Posts Tagged ‘receta rápida’

Plátano helado con chocolate

plátano helado

¡¡Hola gatitos!!

Estamos de vuelta con las energías completamente renovadas y con secciones nuevas como la recién inaugurada sección de colaboraciones.

Empezamos la temporada con novedades, a partir de ahora os publicaremos las recetas nuevas los martes en lugar de los lunes y miércoles como antes, pero tranquilos… os iremos dejando sorpresitas adicionales en el blog de vez en cuando.

Hoy os traigo una receta muy fáci: Plátano helado con chocolate.

Com veréis a continuación no tiene complicación ninguna y hará las delicias de todos los peques que disfrutarán más que nunca del postre mientras los mayores disfrutamos de verles comer fruta con gusto.

Ingredientes para preparar plátano helado:

  • Medio plátano por persona (que no estén muy maduros)
  • Chocolate de repostería
  • Sprinkles de diferentes colores y formas
  • Palitos de helado

Preparación:

Para empezar, cortamos los plátanos a la mitad y clavamos con cuidado y hasta el fondo un palito de helado en cada mitad.

Metedlos en el congelador más o menos media hora para que estén bien fríos.

platanos

Cuando haya pasado la media hora nos ponemos a preparar el chocolate. Podéis coger cualquier tipo de chocolate de cobertura que os guste, blanco, con leche, negro… En mi caso utilicé chocolate negro para que no tuviesen lactosa.

Para preparar las 8 mitades que hice gaste algo más de media tableta, podéis ir fundiendo poco a poco según os haga falta.

Cuando el chocolate esté listo sacamos los plátanos del congelador y los vamos sumergiendo en el chocolate primero, y los decoramos con los sprinkles que hayamos escogido después.

plátano helado

Como los plátanos estarán muy fríos el chocolate endurecerá rápidamente.

Cuando los hayáis decorado a vuestro gusto los guardáis en la nevera hasta que se vayan consumir.

Esta receta de plátano helado es sencillísima y muy resultona, podéis prepararla con cualquier fruta que os apetezca y estará siempre buenísima.

Ensalada de pasta fría «Una comida ideal para el verano»

ensalada de pasta

Quizás conozcáis millones de recetas veraniegas, y entre ellas alguna de ensalada de pasta o ensaladilla… pero a mí en verano me encanta comer cosas fresquitas, fáciles y rápidas de hacer, así os iré dejando recetitas cómodas y fresquitas que hagan de nuestra cocina en verano una delicia y no un infierno de calor.

Esta es una receta de ensalada de pasta realmente sencilla y riquísima, que ademas conforma un plato muy completo y por ello en mi casa es plato único. Ahí va la receta para mínimo 4 personas.

Ingredientes para ensalada de pasta fría:

  • 1/2 paquete de pasta especial ensaladas (yo uso la de gallo siempre, para mí es la mejor y tiene una amplia variedad)
  • 1 manzana (yo uso golden)
  • 1 aguacate
  • 2 latas de atún (hay gente que pone taquitos de jamón york en vez de atún)
  • 1 lata pequeña de maíz
  • 2 huevos duros
  • Queso tipo Burgos (que a mí se me olvidó esta vez pero queda buenísimo, ahora lo podéis encontrar ya sin lactosa también).
  • Para el aliño: Aceite de oliva virgen extra, vinagre de Módena, sal y pimienta de colores.

Preparación:

Fácil no, lo siguiente. Lo primero para preparar la ensalada de pasta es poner agua salada a hervir, para cocer la pasta. Sea la pasta que sea, ya sé que lo digo siempre… mirad el tiempo de cocción recomendado en el paquete ¡NO FALLA! en este caso los tulipanes vegetales eran 6 minutos, transcurrido ese tiempo ponedlos en el colador y debajo del grifo pasadle a la pasta agua fría, moviendo con cuidado de no romper la pasta pero que se enfríe todo por igual, de manera que no se nos pase y se enfríe bien.

ensalada de pastaPor supuesto tenéis que cocer los huevos hasta que estén duros. Ya sé que más de uno tiene problemas con ésto, así que llegó la hora de los consejos.

cocer huevo duro

Lo primero es que sepáis que los tiempos variarán un poco dependiendo del tamaño del huevo, yo normalmente uso huevos talla «L». Sacadlos un rato antes de la nevera y ponedlos a hervir cubiertos hasta arriba durante 12 minutos (el tiempo se cuenta desde que empieza a hervir y no antes) no suele fallar. Otro truco importante para pelarlos fácilmente, es enfriarlos bien, aunque tengáis que dejar pasar unos minutos con ellos bajo el grifo o en un cuenco con agua fría.

cocer huevosMientras enfría nuestra pasta y nuestros huevos podemos ir preparando los demás ingredientes de la ensalada de pasta, importante si el atún no es en aceite de oliva, quitad el aceite escurriendo bien el atún.

