medio vaso de agua caliente del grifo y metemos la levadura que dejaremos que actúe durante 5 – 10 minutos. Preparamos un bol grande donde vamos a hacer toda la mezcla y echamos casi toda la harina (dejamos como 100 gr para trabajar después la masa). Hacemos un agujero grande en el centro.

Cuando haya pasado el tiempo de reposo de la levadura con los dedos vamos deshaciendo la levadura hasta que quede una mezcla líquida y la echamos en el agujero que hemos hecho en la harina, en ese mismo agujero echamos también el aceite. Nos queda la sal, que la pondremos fuera del agujero encima de la harina bien repartida.

Ahora, con una pala de madera, empezamos a mezclar haciendo círculos desde el centro e incorporando la harina de los laterales, cuando la mezcla ya no admita más harina, empezamos a incorporar el agua poco a poco y seguimos con el mismo movimiento hasta incorporar la totalidad de la harina desde las paredes del agujero que hicimos al principio.

El agua tiene que estar templada, yo utilizo una botella de agua mineral de las pequeñas que lleno con agua caliente del grifo.

Cuando tengamos todo el agua y toda la harina incorporada espolvoreamos con harina la superficie donde vamos a amasar, volcamos encima la masa y espolvoreamos ésta con más harina. Aquí empieza lo divertido: remángate, lávate muy bien las manos, y a amasar!! La masa estará pegajosa y tendremos que seguir incorporando poco a poco harina hasta que tengamos una masa que se trabaje bien y no se pegue, las cantidades que os pongo están muy medidas y a mí me funcionan perfectas, a veces me falta un pelín de harina.

Hay que amasar muy bien, yo separo la masa en dos trozos y los amaso individualmente para unirlos otra vez al final. Estirad la masa bien y jugad todo lo que os apetezca, cuanto más amaséis más rica estará después.

Finalmente haced una bola grande y poned la masa en un bol grande donde la dejaremos reposar unos 45 minutos.

Pasado el tiempo de levado de la masa, veréis que ha crecido bastante, la sacamos y la amasamos un poco más, ya no incorporéis más harina, es solo para quitarle el aire del levado. Hecho esto habréis terminado vuestra masa de pizza casera, estiradla, ponedle encima cosas ricas y al horno 15 minutos.

Conservación:

Como salen 5 bases de pizza yo lo que hago es cortar las porciones individuales y guardarlas en papel film. Solemos gastar dos o tres en el momento y el resto van al congelador. Cuando las queráis consumir las sacáis un par de horas antes y cuando hayan descongelado las volvéis a amasar unos minutos más para que recuperen la textura.

1 2 3 4