Archivo de ‘Verduras’ categoría

Salmorejo con jamón y huevo de codorniz

salmorejo con jamón y huevo de cordoniz

¡Buenos días! que no bonitos…. esta vez…. pero no vamos a dejar que esta lluvia repentina y medio loca nos fastidie el día, así que vamos a seguir adelante con nuestro día y nuestra receta de Salmorejo con jamón y huevo de codorniz, y siii ya lo sé, es típico de los días de calor, pero como de repente ha entrado este tiempo feo me he revelado y os traigo la receta igualmente.

La receta del Salmorejo es antiquísima y super tradicional y yo lo siento pero esta vez no os voy a descubrir nada nuevo… espero que lejos de decepcionaros, os anime a preparar esta sencilla y tradicional receta de salmorejo. Ya que esta vez he decidido ponerme formal y respetar la tradición, he querido darle un toquecito con los huevos de codorniz en la presentación para que por lo menos os quede ¡chulo, chulo!

Aprovecho para recordaros también tenéis la receta del Gazpacho andalúz, que aunque muchos lo crean, el gazpacho y el salmorejo no son lo mismo.

¿Nos vamos a ello? Porque yo he decidido alegraros este día gris con buena música, en este momento suena Stand by me, en su mejor versión «Playing for a change» (os dejo el enlace por si queréis poneros en situación) y la maravillosa receta de Salmorejo 😉

Ingredientes para Salmorejo con jamón y huevo de codorniz:

  • 1 kg de tomates de pera (bien maduros)
  • 3/4 barra de pan dura con mucha miga de unos 300-350 gr (el mas ideal el pan de telera cordobés, si no lo tenéis no pasa nada, yo he utilizado otro también)
  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra (esta vez no valen sustituciones)
  • 1 diente de ajo mediano (2 si te gustan las experiencias fuertes jajaja 😉 )
  • Sal al gusto
  • Chorrín de vinagre de vino ( opcional, la tradicional no lo lleva, pero en mi casa gusta con un toquecito)

Preparación de Salmorejo:

Vamos a ello que es super sencillo;

  1. Lo primero es poner un bol profundo y cortar el pan en cuadraditos y dejarlo en el fondo.
  2. Vamos con los tomates, por supuesto lo primero es lavarlos, y ahora te doy varias opciones, yo siempre recomiendo colar el batido de tomate que vamos a preparar para el salmorejo, así que puedes trocearlos directamente en un vaso de batidora o jarra, o pelarlos y luego trocearlos, yo lo hago pero no es necesario si lo vais a colar. En cualquiera de las dos variantes, añade un poquito de sal y bate bien fino los tomates, seguramente necesitarás hacer un par de tandas, cuando lo tengas batido fino, empieza a colarlo encima del pan que tenemos reservado en el bol. Utiliza un colador fino y un cucharon y haz movimientos circulares para que cuele bien el batido, verás como las pipas y la piel (si no la quitaste) quedan en el colador, dejando así una textura suavísima.
  3. Deja que el batido de tomate penetre bien en el pan, déjalo reposar entre 10-15 minutos, dependiendo de lo duro que esté el pan, si es fresco casi no te hará falta, si es del día anterior con unos 10 minutos vale y si lleva ya varios días y esta muy duro quizás te hagan falta mas de 15 minutos.
    preparación del tomate y el pan para el salmorejo

    preparación del tomate y el pan para el salmorejo

  4. Tras este tiempo de reposo, tendremos el pan bien empapadito, ahora pelamos el ajo y le quitamos el corazón o germinado para que repita un poco menos, y lo troceamos encima, añadimos también el aceite y recuerdo opcional el chorrín de vinagre de vino ( una cucharadita de postre por ejemplo) y seguramente haga falta un poco mas de sal a la preparación, y volvemos a batir bien bien, para que no queden tropezones de ajo ni de pan. En este punto probar de sabor, es el momento de rectificar la sazón o el ajo, si es que te gusta muy fuerte. Y tachaaaaaán tenemos listo el salmorejo.
    Preparando el salmorejo

    Preparando el salmorejo

  5. Guárdalo bien hermético, ya sea en un tupper o un bote, y deja que enfrié bien en la nevera, así además asentarán bien los sabores. Ideal un par de horas.

Para la decoración;

Te digo como preparar los huevos y un par de opciones de presentación.

  1. Pon en el fondo de un cazo los huevos de codorniz, cubre bien de agua y pon un chorrito de vinagre, y ponlos a hervir, cuando arranque la cocción cuenta 5 minutos, ¡NO te pases!, inmediatamente sácalos a un cuenco con agua fría y hielos o por lo menos debajo del grifo con el agua en lo mas frío para cortar el hervor. Cuando estén fríos, casca uno contra otro con suavidad, por la parte de abajo y haz rodar uno entre tus manos, verás que se cuartea toda la cascarita, y pélalos.
  2. Pídele a tu charcutero que de algún jamón bueno que tenga para terminar, te haga unos 100-200 gr de taquitos. Muchas veces lo tienen preparado, por favor no uséis los que vienen envasados que no saben a nada.
  3. Pon tu cuenco con un par de cucharones de salmorejo bien frío, añade por encima unos taquitos de jamón a temperatura ambiente, y un par de huevecitos de codorniz abiertos a la mitad y tendrás un Salmorejo con jamón y huevos de codorniz super bien presentado. Creo que enamorarás a cualquiera.
  4. Otra opción, es hacerlo en pinchos si viene mucha gente a casa y lo queremos presentar mas fácil de coger en bandeja. Prepara unas rodajas de pan, extiende una capa de salmorejo, y encima unos taquitos de jamón y una mitad de huevo de codorniz, y queda chulísimo.
    Salmorejo con jamón y huevo de codorni

    Salmorejo con jamón y huevo de codorni

Espero que os encante y os alegre el viernes. Porque aunque nos llueva o nos truene, estamos en Junio y estamos ¡A tope con las recetas veraniegas! 😉

Crema de habas marroquí o Byessar

Crema de habas o Byessar

¡Buenos días familia! Hoy os traigo otra receta internacional, ya sabéis que me encantan, es deliciosa y me recuerda a mis vacaciones en Ceuta ¡ya queda menos!, os dejo esta maravillosa crema de habas marroquí o Byessar, sencilla de hacer y super resultona, es un apetitivo ideal del estilo del hummus casero con una textura tipo paté, que ya conocéis, para picotear y ademas perfecto para hacer feliz a nuestros amigos vegetarianos y veganos. Rosa esta es dedicada para ti, mi catadora vegetariana oficial 😉

Os animo a que probéis estas recetas tan ricas, que nos acercan a otras culturas y nos enseñan a abrir un poquito mas la mente y el corazón, de la mejor manera posible, a través del paladar.