Escurriremos también el maíz, y solo nos quedarán la manzana y el aguacate, estos dos ingredientes tienen que ponerse casi en el momento de comer, ya sabéis que se oxidan con facilidad, así que si vais a dejar la ensalada preparada con tiempo, es mejor añadirlos en el último momento.

Con todo preparado pondremos un bol profundo e iremos añadiendo ingredientes de la ensalada de pasta, la pasta bien fresca y bien colada, los huevos picados, yo los corto en cuartos y luego los pico. Añadiremos el maíz y el atún. Y pelamos y cortamos la manzana y el aguacate.

Un par de apuntes para que vuestra ensalada sea un éxito total:

  1. El orden de los ingredientes por supuesto es indiferente, solo tened en cuenta dejar lo último la manzana y el aguacate si vais a prepararla con mucha antelación.
  2. Si utilizáis los tulipanes, como son bastante grandecitos, no piquéis demasiado los ingredientes, dejadlos de un tamaño parecido para que se distingan bien a la vista y se mezclen por igual al comer.
  3. Dejad la ensalada enfriar en la nevera un poco, tapada con un film.
  4. No añadáis el vinagre en la ensalada, es mejor que cada uno se añada lo que quiera en el plato, de modo que si sobra ensalada la podáis guardar en la nevera y no se estropee.
  5. Yo solo le añado aceite de oliva virgen y sal. Y el vinagre y la pimienta se la pone cada comensal a su gusto en el plato, a la hora de comer.

ensalada de pastaPor supuesto podéis hacer todas las variaciones del mundo mundial, os comentaba en los ingredientes que mucha gente pone jamón york en vez de atún, también le podéis añadir tomatitos cherry, pipas peladas, nueces… o cualquier cosa que os guste para ensaladas.

Espero que os guste la idea y que pronto me mandéis fotos de lo bien que os ha quedado, o de vuestras versiones de la ensalada de pasta. Más adelante haremos otras ensaladas y ensaladillas veraniegas, que me vuelven loca y tengo algunas recetitas originales. ¡Saboread el verano!

Rollitos de lomo con queso philadelphia

Rollitos de lomo rellenos con queso philadelphia

Esta receta de rollitos de lomo con queso philadelphia surge de esos días de prisas, en los que no has preparado nada muy especial, y te parece que lo que hay para preparar la comida es poca cosa. Pues este día solo tenía para inspirarme unos filetes de lomo adobados, bufff pensé ¿Y con esto qué?, abrí la nevera y me puse a rebuscar hasta que me iluminó la tarrina de philadelphia.

Se me ocurrió al instante rellenar los filetes, entonces me empezaron a entrar las dudas… ¿se me desparramará todo en la sartén? y me lancé a rellenar porque me dije, Auro, ¡nadie te está mirando! así que… lo peor que puede pasar es que comas desparrame de lomo con queso de untar jajaja. Y para nada, quedó de muerte, de modo que vamos a por la receta más sencilla y  resultona que tengo 😉

En función de las personas que seáis para comer y del acompañamiento que le hagáis, poned entre 2 y 3 rollitos de lomo con queso por persona.

Ingredientes para rollitos de lomo con queso philadelphia:

  • Filetes de cinta de lomo adobada (podéis utilizarla natural también)
  • 1 tarrina de philadelphia (He probado marcas blancas también pero tienen menos consistencia y se sale un pelín de queso, aún así podéis probar. Si sois intolerantes a la lactosa utilizad el de Arla «lactofree»).
  • Perejil para espolvorear (de especia) y si os gusta también podéis ponerles pimienta de colores
  • Chorrito de aceite para freírlos

*Utilizad un par de cucharas para rellenar

Preparación:

No hay misterio ni técnica especial, es muy sencillo, lo primero es extender los filetes de uno en uno a lo largo.

