Posts Tagged ‘croquetas’

Croquetas vegetarianas de espinacas y piñones navideñas

Brochetas-de-croquetas-vegetarianas-de-espinacas-y-piñones-navideñas

¡Buenos días familia! Ya se que últimamente estamos tardando un poco en cada entrega, pero es que andamos super liadas y preferimos la calidad a la cantidad, hoy os traemos una receta para que deslumbréis estas navidades a vuestros comensales con un entrante especial, estas preciosas brochetas de croquetas vegetarianas de espinacas y piñones, decoradas con tomates cherry de dos colores y estrellas de zanahoria.

Hoy se la dedico a todas las vegetarianas de mi vida, que siempre me andan reclamando que les haga mas caso, y que además se que alguna está cansada de que le digan que come mal por ser vegetariana, pues vamos a demostrar que eso no es verdad, y además enseñar que vosotras también podéis comer fritanguita de vez en cuando, pero de la buena 😉

Espero que os animéis a hacerlas también los que no sois vegetarianos, porque quedan deliciosas y tienen un toque muy original, además hoy en día casi todo queremos incluir mas vegetales en nuestra cocina, y con estas formulas tan chulas es mas fácil. A parte os dejo una ventaja para las fechas navideñas que tanto nos agobian, y es que podéis dejarlas hechas y congeladas para sacar el día que las necesitéis y así ahorraréis tiempo sin dejar de utilizar productos 100% naturales y caseros.

La receta con estas cantidades me ha dado para 36 croquetas, que si las montáis en brochetas como yo cunden muchísimo, porque van 2 croquetas por cada una. Como siempre acorto un poco la receta con los enlaces a las que ya tenemos.

¡Vamonooooooooooooos! Y porfi no os asustéis, solo es larga porque yo soy muy pesada y os quiero explicar todos los pasos pero ¡NO! y repito, ¡NO! es una receta difícil.

Ingredientes para croquetas vegetarianas de espinacas y piñones:

  • Bechamel casera (tenéis todos los ingredientes y pasos en el enlace,aun así os daré alguna instrucción mas especial para esta receta)
  • 60 gr de piñones
  • 500 gr de espinacas fresca (2 bolsas y os sobrará un poco)
  • tomates cherry de dos colores ( yo compre como 400 gr de los dos, pero podéis pedirle al frutero la cantidad exacta si sabéis cuantas brochetas vais a montar)
  • 4 Zanahorias gordas (lo mismo según la cantidad que hagáis, pero de cada una os pueden salir unas 6 estrellas, según grosor)
  • Harina, 2 huevos grandes y pan rallado para el empanado.
  • sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra.
  • Palitos de madera de pinchitos o brochetas y papel de horno.

Primer truco para esta receta, tener un centruifugador de verduras (en el chino los tenéis entre 3-5 €)

 
centrifugadora de verduras

centrifugadora de verduras

Preparación:

Como os digo siempre es muy fácil hacer cualquier receta si seguimos los pasos y somos ordenados, por eso yo siempre intento ser muy detallada en las explicaciones. Hoy os daré bastantes trucos para las croquetas. Ya sabéis que la receta de las croquetas aunque no es difícil, para que sea perfecta (que es como a mi me gustan las cosas) hay que seguir los pasos y los tiempos , así que contar con que son unos dos días de cocina, uno para la masa y el reposo, y otro para liaras. Hay gente que lo hace todo en el día, cada uno que haga lo que quiera, yo os doy mi recomendación.

Día 1 – preparación de la masa y reposo:

Bueno empezaremos blanqueando las espinacas, lo vuelvo a explicar para los nuevos, ponéis una olla con agua y sal a hervir, cuando este en ebullición, introducís las espinacas y dejáis cocer 3 minutos, las sacáis a un escurridor y las enfriáis con el agua del grifo para que no pierdan el color. Las dejáis escurriendo un rato mientras hacemos tostamos un poco los piñones y luego las pasaremos por la centrifugadora de verduras.

Ponemos una sartén antiadherente al fuego medio-bajo con los piñones y vamos dejando que se doren sin aceite, moviendo de vez en cuando hasta que hayan dorado un poquito (sin quemarlos ¡porfavor!) retiramos y reservamos.