Yo además os traigo mi versión, que aunque es bastante especiada, he limitado un poco lo que le ponía para que os resulte mas familiar, aun así os diré que podéis añadir para convertirla en la receta mas fuertecita y tradicional.

Tuve la suerte de que me trajeran estas habas fresquísimas recién recogidas del huerto, que me dejaron alucinada ¡Eran enoooormes!

habas recién recogidas

habas recién recogidas

¡Vamos!

Ingredientes para el Byessar o Crema de habas marroquí:

  • 400 gr de habas frescas desgranadas o si no tenéis acceso a buenas habas frescas os valdrán las que vienen en bote que son grandecitas (si son frescas como en mi caso necesitaras unos 800 gr de vainas de habas para que te queden 400 gr de habas aproximadamente)
  • 1 cebolla
  • 1 ajo
  • Zumo de 1/2 limón
  • 1 cucharadita de postre de comino molido
  • 1 cucharadita de pimienta negra (mejor recién molida)
  • 1/2 cucharadita de tomillo (vale en especia)
  • 1/2 cucharadita orégano
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 100 ml de aceite d oliva virgen extra
  • Sal y pimienta para la preparación
  • Pan de pita para acompañar, o nachos o pan normal ( es tan rica que da igual de que lo acompañéis)

Si te gustan mucho los sabores fuertes puedes aumentar la cantidad de 1 a 2 ajos y de 1/2 a 1 cucharadita de las especias. Y añadir por ejemplo la menta o hierbabuena que no le gusta a todo el mundo pero es muy típico para ellos.

Preparación de la crema de habas:

  1. Lo primero vamos a distinguir dos pasos según utilices las habas frescas como yo, o de bote.Si son frescas, lo primero es desenvainarlas, no se tarda mucho, mientras tanto puedes poner una olla con agua y 1 y 1/2 cucharaditas de sal a hervir, cuando tengas listas las habas y el agua haya empezado a hervir, ponlas entre 10-20 minutos dependerá del tamaño del haba, así que comprueba pinchando, tienen que estar blanditas pero en ningún caso deshechas. Cuando están en su punto cuela las habas y ponlas en un bol con agua muy fría para que se paré la cocción y conserven su color (yo meto el bol del agua al congelador mientras se cocinan, también puedes añadirle hielos al agua.) Una vez frías cuela y deja que se escuran bien. Si de bote, saca las habas a un colador, acláralas con agua del grifo y deja que escurran bien.
    habas enfriadando

    habas enfriadando

  2. Mientras hierven las habas en mi caso que eran frescas, pela, lava y pica el ajo y la cebolla, yo recomiendo quitarles el corazón o germinado para que se digieran mejor, no hace falta que lo piques mucho porque luego pasará todo por la batidora.
  3.  Ahora en una sartén con un pelín de aceite de oliva virgen extra empezar a pochar la cebolla y el ajo a fuego medio-bajo porque tienen que quedar blanditas y transparentes, en ningún caso doradas. Cuando veas que está casi añade las habas ( si quieres puedes pelar un puñadito para dar mas color y guarda 2 o 3 enteras para la decoración) con un poco de pimienta recién molida por encima, y deja que sofrían con la cebolla y el ajo 5 minutos mas.
    pochando las verduras

    pochando las verduras

  4. Ahora ponlo en el vaso de la batidora y añade el aceite de oliva virgen extra, las especias y la sal, y bate bien hasta obtener la textura de crema deseada. Puedes batirlo muy fino o dejar que haya algún tropezón. Si te gustara mas líquido puedes añadir un chorrito de agua, yo no lo hago, pero es opcional.
    batiendo la crema de habas

    batiendo la crema de habas

  5. Como esta bastante caliente todavía, pon la crema en un bote o tupper hermético a atemperar (que te servirá para mantenerlo si es que sobra jaja) y cuando esté templado mételo un ratito en la nevera para que se enfríe, aunque reconozco que templadito esta buenísimo. Como prefieras.
    Crema de habas atemperando

    Crema de habas atemperando

  6. Esta crema de habas o Byessar esta tan buena y es tan bonita de color que no la hace falta nada mas, pero si quieres decorar un poco para finalizar, extiéndelo en un plato, y poniendo un dedo de aceite en un vaso con una pizca de pimentón (dulce o picante según te guste) o de comino o de las dos, mezclas y chorreas por encima de la crema y 2 o 3 habas enteras para colocar y que hagan bonito. Acompáñalo con pan de pita, si quieres tuéstalo un poquito.
    Crema de habas decorada

    Crema de habas decorada

¡Tatatacháaaaaan! tienes tu deliciosa crema de habas marroquí o byessar, para degustar con amigos o familia en un picoteo bien original. Casi seguro le va a encantar a todo el mundo y sobre todo a los vegetarianos y veganos, que os agradecerán que penséis en ellos con este tipo de recetas.

¡Feliz semana a todos!

Pasta con salsa de puerro y champiñones ligera

pasta con salsa de puerro y champiñones

¡Buenos días familia! Estoy muy contenta y quiero contaros que hemos empezado a formar parte de la enorme familia de cocina facilísimo.com y nos han propuesto un reto que me ha encantado, es llenar una semana de recetas sanas, para ello hoy he elegido una receta muy sencilla, vegetariana, super sana y deliciosa, pasta con salsa de puerro y champiñones ligera.

No doy mas rodeos, voy a explicar como siempre, con fotos y mucho detalle esta receta de pasta con salsa de puerro y champiñones dedicada al reto recetas sanas de cocina facilísimo.com

Ingredientes:

  • 1 Cebolleta
  • 1 Puerro (tamaño medio)
  • 250 gr de champiñones limpios
  • 50 ml de vino blanco
  • 250 ml de leche evaporada
  • Queso parmesano en polvo
  • sal y pimienta al gusto
  • 100-150 gr de la pasta que elijáis por persona (yo elegí una italiana llamada coriandoli que se traduciría como confeti, mirad las fotos y lo entenderéis, y esta elaborada con verduras)
Pasta Italiana Coriadoli

Pasta Italiana Coriadoli

Truco del almendruco para reducir grasas y calorías es cambiar la típica nata por la leche evapora 😉

Preparación Pasta con salsa de puerro y champiñones ligera:

Bueno lo primero es que elijas una pasta que te guste y a poder ser especial, bonita y sana como la que te muestro esta vez, yo he elegido una pasta italiana con verdura en su elaboración, que es lo que le da los colores, pero podéis elegir la que mas os guste, incluso una pasta integral si os apetece hacerla super ligera o ideal para dietas.