Coger una cucharada con pancita de queso de untar, y con ayuda de otra cuchara le dais forma y lo ponéis en el medio y a lo ancho del filete de cinta de lomo. Coger un extremo hasta tapar el queso por lo menos a la mitad, y con el otro lo mismo. Un vez cerrado el rollito, podéis presionar un poco para que se extienda el queso hacia los bordes y no se quede todo en el centro.

Como rellenar los lomitos

Cómo rellenar los lomitos

 

Y ya los tenemos montados. Si tenéis dudas de que se abran como yo la primera vez, podéis poner unos palillos en los extremos, pero no es necesario, tiene bastante consistencia y se quedan cerraditos.

Rollitos rellenos

Rollitos rellenos

Llegó el momento de freír, poner un chorrito de aceite, y a fuego medio, para que no se quemen y se hagan bien por dentro, los ponemos con la junta hacia arriba. Y vamos dándoles vueltas con cuidado de que no se abran, con dos cucharas de palo.

Preparados para freír

Preparados para freír

Dadle unas cuantas vueltas para que se hagan bien, y si queréis, al finalizar, podéis subir un poco el fuego para que doren un poco por fuera.

Dándoles vuelta

Dándoles vuelta

Cuando ya estén en la última vuelta los ponemos con la junta hacia arriba de nuevo y espolvoreamos perejil y dejamos unos segundos para que coja calor, le da un toque de color y de sabor ideal.

Rollitos de lomo con queso philadelphia

Rollitos de lomo con queso philadelphia

Ya tenéis los rollitos de lomo con queso philadelphia listos para comer con el acompañamiento que más os apetezca. Son muy ricos, sorprenden y son facilísimos de hacer. Espero que os guste la idea.

Gazpacho andaluz versión suave «El verano ya llegó»

Gazpacho andaluz suave

Bueno como era de esperar, es hora de empezar con recetas veraniegas y a 1 de Julio es casi obligatorio, así que nos estrenamos con el tan famoso y sonado gazpacho andaluz. Ya sabéis que cada maestrillo tiene su librillo, pero podéis hacer las variaciones que creáis convenientes según os guste, yo os doy el listado para hacer un gazpacho andaluz suavecito.

Es una receta sencillísima, que tiene millones de seguidores, refrescante, con mucho sabor y muy nuestra.

Con estas cantidades os saldrá aproximadamente 1 litro y medio de gazpacho andaluz, así tendréis para varias personas o para varios días.

Ingredientes para el gazpacho andaluz:

  • 1 kg de tomates de pera bien maduros y rojos (podéis usar otra  variedad, pero estos dan muy buen sabor y textura)
  • 1 pimiento verde italiano mediano
  •  1/3 cebolla blanca mediana
  • 2/3 pepino pequeño
  • 1 diente de ajo (podéis añadir mas)
  • 400 ml de agua
  • Un pico de pan duro (un trocito del día anterior)
  • 3-4 cucharas soperas de aceite de oliva virgen
  • 3-5 cucharas soperas de vinagre de vino (al gusto)
  • Sal (al gusto)

Preparación:

Como siempre empezamos lavando y cortamos toda la verdura, no hace falta que esté muy pequeño porque lo vamos a batir.

Mientras, en una jarra o cuenco grande ponéis el pico del pan duro del día anterior , debe ser un trocito no muy grande porque sino nos quedará muy espeso, y le añadimos el agua, de esta manera ablandará.

Ahora en donde vayamos a batir, empezamos a poner la verdura toda troceada, añadimos el pan hinchadito, el aceite, el vinagre y la sal. Empezamos a batir añadiendo el agua poco a poco, vamos viendo la textura que queremos que nos quede.

Una vez todo batido, probamos como está de sabor y si nos gusta nos vamos al último paso para que nos quede un gazpacho fino, fino y que repita menos.

Cogemos un colador y vamos pasando el gazpacho ayudándonos con una cuchara haciendo círculos dejando pasar el líquido, y retirando lo que queda, que será casi todo las pepitas del tomate.

¡¡¡Y tachaaaaaán!!! Ya tenemos un gazpacho andaluz sencillito y fino, listo para meter en la nevera y tomar bien fresquito.

En mi casa se toma sin más, para beber. Pero es muy típico acompañarlo de unos picatostes de pan que podéis hacer o comprar, y unos cuadraditos de pimiento, cebolla y pepino si os gusta ponerle tropezones y comerlo con cuchara.