Ahora que las espinacas habrán perdido un poco de agua por si solas, abrimos nuestra centrifugadora y las introducimos, cerramos y damos vueltas unos segundos, abrir y sacar el liquido, vais a alucinar con el mogollón de agua que sale, y yo repetí la operación unas 7-8 veces hasta que ya casi no salía nada. =0

líquido sobrante espinacas

líquido sobrante espinacas

Os voy a explicar porque en esta receta es tan importante, en otras recetas con escurrirlas a mano nos valdría, pero la espinaca es una verdura que guarda muchísima agua, como vais a comprobar con la centrifugadora, y ese agua podría estropear nuestra bechamel haciéndola demasiado líquida de forma que sería bastante difícil manejarlas y muy probablemente se nos romperían al freírlas.

después de dejarlas bien escurridas, las ponéis en una tabla con un cuchillo las cortáis y reservamos.

espinacas picadas

espinacas picadas

Mientras tanto podemos ir haciendo nuestra bechamel casera, ya sabéis que en este enlace tenéis los pasos básicos de la behcamel, pero hoy os voy a hacer un par de cambios en los ingredientes, he suprimido la nuez moscada porque no me gustaba la combinación (esto es opcional) y en vez de 1/2 cebolla he usado una cebolleta de tamaño medio bien picadita, a parte por aquello del agua de las espinacas he dejado un poco mas espesa la bechamel, usando aproximadamente unas 4 cucharadas soperas colmadas de harina y algo menos de 1/2 litro de leche (en mi caso desnatada y sin lactosa). Ya sabéis que las proporciones dependerán un poco de la leche que usemos, asique tenéis que jugar un poco para ver la combinación perfecta para cada uno, pero así os hacéis una idea aproximada de medidas, no suele cambiar mucho.

Una vez tengamos nuestra bechamel perfecta de textura (recodar que podéis pasar la batidora si no queréis notar los trozos de cebolleta) os suelo recomendar dejarla cocer unos 10 minutos a fuego muy lento, en este caso cuando esté, la dejamos cocer y añadimos las espinacas y los piñones y mezclamos bien durante al menos los últimos 5 minutos para que se mezclen bien todos los sabores. Probar el punto de sal, porque este es el momento de rectificarlo si hiciera falta.

La masa de las croquetas vegetarianas de espinacas y piñones

La masa de las croquetas vegetarianas de espinacas y piñones

Extendemos en una fuente y tapamos con papel film pegado a la masa («a piel» como dicen los cocineros pro) para que no se oxide y dejamos a temperar. Cuando esté a temperatura ambiente, la metemos en la nevera y la dejamos reposar unas 8-9 horas para que se mezclen bien los sabores y para que al enfriar coja bien la textura para poder trabajar con la masa en perfectas condiciones, es ideal dejarla hecha por la tarde y liar las croquetas a la mañana siguiente.

masa para reposar

masa para reposar

Día 2 – preparación de la croqueta y decoración:

Para estas croquetas os traigo mas truquitos porque las que son de verduras tienen una consistencia especial y yo las trato con un pelín mas de mimo.

Vamos a ello, preparar los pasos como os guste, yo suelo colocarme como una cadena de montaje, con la masa, la harina, el huevo batido y el pan rallado y un par de bandejas con papel de horno para ir poniendo las croquetas según los pasos sin que se peguen.

Empezamos haciendo las bolitas y con ayuda de una cuchara ir sacando aproximadamente la misma cantidad de masa para que nos queden mas o menos iguales.

Truco- impregnarnos un poco las manos con aceite de oliva para hacer las bolitas sin que se nos peguen a las manos

 

el siguiente paso es pasarlas por harina (os recomiendo hacerlo con las manos en vez de rebozarlas en bol de la harina para que no sea una capa muy gorda, luego pasarlas por el huevo (si os ayudáis con una cuchara no os pringáis tanto) y como último paso darles la capa de pan rallado. Cuando son se vegetales yo prefiero darles dos pasadas de empanado para asegurar que no se vayan a romper. Si véis la receta de corquetas de la abuela os daréis cuenta que no les doy tanto tratamiento.