Pasta Coriandoli

Pasta Coriandoli

Yo siempre hago primero la salsa, para que la pasta este recién hecha y al dente, pero mientras estés haciendo los pasos puedes pon el agua a hervir con sal, y cuando veas que te queda poco empieza a cocer la pasta que hayas elegido.

RECOMENDACIÓN para la cocción de la pasta (muy importante, ya se que soy pesada…pero me gusta repetir los consejos para los nuevos ) :

Sigue la instrucción del fabricante para los tiempos de cocción, no todas las pastas necesitan el mismo tiempo y este suele ser el error mas común de la gente. Todos los fabricantes suelen poner 2 tiempos, el mas corto es el que utilizo yo para dejar la pasta en su punto justo, osea «al dente» y otra con un poquito mas, como unos dos minutos mas, para la gente a la que le gusta un poco mas pasada la pasta.

Así que tras la elección de la pasta, solo te queda meterte en la cocina y empezar a limpiar y picar los ingredientes, yo lo pico pequeñito pero tampoco tienes que esmerarte mucho en ello porque luego lo pasaremos por la batidora.

Una vez que tengas limpia y picada la verdura, pon una sartén o una olla con un chorrito de aceite de oliva virgen extra en el fondo para empezar a sofreír las verduras. Comienza como siempre poniendo la cebolleta picada, y deja a fuego medio que se vaya pochando hasta que veas que empieza a ponerse un poco transparente, en este momento añade el puerro y haz lo mismo, ve pochando y moviendo hasta que veas que se está ablandando, ahora añade los champiñones, salpimenta y sigue con lo mismo, a fuego medio pochando y dándole vueltas, tras unos minutos verás que los champiñones van cogiendo color y ablandándose.

Sofriendo la verdura

Sofriendo la verdura

Este es el momento para que le eches el vino blanco y dejes que se reduzca, de manera que liguen bien los sabores, hasta que casi haya desaparecido. Cuando haya evaporado el vino, entonces añade la leche evaporada, ve dándole vueltas y deja aproximadamente que hierva la verdura en la leche unos 10 minutos, verás que va tomando color y espesor. Puedes añadir un poquitín de queso parmesano en polvo ahora y dejar que ligue bien la salsa, aunque luego le vayas a espolvorear un poco por encima. (si estás a dieta estricta no le agregues el queso, pero vamos que por un poquito no pasa nada).

Ya casi tenemos la salsa,llega el paso final y mas sencillo, ¡solo te queda batirla!, yo te recomiendo verterlo en un vaso de batidora para que no salpique pero lo puedes hacer directamente en la olla.

batiendo la salsa de puerro y champiñones

batiendo la salsa de puerro y champiñones

Y con esto tienes tu deliciosa salsa vegetariana para disfrutar de la pasta de una manera sana y muy rica. Pon tu ración de pasta, añade salsita y un poquito de queso parmesano en polvo por encima y corre a disfrutar de esta deliciosa receta de pasta con salsa de puerro y champiñones ligera.

pasta con salsa de puerro y champiñones ligera

pasta con salsa de puerro y champiñones ligera

Espero que te haya gustado ¡Come y sé feliz! 😉

Ensalada de anchoas del cantábrico

ensalada de anchoas

Hoy os traigo otra colaboración con nuestros amigos de Anchoas deluxe, anchoas de Santoña y Online Zebra una receta rica y fresquita para este tiempo, ensalada de anchoas del cantábrico, aguacates, tomates, pimientos y lechuga. Podéis saborearla como plato único o acompañando a otros.

Ingredientes:

  •  Anchoas en aceite (6 unidades).
  •  Pimientos asados en tiras (60 gr.).
  •  Tomate maduro (1 unidad).
  •  Ajo (1 diente).
  •  Aguacates (2 unidades).
  •  Cebolla (1 unidad).
  •  Lechuga (1 planta).
  •  Jugo de limón (1/2 limón).
  •  Aceite de oliva (a gusto).
  •  Sal y pimienta (a gusto).

Elaboración para ensalada de anchoas del cantábrico:

Para preparar esta rica ensalada de anchoas del cantábrico es muy sencillo, tienes que poner en una ensaladera o bol, incorpora, el tomate y  los aguacates pelados y cortados en dados, ajo picado, tiras de pimentón asado, cebolla finamente cortada y algunas hojas de lechuga cortadas a mano y en trozos grandes.
Cortar las anchoas en tiras o en dados y luego incorporarlas al resto de los ingrediente, si prefieres puedes agregarlas enteras, tal como vienen envasadas.
Añade tu aliño con sal, pimienta, jugo de limón y aceite de oliva. Remueve con suavidad para no destrozar ni el aguacate ni las anchoas ¡ Servir bien fresca y a disfrutar!

Espinacas cremosas con jamón

espinacas cremosas con jamon primer plano

¡Hola de nuevo! Últimamente estoy muy vegetal, esta vez la receta no es vegetariana del todo pero la podéis versionar os lo digo siempre, estas espinacas cremosas con jamón son una delicia ideal para cenas ligeras o como acompañamiento para otros platos.

La idea surgió en uno esos días, que abres la nevera y te preguntas ¿Y ahora qué? ¿solo hay espinacas? lo primero que se te ocurre es la típica tortilla que me encanta pero ya estoy un poco cansada… seguí rebuscando y encontré los taquitos de jamón que siempre tengo como fondo de nevera, ¡son tan útiles! pues así y con un par de cosas mas que tenía, se me ocurrió la receta, y no es por nada pero esta buenísima, es super sencilla y tiene un punto original, que te saca de la tortilla de espinacas, las espinacas a la crema con la nata…. en fin ¡tenéis que probarla!

Para mis vegetarianos será tan fácil como eliminar el jamón serrano del plato, y también podéis alegrarlo añadiéndole de algún fruto seco como nueces, almendras o piñones, o incluso dándole un toque dulce y especial con unas pasas. Esto os vale de idea a todos.

 Ingredientes para espinacas cremosas con jamón:

  • 1 bolsa de espinacas (300-400 gr)
  • 1 cebolleta
  • 3 cucharadas soperas bien llenitas de queso de untar (yo uso el de philadelphia)
  • 1 chorrito de leche (yo he puesto sin lactosa)
  • 100-150 gr de jamón serrano en tiras o taquitos (yo lo cojo en la charcutería, que sale mucho mejor que los preparados)
  • pimienta
  • unas rebanadas de pan o picos para acompañar.