En cualquiera de las versiones, espero que lo disfrutéis 😉

Quesadillas de jamón y queso «Como otras tantas, a mi manera»

Quesadillas de jamón y queso

Esta receta de quesadillas de jamón y queso, es sencillísima de hacer y es una de esas comidas que no se nos ocurre hacer normalmente porque no son nuestras, pero que merece mucho la pena. Es una receta mexicana y su base son las tortitas de maíz y el queso, de ahí su nombre, luego podemos introducir en su interior los ingredientes que más nos gusten. En este caso yo he utilizado dos clases de queso, jamón y en las de mi marido tomate natural. Por supuesto podéis hacer versión vegetariana y ponerle pimientos, champiñón o lo que os apetezca.

Esta vez la hice para cenar nosotros dos, pero en función de las personas rellenad más o menos 1 tortita y media por persona.

Ingredientes para quesadillas de jamón y queso:

  • Tortitas de trigo
  • Queso rallado (podéis utilizar los que queráis, incluso sin lactosa por supuesto, en este caso rallé parmesano y old amsterdam que son de mis favoritos, pero podéis comprar los paquetes de 4 quesos y os quedarán de lujo también)
  • Jamón york
  • Tomate natural picado si os gusta
  • Chorrito de tomate frito
  • Tabasco unas gotas (opcional si os gustan el picante)

Preparación:

Fácil no, lo siguiente. Lo primero para preparar las quesadillas es precalentar el horno a 200 grados, y mientras, prepararemos nuestros ingredientes. Picad el jamón y el tomate natural si lo queréis, y rallad el queso si no lo habéis comprado ya rallado. Con todo ésto hecho empezamos el montaje.

Extended la tortita y empezamos como si fuera una pizza, le ponemos un chorro de tomate frito y las gotitas de tabasco y con una cuchara extendemos haciendo círculos. Ésto no lo pone todo el mundo pero a mí me encanta y además ayuda a que se quede todo en su sitio en las quesadillas.

Ahora rellenamos desde el centro a un lado, solo una mitad para poder doblar, con el queso rallado, el jamón y si lo habéis picado el tomate natural, doblamos y lo tenemos listo para cocinar.

Originalmente se hace en planchas o parrillas pero para mí es mas cómodo hacerlo en el horno y quedan estupendas, este verano las haré en la barbacoa, eso seguro. Como lo tenemos precalentado solo tenemos que introducir las quesadillas en la bandeja del horno o en una fuente, como prefiráis, y las dejamos unos minutos con 5 más o menos os vale, mirad que esté derretido el queso y entonces lo ponemos solo arriba para que tueste un poquito la tortita. Las sacamos y con una tijera cortamos a la mitad y las servimos.

Y sin mas trabajo tendremos unas quesadillas estupendas como ya aviso en el título, a mí manera.

Otra cosa que podéis añadir si os apetece es el pico de gallo que es su acompañamiento original, y es muy fácil, se hace con un picadito de tomate, cebolla, cilantro, zumo de limón y chiles jalapeños.

Espero que os gusten, son perfectos para cenas rápidas, como entrantes o para picoteos con amigos y familiares. Creo que triunfaréis con esta receta tan sencillita.

Panna cotta tradicional

panna cotta tradicional

¡Última entrega del especial Italia! El viernes os mandaremos un resumen así que si todavía no lo has hecho, suscríbete a nuestro newsletter.

Esta receta de panna cotta tradicional os va a encantar y es realmente fácil de hacer. La panna cotta es un flan realizado con nata realmente famoso en Italia originario de la Región de Piamonte, de hecho, la traducción de panna cotta en italiano no es otra que nata cocida.

Esta panna cotta tradicional es sin lactosa, por supuesto.

Ingredientes para la panna cotta tradicional:

Para cuatro raciones:

  • 400 ml de nata líquida sin lactosa
  • 2 hojas de gelatina neutra
  • 2 cucharadas de vainilla en polvo azucarada
  • 60 gr de azúcar

Preparación:

Ponemos en frío la nata con la gelatina a fuego medio hasta que rompa a hervir y bajamos al mínimo, añadimos en ese momento el azúcar y la vainilla y dejamos que se cocine 10 minutos con el fuego al mínimo. Retiramos del fuego, colamos bien y repartimos en los moldes.

cocinando la panna cotta tradicional

Enfríamos en la nevera durante al menos 3 horas. La textura tiene que ser la misma que la del flan. Desmoldamos y decoramos con la cobertura que nos apetezca.