Los pasos para hacer las croquetas vegetarianas

Los pasos para hacer las croquetas vegetarianas

Bueno pues hasta aquí tenéis hechas las croquetas, solo nos queda freírlas, con el aceite bien caliente, en un cazo con profundidad para que queden cubiertas y sin poner muchas a la vez,  o congelarlas que yo lo prefiero (este paso también ayuda a que no se rompan con tanta facilidad) y cuando las queráis utilizar, las sacáis 10-15 minutos antes de freírlas.

Nuestro árbol de navidad de croquetas de espinacas y piñones

Nuestro árbol de navidad de croquetas de espinacas y piñones

Y para terminar solo nos queda montar nuestras preciosas brochetas de croquetas vegetarianas de espinacas y piñones, con la ayuda de unos tomatitos cherry de colores y unas estrellitas hechas con zanahoria.

Nuestro delicioso relleno vegetariano

Nuestro delicioso relleno vegetariano

¡Y disfrutar a tope con la familia! porque nos han quedado preciosas y riquisisisimaaaaaaaaaaaaaaaaaas

Espero ver cuales son vuestras reacciones y espero que alguno las haga y me mande fotitos 😉

Croquetas de la abuela (tradición paso a paso)

Croquetas de la abuela

Tengo que empezar diciendo que las croquetas de mi abuela eran ¡¡¡las mejores del mundo!!! tanto es así que me cuesta comer croquetas en la calle o de las que hacen otras personas, porque realmente no me saben igual de buenas, por supuesto a mi tampoco me salen igual, y sé que nunca me sabrán como las que ella me hacía, eso sí, sigo la tradición y las mismas pautas que ella utilizaba.

Era tanta mi pasión por esas croquetas que un año en mi cumpleaños, me regalo un tupper gigante de croquetas, con una flor de tela para que lo recordara… todavía la flor está en mi cocina y me acompaña todos los días de mi vida, un pedacito de ella, que hace que me mi mente se llene de hermosos recuerdos de momentos vividos juntas.

Debo deciros también que para mí hacer esta receta es un ritual de tradición familiar, y que si realmente queréis que salgan buenas, no tengáis prisa y hacerla paso a paso, siguiendo las indicaciones que os dejo a continuación.

Ingredientes para las croquetas de la abuela:

  • Bechamel (os enlazo la receta del paso a paso, pero os pongo las cantidades utilizadas):

– 3 Cucharas soperas colmadas de harina
– 2 Cucharas soperas de margarina (o mantequilla o aceite o incluso mezcla, yo usé mitad margarina y -mitad aceite de oliva virgen)
– 400 ml. litro de leche sin lactosa (da igual que tipo de leche sea)
– Nuez moscada y pimienta para espolvorear, cantidad al gusto
– Un poco mas de 1/4 cebolla

  • 1/2 gallina cocida en el puchero (también podéis utilizar 1/2 pollo o 1/4 y 1/4 de cada como os digo en la receta del puchero)
  • 150 gr aprox. de jamón serrano
  • 2 huevos duros picaditos
  • 1 o 2 huevos batidos para empanar
  • pan rallado

Preparación:

Por supuesto lo primero que tendréis que preparar es la bechamel, como os dije anteriormente no la voy a describir paso a paso, para que no se nos haga eterna la explicación de la receta, pero os he dejado las cantidades que usé prácticamente exactas en los ingredientes. También os diré que mi receta es apta para intolerantes a la lactosa, ya que utilicé la leche sin lactosa y margarina de oliva (os adjunto foto) . Como siempre digo ir viendo la textura, un truco de mi abuela para saber que la bechamel estaba al punto para las croquetas, es pasar la pala de madera por en medio y que las dos partes de la masa quedarán separadas unos segundos, sin cubrir al instante el rastro que deja la pala, osea que no esté líquida. No dejéis la bechamel al fuego sola, remover continuamente. Y cocinarla a fuego lento.

Picar la gallina y/o el pollo,  los huevos duros y el jamón pequeñito ( si os sobra un poco añadirlo a la sopa del puchero que queda riquísimo).