Preparación para espinacas cremosas con jamón:

Con las proporciones que os doy sería una cena para dos personas.

Como siempre lo primero es preparar las verduras, en este caso poca cosa, lavar y picar bien la cebolleta, y poner a hervir las espinacas. Como siempre os digo, me repito para los mas nuevos, poner las espinacas a hervir en agua salada 3 minutos, sacar, enfriar bajo el grifo, y escurrir muy muy pero que muy bien, para esto os recomiendo las centrifugadoras de verduras (muy útil y barato). Cuando las tengáis bien escurridas, las ponéis en la tabla y les dais unos cortes, en una dirección y otra.

Con todo preparado, ponemos una sartén con un poco de aceite de oliva virgen, y comenzamos a pochar la cebolleta, cuando empiece a ponerse transparente y ablandarse le añadís el jamón picadito, seguís rehogando a fuego medio y cuando haya empezado a tomar color, introducís las espinacas cortadas, sofreís hasta que se tiemplen de nuevo y les espolvoreáis la pimienta al gusto. NO hace falta nada de sal, es suficiente con la que han hervido las espinacas y con la que aporta al plato el jamón.

rehogando las espinacas

rehogando las espinacas

En este punto empezamos con lo que le da la cremosidad al plato, ponemos las 3 cucharadas de queso de untar y vamos mezclando hasta que se deshaga haciendo una cremita y ligándose bien con las espinacas, añadís un chorrito de leche para que se aclare un poco y no quede tan espeso, mezcláis bien hasta obtener la textura deseada y listo.

añadiendo la crema

añadiendo la crema

«Habemus» un plato facilísimo de hacer, delicioso y sano para cenas, complemento de otros platos o incluso para poner sobre las rebanadas a modo de tosta o pincho.

Espinacas cremosas con jamón

Espinacas cremosas con jamón

Espero que os haya gustado y la probéis pronto. ¡Comer bien y ser felices! 😉

Lasaña vegetariana

Lasaña vegetariana

¡Holaaaaaaaaaa! Después de unos días de relax, os traigo una receta vegetariana que le gustará a cualquiera que la pruebe, esta lasaña vegetariana es…… ¡DELICIOSA! y muy completa, lleva gran variedad de verduras riquísimas con una estupenda combinación de las salsas y pasta. Aviso, como muchas otras es una receta laboriosa pero no difícil, a los lectores habituales os será muy sencillo después de haber visto las recetas de canelones de la abuela, el tomate frito casero y la salsa bechamel casera, aún así os explicare todo paso a paso para que cualquiera pueda triunfar con esta receta. Y además os podéis ayudar de estos enlaces.

Esta receta es un guiño para mis niñas vegetarianas que siempre me piden ideas, para que no digáis que no os hago caso.

Vamos a por la receta 😉

Ingredientes para lasaña vegetariana:

  • 14 placas de pasta para lasaña (yo utilizo la de gallo 1,2,3, y ademas os la recomiendo)
  • 3 puerros
  • 3 zanahorias
  • 250 gr de champiñones frescos
  • una bolsa de espinacas frescas (300-400 gr)
  • 1 calabacín gordito
  •  2 cucharones de salsa de tomate (preferiblemente casera)
  • Salsa de bechamel casera
  • Queso rallado 4 sabores y queso parmesano en polvo ( o los que mas os gusten para gratinar)

Una bandeja de horno grandecita o dos pequeñas (como hice yo, para hacer una para un día y dejar otra para otro día), según os venga mejor. De estas cantidades salé lasaña vegetariana para mínimo 8 raciones bien servidas.

Preparación para lasaña vegetariana:

Como siempre empiezo diciéndoos que lo mas importante y mas en una receta elaborada y con varios pasos, es elegir un día en el que tengáis tiempo para dedicarle y ser muy organizado, cumpliendo estos dos requisitos, la receta no falla, es mas, estoy segura de que dejaréis a los comensales ojipláticos 0.0

Preparación de los ingredientes de la lasaña vegetariana:

Voy a ir paso a paso y dejándoos los enlaces de las salsas para que os sea sencillo. Desde luego el relleno, la preparación de la pasta y la elaboración de la lasaña no tienen dificultad ninguna. Lo mas lioso quizás sean las salsas, pero la de tomate frito la podéis dejar hecha el día antes o usarla de bote (cosa que no os recomiendo, se nota la diferencia cuando es todo casero y cuando no) y la bechamel la podéis dejar hecha antes de empezar con los pasos, luego será solo templarla y extender.

Dicho esto con las salsas preparadas, que es como lo hice yo, el siguiente paso es lavar, pelar y picar bien todas las verduras, para que se mezclen bien y sea mas fácil de comer la lasaña. El siguiente punto sería hervir las espinacas en agua salada durante 3 minutos, escurrir muy bien (os recomiendo como en anteriores recetas usar una centrifugadora de verduras, porque la espinaca guarda mucha agua), y una vez escurridas, picar en una tabla. (veréis en las fotos los cortes de la verdura).

Con todo esto hecho podemos empezar a cocinar la verdura, y mientras tanto os da tiempo de poner en una olla grande con agua salada y un poco de aceite a hervir las placas de lasaña, el tiempo recomendado que pone en el paquete para que quede al dente, si utilizáis la misma que yo son 20 minutos de cocción.

También podéis ir precalentando el horno a unos 180 grados, en posición arriba y abajo.

En una sartén grandecita con fondo, un wok, o incluso otra olla, ponéis aceite de oliva virgen extra a calentar a fuego medio, y empezamos a introducir primero el puerro y la zanahoria que son los ingredientes mas «duros», dejamos que vaya pochando, cuando veamos que empieza a ablandarse, introducimos los champiñones, seguimos pochando a fuego medio-bajo y si queréis podéis dejarlo tapado, para que se haga mejor, moviendo de vez en cuando, cuando lleven ya unos minutos, que vayan tomando color añadir también el calabacín que tardará menos, y seguir así hasta que estén bien pochaditas, pinchar para comprobar, por último añadir las espinacas cortaditas, y dejar que vuelvan a coger calor, y añadir un par de cazos soperos de tomate frito casero y dejar que hierva todo junto unos 5 minutos. NO tiene que tener mucha salsa porque si se queda líquido se desmoronará el relleno, tiene que ser mas bien compacto.

relleno de lasaña vegetariana

relleno de lasaña vegetariana

Entre tanto habréis tenido tiempo de preparar las placas de lasaña o estaréis a punto, una vez cocidas solo os quedará escurrirlas, enfriarlas bien bajo el grifo para que no se pasen de cocción y se queden blandas, y dejarlas por separado por ejemplo en el filo del colador escurriendo, incluso las podéis secar un poco con papel de cocina, yo lo hago para que no les quede nada de agua que pueda licuar nuestra lasaña. Y con el relleno preparado y las placas cocidas, solo nos queda el montaje y el horneado.