Tradicionalmente se toma con chocolate líquido o con salsa de frutos rojos. Hoy he optado por sirope de chocolate, pero con caramelo también está buenísima.

¡A disfrutar!

Mini pizzas caseras «un exprés delicioso»

Mini pizzas caseras horneadas

Para esos días de flojera total, en los que abrimos la nevera cien veces a ver si aparece algo sencillo. Esos en los que por supuesto tenemos hambre y ¡queremos comer! aunque no queremos complicarnos la vida. Esta receta es todo un invento para esas noches vagunas. ¡Mini pizzas caseras!

Pero no solo eso, también pueden quedar estupendas para una fiesta que tengáis en casa o para conseguir que los niños más difíciles cenen bien.

Allá vamos con las mini pizzas de lo que tengáis por casa.

Ingredientes para las mini pizzas caseras:

La base:

  • 1 paquete de obleas de empanadilla pequeña (vienen 16 obleas, yo utilicé 8 para 2 personas y si vais a poner más cosas para picar con 2 obleas por persona vale)
  • Tomate frito
  • 1 paquete de queso rallado (yo utilizo para algunas queso sin lactosa y en otras el de 4 quesos que gratina estupendamente)

Los ingredientes que tengáis:

En este caso os anoto los que yo utilicé:

  • 1 paquete de taquitos de jamón serrano
  • 1 lata de atún
  • 1 lata pequeña de maíz

* Podéis hacerlas vegetarianas, con setas, champiñones, pimientos de varios colores o varios quesos.  Os dejo foto de unas vegetales que hice para mi Sara que por cierto quedaron realmente buenísimas.

Mini pizzas vegetales champiñon y pimientos

*También podéis hacerlas de chorizo, salchichas, carne picada, jamón york o cualquier cosa que se os ocurra o tengáis a mano en la nevera ese día. ¡Utilizar la imaginación!

Preparación: .

Lo mas fácil del mundo mundial. Lo primero es precalentar el horno a tope para que esté bien calentito. Mientras tanto preparamos nuestras maravillosas y rápidas mini pizzas caseras.

Cubrid la bandeja con papel de  horno para que no se os pegue y sea fácil retirar las mini pizzas. Separad cada oblea y distribuidlas por la bandeja del horno.

Cuando las tengamos ponemos unas gotas de tomate frito en cada una y extendemos con una cuchara hasta cubrir toda la oblea, añadimos el queso rallado y encima el ingrediente que vayamos a utilizar, en este caso, yo hice 5 de atún y maíz y 3 de jamón serrano. Veréis la sencilla preparación en las fotos.

Pincha en las fotos para ampliar.

Y llegó el momento de hornear: Metemos la bandeja y bajamos a unos 180 grados para que no se quemen y se haga bien el hojaldre de la empanadilla, cuando lleve unos 5-7 minutos revisamos como están, ya se estarán cocinado y solo nos faltará dorarlas un poco poniendo otra vez el horno al máximo y solo arriba para que cojan colorcito. Las dejamos un poquito más  como unos 3-5 minutos hasta que estén a vuestro gusto. Id mirando, no dejéis el horno solo una vez esté a máxima potencia. Sacamos y retiramos con la ayuda de una espumadera o lo que os sea mas cómodo.

Y tachán una cena divertida, fácil y rápida que enamorará a más de uno. Espero que os guste la idea y que la pongáis en práctica esta misma noche. Mandadnos vuestras fotos y animaos a contarnos cómo os quedan y con qué las habéis hecho vosotros.

Pasta Boloñesa o «macarrones de la playa»

Pasta-bolonesa

Esta receta de pasta boloñesa como muchas otras tiene su pequeña historia, cuando era una enana no comía absolutamente ¡nada! para desesperación de mis pobres padres. Pero allí estaba siempre mi abuela con sus increíbles recetas, y ésta era una de las pocas que yo comía, mal, fatal, pero algo comía. Como cualquier niño mal comedor, si estaba entretenida era mas fácil engañarme. De modo que mis pobres padres y mi santa abuela, me hacían el tupper para llevármelo a la playa, y allí corrían detrás mía, de un lado para el otro con el tenedor, por toda la playa, para que la niña de las narices comiera un poco de los famosos macarrones de la playa. Todavía a día de hoy todos mis tíos cuando me ven comer tan bien actualmente, me recuerdan el suplicio que era darme de comer.