Una vez tengamos la bechamel en su punto, a fuego bajito, añadimos la gallina/pollo, el jamón y el huevo, sin parar de remover y viendo que no pare de hervir la bechamel, unos 6 minutos más. Para que la bechamel coja bien el sabor de los ingredientes. Y retiramos del fuego y vertemos la masa en una fuente expandiéndola bien para que enfríe. Cuando esté a temperatura ambiente, la tapamos con film de cocina y a la nevera a reposar hasta el día siguiente, se que le mayoría de la gente las hace el mismo día, pero para mi gusto, no se impregna tanto el sabor. Y como os dije anteriormente para mí es un ritual.

Al día siguiente, sacamos la masa y con la ayuda de dos cucharas soperas y las manos, empezamos a darle la forma, y pasarlas por el huevo batido y el pan rallado, como cualquier otro empanado. De nuevo el ritual es meterlas en uno o varios tupper porque salen muchas(si necesitáis hacer dos plantas de croquetas, poner una base intermedia de papel de aluminio para que no se peguen), y al congelador para freírlas al día siguiente, la gente las hace en el momento. Lo mismo este es mi ritual de las croquetas. Sacar las croquetas del congelador 10 minutos antes de freírlas. Y mi consejo es que las friáis en una sartén o cazo profundos con bastante aceite caliente, y una vez que las introduzcáis poner a fuego medio y darles vuelta con ayuda de un par de palas de madera. Suelen salir remesas de aproximadamente unas 20 croquetas, a mi esta vez me salieron 23.

Una recomendación, para la cocina en general y en especial para recetas laboriosas, en las que vamos a hacer varios pasos o que no nos podemos despegar de los fuegos, es ir recogiendo y limpiando mientras cocináis, en este caso es muy importante no dejar las paletas ni los cazos pringados con la masa para después, si no os da tiempo o estáis empezando y todavía no podéis hacer tantas cosas a la vez, por lo menos ponerlo a remojar mientras seguís cocinando. Hay una frase que siempre me decía mi padre que me encanta. «Un buen cocinero, termina a la vez de limpiar que de cocinar»

Y fin, a disfrutar de las croquetas mas elaboradas y riquísimas del mundo.

Bechamel para masa de croquetas. Cómo hacer bechamel casera

hacer bechamel

Una receta un poco laboriosa, pero que da un toque super especial a las comidas. Para mi una receta básica para miles de platos que os iré enseñando.

Ingredientes para hacer bechamel:

  • 2 Cucharas soperas de mantequilla o si se prefiere de aceite de oliva* (para intolerantes a la lactosa)
  • 3-4 Cucharas soperas de harina (según si es para masa o salsa)
  • ½ – 3/4 L de leche (según si es para masa o salsa)
  • Sal, pimienta y nuez moscada* ( cuidado con los alérgicos a los frutos secos, en este caso omitir)
  • ½ Cebolla si es para masa de croquetas

Preparación:

Para que sea facil de hacer y no se nos hagan grumos, es muy importante que tengamos la leche caliente ya sea un cazo a fuego lento para que no se pegue o en el microondas aunque de esta manera se enfría antes (preferible mantenerla en el cazo).
Poner la mantequilla o el aceite ( o mitad y mitad), y sofreír en ella la harina unos 4-5 minutos, es muy importante para quitarle el sabor a crudo, si es para masa de croquetas poner antes la cebolla a pochar y después añadir la harina.
Lo siguiente es ir añadiendo poco a poco la leche caliente, con un cucharón, de uno en uno y ligando bien, sin parar de remover para que no se pegue el fondo y no nos queden grumos.

Añadimos la sal y la pimienta según nos guste, y añadir la nuez moscada ( cuidadito con los alérgicos a los frutos secos, lo digo por experiencia), tiene que ser un poquito para dar sabor, cuidado con no pasarse. Dejar cocer la bechamel unos 10-12 minutos a fuego muy lento sin dejar de remover, veréis que va cogiendo colorcito.

En caso de que quede algún grumito o que sea para la masa de croquetas y no queremos que se noten los trozos de cebolla podemos pasar la batidora. Si vierais que no tiene el espesor que queréis conseguir no le pongáis mas harina en crudo, porque quedará ese sabor, en este caso podréis utilizar un poco de maizena para arreglarlo, creo que incluso hay gente que la hace directamente con maizena en vez de harina.

Y al fin tendremos una bechamel tradicional y riquísima. Si queréis los detalles para las croquetas ver la receta completa de croquetas de la abuela.