Montaje para lasaña vegetariana:

En la fuente de horno que hayáis elegido, yo pongo siempre un chorretín de aceite y con una servilleta de papel lo extiendo para cubrir todo el fondo para que no se pegue sin dejar exceso de aceite.

Y empezamos haciendo las capas de nuestra lasaña vegetariana, esta la hice de dos pisos porque me parece suficiente y mas cómodo para comer, pero si queréis podéis hacer capas de relleno mas finas, y hacer mas:

  1. La primera será un capa de pasta, con las placas (podéis cortar trozos con un cuchillo o corta pizzas para cubrir toda la superficie si no os entran enteras las placas).
  2. Una capa generosa de nuestro relleno de verduras.
  3. Una capa fina de bechamel, no lo hace todo el mundo pero a mi me encanta porque le da suavidad al relleno, yo la extiendo con una brocha de cocina de silicona.
  4. Otra capa de pasta, colocarlas de la misma manera que en la primera.
  5. Repetimos capa de relleno de verduras.
  6. Esta ultima capa antes de cerrar será otra vez de pasta (en esta no ponemos entre medias bechamel porque vamos a cerrar e irá al final).
  7. Por último añadimos el resto de bechamel extendiendo bien para que quede bonita con nuestra brocha y añadimos espolvoreando por encima los quesos que hayamos elegido para gratinar.
montaje lasaña vegetariana

montaje lasaña vegetariana

Horneado de lasaña vegetariana:

Con la bandeja preparada y el horno precalentado, ya casi estáis listos para comer. Poner la bandeja en la mitad, con la posición arriba y abajo a 180 grados como os dije anteriormente, y dejar hornear durante 10-12 minutos no le hace falta mas porque realmente los ingredientes ya están cocinados, esto es solo para calentar la lasaña, y pasado este tiempo poner en posición solo arriba durante aproximadamente 5 minutos para que se gratine bien el queso, controlando continuamente para que no se os queme de mas. Y tachaaaaaaaaaaán tenéis la mejor lasaña vegetariana de la historia lista para cortar, servir y disfrutar 🙂

De momento todos los que la han probado, vegetarianos o no, le han dado buena critica, ¡espero vuestra opinión!

Como os digo siempre comer bien y Ser felices <3

Guiso de carne de morcillo con judías verdes

Guiso de carne de morcillo con judías verdes

¡Buenos y fresquetes días! Hoy os traigo una receta ideal para estos días de frío invernal, hoy abrimos con un riquísimo guiso de carne de morcillo con judías verdes ¡benditos sean los platos calientes! Este plato es muy sencillo, aunque lleva un poco de tiempo para que la carne nos quede bien tierna, y no imagináis como quedan las judías verdes, no dudéis en probarlo estoy segura de que os va a sorprender su sabor, incluso a los que no sois muy fans de la verdura. El morcillo es una pieza de las mas tiernas de la vaca y yo la utilizo casi siempre para guisos y para el cocido por ejemplo.

Esta como muchas otras es una receta que hacía mi abuela, y no puedo evitar nombrarla porque cuando mi cocina se llena de olor andaluz, mi casa se llena de ella, aunque ya no esté aquí….. ahora la hace mi padre y la seguiré haciendo yo, esta cargada de recuerdos y se la comen hasta los que dicen que no les gustan las judías verdes. Vamos a por la receta.

Ingredientes para el guiso de carne de morcillo con judías verdes:

Os dará para 2 o 3 personas o para 2 y lo que quede utilizarlo un poco mas picado otro día acompañando a una pasta por ejemplo,  como siempre os digo podéis duplicar o triplicar según el numero de comensales

  • 1/2 kg de carne de morcillo (yo lo corto en casa pero podéis pedir que os lo trocee el carnicero)
  • 1/2 kg de judías verdes (que estén bien frescas y tersas)
  • 1 y 1/2 cebollas
  • 2 dientes de ajo
  • 2 tomates maduros
  • 2 ramitas de canela
  • un puñadito de granos de pimienta negra
  • 200 ml de vino blanco
  • 800 ml de caldo casero de carne, o en su defecto 800 ml de agua y una pastilla de caldo de carne, no pasa nada por utilizarlas.
  • Sal, pimienta y aceite de oliva virgen

Preparación:

Como os anticipaba arriba, el proceso del guiso de carne de morcillo con judías verdes es SUPER SENCILLO pero hay que tener tiempo y paciencia para una correcta cocción de la carne, sino podéis utilizar el truco de la olla rápida, ya sabéis que yo soy muy tradicional. ¡Al ataqueeee!

Bien familia, como siempre empezamos preparando nuestros ingredientes, pelando, lavando y picando nuestro ajo y nuestra cebolla. Salpimentamos la carne y nos vamos a la olla. Ponemos un buen chorrete de aceite de oliva virgen, a calentar y a fuego medio suave empezamos a pochar el ajo y la cebolla, cuando empiece a ablandarse, introducimos los trozos de carne y dejamos que se doren para sellarlos bien. Una vez tengamos la carne ya dorada, añadimos los tomates* (os dejo un par de opciones)

*Los tomates podéis lavarlos e introducirlos bien picaditos o si no os gusta como a mi, os dejo un truquito de mi frutero, laváis el tomate, le retiráis un poco de piel del culete, y lo ralláis encima de la olla en este caso, también lo podéis hacer así para las ensaladas.

y seguimos sofriendo el morcillo con la verdura, cuando lo tengáis, añadís las dos ramitas de canela ¡ya veréis que pasada de sabor!, un puñado de granos de pimienta y el chorrete de vino blanco y dejáis que se reduzca a fuego medio unos minutos.

Llegados a este punto solo nos queda añadir el caldo y tapáis, dejando hervir durante una hora a fuego lento. (probad el punto de sal, porque si tuvierais que añadir un poco mas.)

Mientras tanto preparamos nuestras judías verdes. Lavamos y quitamos los rabitos de arriba y abajo, retiramos las hebras de los lados* y las cortamos, yo normalmente las corto en 3 trozos.

* Toda la vida se han retirado las hebras con cuchillo, pues yo lo hago con el pela patatas, que queda mas limpio y es muchíiiiiisimo mas rápido.