Por otro lado os contaré que tengo pasión por Italia que es una delicia de país y tiene una cultura gastronómica que me vuelve loca, y por ello le he hecho una pequeña modificación, para que sea la receta mas parecida a la tradicional italiana y le he puesto zanahoria que por lo que yo recuerdo, mi abuela no se la ponía. Es una receta facilísima de hacer y que queda realmente rica.

Salsa os saldrá para 4 personas facilmente y la pasta, yo pongo aproximadamente unos 150 gr por persona.

Ingredientes para la pasta boloñesa:

  • 1 cebolla
  • 2 o 3 zanahorias
  • 500 gr de carne picada
  • 100-150 ml de vino blanco
  • Sal y pimienta
  • Tomate frito (como siempre os enlazo la receta del casero, que se tarda poquísimo en hacer, y se nota la diferencia bastante en el sabor)
  • Hélices de pasta (yo uso éstas porque son las que ponía mi abuela, pero lo podéis hacer la clase de pasta que mas os guste y el peso según cuántos seáis para comer)
  • Queso rallado (Podéis utilizarlo sin lactosa si sois intolerantes).
  • Aceite de oliva virgen

Preparación de la pasta boloñesa:

Lo primero es decidiros por tomate frito de brick o casero, os recomiendo que lo hagáis casero, en este caso empezad por aquí. Seguid los pasos de la receta que os enlazo y tendréis una salsa de tomate frito casero, realmente increíble.

Lavar, pelar y picar la cebolla y la zanahoria (yo la pongo en cuadritos) y salpimentar la carne al gusto.

Mientras hacéis la salsa podéis ir poniendo una olla con agua salada a hervir y cocer la pasta el tiempo que os aconsejan en el paquete suelen poner dos tiempos con una diferencia de 2 minutos entre ellos, yo siempre pongo el mínimo porque me gusta al dente y según los italianos así debe ser.

En una sartén con fondo, ponemos un chorro de aceite de oliva virgen y empezáis pochando la cebolla a fuego medio, cuando empiece a ponerse transparente, le añadimos los cuadritos de zanahoria y dejamos que se sofría un poco con la cebolla, hasta que comience a ablandarse.

En este momento introducimos la carne picada salpimentada y vamos sofriendola con la verdura poco a poco y moviendo, para que se deshaga bien.

Cuando haya tomado color y veamos que se está haciendo y que está bien desmigajada, le añadimos el vino blanco y dejamos que se evapore y mezcle bien con la carne moviendo de vez en cuando. En el momento que esté el vino evaporado, le añadimos la salsa de tomate y dejamos que cueza con la carne y la verdura unos 10-15 minutos más para que termine de hacerse, se mezclen bien los sabores y coja la textura adecuada.

Ponedle queso rallado por encima para terminar de darle el gusto y el toque italiano.

Y por fin podremos disfrutar de una receta de pasta boloñesa de tradición italiana, buenísima, muy facilita de hacer y que a parte de a los mayores, suele gustar muchísimo a los más pequeños.

Espero que la disfrutéis y os traiga un poquito del aroma de la bella Italia a vuestras cocinas.

Chili con carne exprés «Rápida y maravillosa receta estilo tejano»

Chili con carne

Esta receta de chili con carne me la ha hecho mi padre unas cuantas veces, está inspirada en la clásica receta de chili con carne de Texas, solo que con algún truquito original para hacer de ella una receta divertida, original, rápida y deliciosa. Vamos a ello.

Ingredientes del chili con carne:

  • 2 botes de alubias rojas
  • 3/4 kg de carne picada (yo he usado de ternera)
  • 1 cucharita de postre de chili de en polvo (antiguamente se encontraba con facilidad en muchos supermercados, esta vez me costó bastante encontrarla y recurrí a la tienda Taste of america, que por suerte hay unas cuantas aquí en Madrid y en algunas otras ciudades de España que podéis ver en el enlace que os hago a su página web, así que no os costará mucho encontrarla. Eso sí, tened en cuenta que es picante, no como la especia que había por aquí que no picaba nada, y entonces le poníamos un par de cayenas).
  • 1 pastilla de caldito de carne (podéis utilizar si preferís de verduras)
  • 2-3 dientes de ajo
  • 2 cebollas
  • 1 lata de 300 gr de maíz (esto es opcional, es un toque familiar que le queda muy rico)
  • 1 chorro de soja
  • 1 chorro de vino blanco (también opcional, nosotros lo ponemos porque ayuda a deshacer un poco la cebolla y da buen sabor)
  • 500 ml aproximadamente de agua
  • 1 chorro de aceite de oliva virgen para sofreír la verdura y la carne

Preparación:

Como os digo siempre lo primero es empezar preparando los ingredientes, pelar y picar la verdura y enjuagar y escurrir el maíz.