Transcurrida la primera hora de cocción, introducimos las judías verdes, damos unas vueltas hasta que vuelva la ebullición y dejamos hervir una hora mas. Cuando haya pasado esta hora tendremos nuestro guiso de carne de morcillo terminado y maravilloso, a falta solo de sentarnos a la mesa a degustar este maravilloso plato caliente.

¡¡¡Finito!!! tenemos nuestro guisote ideal con la carne tan tierna que os lo podéis comer con cuchara, ideal para estos días. 😉 Espero que os guste y os vayáis corriendo a comprar los ingredientes para probarla.

Saludos gatunos, ¡Sed felices y comer bien!

Croquetas vegetarianas de espinacas y piñones navideñas

Brochetas-de-croquetas-vegetarianas-de-espinacas-y-piñones-navideñas

¡Buenos días familia! Ya se que últimamente estamos tardando un poco en cada entrega, pero es que andamos super liadas y preferimos la calidad a la cantidad, hoy os traemos una receta para que deslumbréis estas navidades a vuestros comensales con un entrante especial, estas preciosas brochetas de croquetas vegetarianas de espinacas y piñones, decoradas con tomates cherry de dos colores y estrellas de zanahoria.

Hoy se la dedico a todas las vegetarianas de mi vida, que siempre me andan reclamando que les haga mas caso, y que además se que alguna está cansada de que le digan que come mal por ser vegetariana, pues vamos a demostrar que eso no es verdad, y además enseñar que vosotras también podéis comer fritanguita de vez en cuando, pero de la buena 😉

Espero que os animéis a hacerlas también los que no sois vegetarianos, porque quedan deliciosas y tienen un toque muy original, además hoy en día casi todo queremos incluir mas vegetales en nuestra cocina, y con estas formulas tan chulas es mas fácil. A parte os dejo una ventaja para las fechas navideñas que tanto nos agobian, y es que podéis dejarlas hechas y congeladas para sacar el día que las necesitéis y así ahorraréis tiempo sin dejar de utilizar productos 100% naturales y caseros.

La receta con estas cantidades me ha dado para 36 croquetas, que si las montáis en brochetas como yo cunden muchísimo, porque van 2 croquetas por cada una. Como siempre acorto un poco la receta con los enlaces a las que ya tenemos.

¡Vamonooooooooooooos! Y porfi no os asustéis, solo es larga porque yo soy muy pesada y os quiero explicar todos los pasos pero ¡NO! y repito, ¡NO! es una receta difícil.

Ingredientes para croquetas vegetarianas de espinacas y piñones:

  • Bechamel casera (tenéis todos los ingredientes y pasos en el enlace,aun así os daré alguna instrucción mas especial para esta receta)
  • 60 gr de piñones
  • 500 gr de espinacas fresca (2 bolsas y os sobrará un poco)
  • tomates cherry de dos colores ( yo compre como 400 gr de los dos, pero podéis pedirle al frutero la cantidad exacta si sabéis cuantas brochetas vais a montar)
  • 4 Zanahorias gordas (lo mismo según la cantidad que hagáis, pero de cada una os pueden salir unas 6 estrellas, según grosor)
  • Harina, 2 huevos grandes y pan rallado para el empanado.
  • sal, pimienta y aceite de oliva virgen extra.
  • Palitos de madera de pinchitos o brochetas y papel de horno.

Primer truco para esta receta, tener un centruifugador de verduras (en el chino los tenéis entre 3-5 €)

 
centrifugadora de verduras

centrifugadora de verduras

Preparación:

Como os digo siempre es muy fácil hacer cualquier receta si seguimos los pasos y somos ordenados, por eso yo siempre intento ser muy detallada en las explicaciones. Hoy os daré bastantes trucos para las croquetas. Ya sabéis que la receta de las croquetas aunque no es difícil, para que sea perfecta (que es como a mi me gustan las cosas) hay que seguir los pasos y los tiempos , así que contar con que son unos dos días de cocina, uno para la masa y el reposo, y otro para liaras. Hay gente que lo hace todo en el día, cada uno que haga lo que quiera, yo os doy mi recomendación.

Día 1 – preparación de la masa y reposo:

Bueno empezaremos blanqueando las espinacas, lo vuelvo a explicar para los nuevos, ponéis una olla con agua y sal a hervir, cuando este en ebullición, introducís las espinacas y dejáis cocer 3 minutos, las sacáis a un escurridor y las enfriáis con el agua del grifo para que no pierdan el color. Las dejáis escurriendo un rato mientras hacemos tostamos un poco los piñones y luego las pasaremos por la centrifugadora de verduras.

Ponemos una sartén antiadherente al fuego medio-bajo con los piñones y vamos dejando que se doren sin aceite, moviendo de vez en cuando hasta que hayan dorado un poquito (sin quemarlos ¡porfavor!) retiramos y reservamos.

Ahora que las espinacas habrán perdido un poco de agua por si solas, abrimos nuestra centrifugadora y las introducimos, cerramos y damos vueltas unos segundos, abrir y sacar el liquido, vais a alucinar con el mogollón de agua que sale, y yo repetí la operación unas 7-8 veces hasta que ya casi no salía nada. =0

líquido sobrante espinacas

líquido sobrante espinacas

Os voy a explicar porque en esta receta es tan importante, en otras recetas con escurrirlas a mano nos valdría, pero la espinaca es una verdura que guarda muchísima agua, como vais a comprobar con la centrifugadora, y ese agua podría estropear nuestra bechamel haciéndola demasiado líquida de forma que sería bastante difícil manejarlas y muy probablemente se nos romperían al freírlas.

después de dejarlas bien escurridas, las ponéis en una tabla con un cuchillo las cortáis y reservamos.

espinacas picadas

espinacas picadas

Mientras tanto podemos ir haciendo nuestra bechamel casera, ya sabéis que en este enlace tenéis los pasos básicos de la behcamel, pero hoy os voy a hacer un par de cambios en los ingredientes, he suprimido la nuez moscada porque no me gustaba la combinación (esto es opcional) y en vez de 1/2 cebolla he usado una cebolleta de tamaño medio bien picadita, a parte por aquello del agua de las espinacas he dejado un poco mas espesa la bechamel, usando aproximadamente unas 4 cucharadas soperas colmadas de harina y algo menos de 1/2 litro de leche (en mi caso desnatada y sin lactosa). Ya sabéis que las proporciones dependerán un poco de la leche que usemos, asique tenéis que jugar un poco para ver la combinación perfecta para cada uno, pero así os hacéis una idea aproximada de medidas, no suele cambiar mucho.