Una vez tengamos todo preparado para comenzar, ponemos en una olla profunda un chorro de aceite a fuego medio para empezar sofriendo el ajo (yo lo he picado con un pica ajos que son realmente útiles y actualmente han bajado los precios) y la cebolla, hasta que esta esté transparente. Entonces añadimos la carne picada, y poco a poco vamos sofriendo y deshaciendo con una cuchara de madera. Cuando veamos que la carne va tomando color, le añadimos el chorrito de vino para que se deshaga la cebollita y removemos un poco. Añadimos también el chorrito de soja, el caldito de carne troceado y la cucharadita de chili en polvo, y seguimos removiendo y mezclando bien hasta que esté totalmente hecha la carne.

En este momento solo nos queda rematar introduciendo el maíz y las alubias rojas, e ir removiendo para que todo coja el sabor de las especias. Y ya solo nos queda añadir poco a poco el agua para que no se quede seco y dejar que hierva unos 10 minutos apagar el fuego y dejar reposar un poquito. No debe quedar aguado, lo veréis en las fotos.

Pincha en las imágenes para ampliar.

Si queréis darle un toquecito más y además acompañarlo fácilmente, decoradlo con los típicos nachos o con unos Doritos.

Y tan tachaaan… tenemos nuestro estupendo chili con carne de Texas de una manera rápida, sencilla y riquísima.

Repollo con huevo de mi abuela Dolores (o eso es lo que pensaba yo…)

repollo con huevo

Mi abuela Dolores, esa mujer a la que adoro, que ha cuidado de mí durante muchos años, esa señora que hace maravillas como muchas abuelas con la pensión de mi abuelo (bueno, las hacen juntos, porque no veas qué modernidad, ellos llevan siendo progres en casa desde que recuerdo, siempre han compartido todas las tareas), esa que reinventa todas sus recetas para que a su nieta vegetariana no le falte nunca de nada, ella, es la que consiguió que me aficionase al repollo con huevo.

Una verdura que por otra parte dices… por qué… como la lombarda, o las acelgas… Sí, soy vegetariana (y entonces qué comes???), pero como a todos, pues hay cosas que me gustan y otras que no.

Bien, pues un domingo que comemos en su casa me presenta esta receta hiper sencilla, y cuando veo el repollo tiemblo, pero me hago la adulta, lo prueba, y me encanta… Desde entonces pasa a ser una de mis recetas favoritas, aunque solo la como cuando me la cocina mi madre, que imita religiosamente y con éxito la receta de su madre.

Pues me acabo de llevar un chasco grande… Llamo a mi abuela en plan nieta cocinillas, y le digo que me dé la receta del repollo. Y me dice ¿Cuál? Digo la de repollo con huevo ¿Qué dices de huevo? El repollo lo rehogas con ajito… Digo que no abuela, la que me hiciste aquel día que…. que no! que eso era coliflor! Digo joé abuela que no, que me acuerdo perfectamente… y por no quedar mal se ha inventado la receta, que debió ser lo que hizo aquel día… uy qué soso me ha quedado esto, voy a echarle huevo… pues lo petó.

Una receta para principiantes, para niños a los que no les gustan las verduras, para una cena ligerita, para lo que os apetezca…

Ingredientes para el repollo con huevo:

  • 1 repollo
  • 3 cebollas
  • 3 dientes de ajo
  • 4 huevos
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación:

Troceamos pequeñito todo el repollo, lo lavamos bien y lo ponemos a hervir con aceite de oliva  y sal hasta que esté blando (en la olla express, con un vaso de agua, 10 minutos hasta que suba, y luego a fuego lento 10 minutos más).

Mientras tanto picamos el ajo y las cebollas y lo vamos sofriendo todo a fuego lento.

Cuando el repollo termine, lo escurrimos bien y lo incorporamos al sofrito, que se rehogue todo junto. Por último, batimos los cuatro huevos y los incorporamos hasta que se haga el huevo sin dejar de remover y con el fuego un pelín más alto. El único secreto es que el huevo no se cocine demasiado.

A comer este riquísimo repollo con huevo!

1 2 3