Una vez tengamos nuestra bechamel perfecta de textura (recodar que podéis pasar la batidora si no queréis notar los trozos de cebolleta) os suelo recomendar dejarla cocer unos 10 minutos a fuego muy lento, en este caso cuando esté, la dejamos cocer y añadimos las espinacas y los piñones y mezclamos bien durante al menos los últimos 5 minutos para que se mezclen bien todos los sabores. Probar el punto de sal, porque este es el momento de rectificarlo si hiciera falta.

La masa de las croquetas vegetarianas de espinacas y piñones

La masa de las croquetas vegetarianas de espinacas y piñones

Extendemos en una fuente y tapamos con papel film pegado a la masa («a piel» como dicen los cocineros pro) para que no se oxide y dejamos a temperar. Cuando esté a temperatura ambiente, la metemos en la nevera y la dejamos reposar unas 8-9 horas para que se mezclen bien los sabores y para que al enfriar coja bien la textura para poder trabajar con la masa en perfectas condiciones, es ideal dejarla hecha por la tarde y liar las croquetas a la mañana siguiente.

masa para reposar

masa para reposar

Día 2 – preparación de la croqueta y decoración:

Para estas croquetas os traigo mas truquitos porque las que son de verduras tienen una consistencia especial y yo las trato con un pelín mas de mimo.

Vamos a ello, preparar los pasos como os guste, yo suelo colocarme como una cadena de montaje, con la masa, la harina, el huevo batido y el pan rallado y un par de bandejas con papel de horno para ir poniendo las croquetas según los pasos sin que se peguen.

Empezamos haciendo las bolitas y con ayuda de una cuchara ir sacando aproximadamente la misma cantidad de masa para que nos queden mas o menos iguales.

Truco- impregnarnos un poco las manos con aceite de oliva para hacer las bolitas sin que se nos peguen a las manos

 

el siguiente paso es pasarlas por harina (os recomiendo hacerlo con las manos en vez de rebozarlas en bol de la harina para que no sea una capa muy gorda, luego pasarlas por el huevo (si os ayudáis con una cuchara no os pringáis tanto) y como último paso darles la capa de pan rallado. Cuando son se vegetales yo prefiero darles dos pasadas de empanado para asegurar que no se vayan a romper. Si véis la receta de corquetas de la abuela os daréis cuenta que no les doy tanto tratamiento.

Los pasos para hacer las croquetas vegetarianas

Los pasos para hacer las croquetas vegetarianas

Bueno pues hasta aquí tenéis hechas las croquetas, solo nos queda freírlas, con el aceite bien caliente, en un cazo con profundidad para que queden cubiertas y sin poner muchas a la vez,  o congelarlas que yo lo prefiero (este paso también ayuda a que no se rompan con tanta facilidad) y cuando las queráis utilizar, las sacáis 10-15 minutos antes de freírlas.

Nuestro árbol de navidad de croquetas de espinacas y piñones

Nuestro árbol de navidad de croquetas de espinacas y piñones

Y para terminar solo nos queda montar nuestras preciosas brochetas de croquetas vegetarianas de espinacas y piñones, con la ayuda de unos tomatitos cherry de colores y unas estrellitas hechas con zanahoria.

Nuestro delicioso relleno vegetariano

Nuestro delicioso relleno vegetariano

¡Y disfrutar a tope con la familia! porque nos han quedado preciosas y riquisisisimaaaaaaaaaaaaaaaaaas

Espero ver cuales son vuestras reacciones y espero que alguno las haga y me mande fotitos 😉

Crema de calabaza y zanahoria Halloweenera

Crema de calabaza y zanahoria halloweenera

Muahahahaaaaa (risita maligna) ¡Buenos y casi terroríficos días! se acerca Halloween y no quería dejaros sin una receta especial y divertida para estas fechas, así que me he lanzado y os traigo una crema de Calabaza y zanahoria con pocas calorías, deliciosa y facilísima de hacer. Y de paso preparáis un cuenco chulo o un porta velas ideal para estas fechas. Tenemos dos en uno, receta y manualidad, esto solo lo hago por vosotros porque soy bastante torpecita con estas cosas.

Por cierto dedicada a mis vegetarianas 😉 que no veganas (que luego me regañan los lectores, receta valida para todo vegetariano que coma lácteos)

Como siempre a Luna le encanta colaborar y asustaros un poquito, os dejo prueba de ello jajaja.

Luna y su calabaza halloweenera

Luna y su calabaza halloweenera

¡A por la receta! con estas cantidades os sale crema para 4 buenos platos.

Ingredientes para la crema de calabaza y zanahoria halloweenera:

  • 1 calabaza alargada o Butternut (podéis utilizar tambien las típicas rupertas redondas pero son mas grandes y en casa somos dos)
  • 3 zanahorias gorditas
  • 100-150 ml de leche evaporada (podéis utilizar nata pero es mas grasa)
  • 125 ml de agua de la cocción de las verduras
  • 2 quesitos de porciones
  • sal
  • Queso rallado de cuatro quesos para decorar por encima (opcional)

Si queréis mas opciones para la crema podéis añadirle también puerro y por supuesto patata.

Preparación de la crema de calabaza y zanahoria:

Vamos a seleccionar dos zonas de la calabaza, una para sacar la carne para la crema y otra para hacer el cuenco o portavelas. Cortar aproximadamente la mitad superior para la crema y guardar la zona del rabito para la tapa. Calcular que os quede un buen trocito en la parte inferior para hacer el cuenco o portavelas, en esta zona es tendréis un poco mas de carne y debajo del todo las pipas.

Pelar la parte superior (yo lo hago con el pela patatas) y trocear, de la parte inferior podréis sacar un poco mas de carne para la crema y vaciar bien de pipas para hacer el cuenco o portavelas (yo lo hago con un vaciador de patatas, si no tenéis usar una puntilla o cuchillo pequeño). Con las zanahorias hacer lo mismo pelar y trocear. Hacer los trozos pequeños que sino tarda mucho en cocerse.

Poner los trozos de calabaza y zanahoria en una olla con agua con sal a hervir, desde que rompa a hervir contar 20 minutos, aunque el tiempo dependerá del tamaño que hayáis troceado la verdura, pincharlos antes de colar para saber que está cocinada.

Cuando esté blandita nuestra verdura, reservamos un poco de agua de cocción para la crema y colamos. Ahora en la misma olla, sobre la verdura ya cocida, verter la leche evaporada, el agua de cocción y los dos quesitos y batirlo todo bien. Yo no le añado nada mas, pero es un poco por gustos, así que probarla de sabor y si os hiciera falta podéis ponerle mas sal o incluso un poco de pimienta, a mí personalmente me gusta el sabor mas puro y un pelín dulce de la calabaza ¡Ya tenéis hecha la deliciosa crema de calabaza y zanahoria halloweenera!.

Preparación de la manualidad de halloween, cuenco y/o portavelas de calabaza:

En este punto podéis decidir si queréis cuenco terrorífico para que coma ahí directamente algún peque, o integrante de la familia no tan peque 😉 o si queréis dejarlo como portavelas para centro de la mesa de Halloween. También podéis hacer como yo, las dos cosas, primero comer ahí y luego lavarlo bien y calar los huequitos de los ojos y los dientes para dejarlo de portavelas.

En cualquiera de los casos yo enjuago la calabaza por dentro y por fuera y la seco con papel de cocina.

Si decidís dejarlo como cuenco, cuando la vaciéis tenéis que dejar una capa mas gordita de la carne para que al hacerle la carita no se cale y podáis comer dentro, si solo lo vais a usar como portavelas podéis ajustar mas hacia la cascara de la calabaza que así será mas fácil de calar.

Para hacerle la carita utilizar una puntilla o un cuchillo de verdura pequeño, una vez dibujada vuestra terrorífica cara, con ayuda del cuchillo tendréis que ir como pelando la superficie para no calar del todo. Y si vais a hacer el portavelas, entonces sin piedad jajaja con un cuchillito mas grande, ir calando poco a poco, con cuidado hasta que podáis retirar el trozo, empujando hacia dentro o fuera de la calabaza. No es nada díficil, solo es una cuestión de paciencia. Ánimo y a por ello, seguro que sorprendéis a la familia. Utilizar las velitas típicas de portavelas bajitas, porque sino olerá a churruscado de calabaza jiji.

Truco del almendruco, si queréis que os dure unos días el portavelas, cuando ya lo hayáis utilizado podéis rociar por dentro y por fuera con un poco de laca del pelo y dejarla secar. Aguantará mas días sin ponerse fea ni mohosa.

cara portavelas iluminado

cara portavelas iluminado

Os animo a que me mandéis las fotos de vuestras calabazas terroríficas y  ¡que paséis un muy divertido día de halloween!

Pimientos del piquillo rellenos

Pimientos del piquillo rellenos de carne y champiñones

¡Buenos días! Hoy os traigo una receta que me apetece mucho enseñaros, es la primera vez que la hago y me ha encantado. Se me antojo hacer pimientos del piquillo rellenos y como siempre le he dado mi toquecito personal y especial,esta vez los he rellenado con carne picada de buey y champiñones, aunque tengo muchas mas ideas y distintas opciones que ofreceros, así que no os la podéis perder. Ademas ahora que se acerca la navidad me parece un plato estrella como entrante, ahí os dejo la idea.

Bueno lleva bastantes ingredientes, y unos cuantos pasos a seguir (os lo he puesto super detallado), pero quiero avisaros de que esta receta de pimientos del piquillo rellenos no son nada difíciles de hacer y de verdad que han quedado deliciosos,así que, que nadie se me asuste y ¡vamos a ello!.

Hice bastante cantidad y os la dejo porque así os vale para reuniones grandes como por ejemplo la navidad que ya se nos va acercando, pero como siempre podéis reducirla y muy facilmente a la mitad. Como entrante lo normal serían unos 3-4 pimientos por persona, y si lo ponéis como aperitivo unos 2 por persona. Así os será mas fácil calcular. Me salieron en total 27.

Ingredientes para pimientos del piquillo rellenos:

  • 2 botes de pimientos del piquillo enteros (yo compré los de Cidacos de 340 gr)
  • 400 gr de carne picada (yo elegí de buey porque da mucho sabor pero podéis usar de ternera o mixta)
  • Bechamel casera
  • Tomate frito casero ( pero un poco mas espeso)
  • 3/4 cebolla
  • 200 gr de champiñones frescos
  • un chorrin de vino (opcional como siempre)
  • 1 huevo (batido)
  • un poco de parmesano en polvo
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal y pimienta

Preparación:

Como os dije antes son 4 pasos que os voy a enumerar, para que os sea mas facilito .

Paso 1 – preparación de los ingredientes:

Empezar limpiando y picando la cebolla y los champiñones muy pequeño para que den sabor pero no se noten trozos muy grandes (lo veréis en las fotos), yo esta vez compré los champis frescos pero laminados para ahorrar un pelín de tiempo.

Salpimentar la carne picada y deshacer un poco con ayuda de un tenedor.

Sacar con cuidado los pimientos del piquillo de los botes, aclarar y poner en un paño limpio a escurrir, os aconsejo el paño aunque luego os ayudéis con papel de cocina para secar un poco el interior, porque si los dejáis sobre papel de cocina mojados un rato se os quedará pegado…. (todo tiene un porque)

El tomate frito casero yo lo deje hecho el día anterior, incluso podríais tenerlo congelado de días anteriores, eso sí, en esta ocasión reducir un poco la cantidad de tomate ya sea fresco o del triturado, para que la salsa os quede un poco mas espesa.

 Paso 2 –  preparación del relleno:

Empezamos a cocinar, en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra, empezamos pochando la cebollita picada, cuando este ablandando, incorporar el champiñón picadito y seguir pochando todo a fuego medio, una vez el champiñón vaya ablandando y tomando color, añadís la carne picada y seguís desmigando y mezclando todo bien mientras se cocina la carne. Cuando esté bien cocinado, en este punto podéis echar un chorrín ¡Y digo chorrín! de vino blanco (ya sabéis que este punto es opcional) para que se deshaga bien la cebollita y de un poco mas de sabor. Y para rematar le añadimos 3-4 cucharadas (soperas) de tomate frito, mezclamos bien para que se integren todos los sabores. Y ahora lo dejamos atemperar mientras hacemos nuestra bechamel.

En este punto para no alargarme mucho, os enlazo la receta de la bechamel casera, y os digo lo mismo con el tomate, en este caso debe ser espesita y tener cuerpo. Cuando tengamos la bechamel en su punto, le añadimos el relleno que hemos dejado atemperar y mezclamos bien durante unos 5-7 minutos a fuego lento y sin parar de mover para que no se nos pegue. Apartamos del fuego y le añadimos el huevo batido y mezclamos bien bien, para que se incorpore perfectamente a nuestro maravilloso relleno, y con esto y un poco de queso parmesano en polvo que también añadiremos y mezclaremos, conseguimos que la bechamel, sea un poco mas compacta (este paso lo explique anteriormente en la receta de la Moussaka griega).

Ya tenemos el relleno de los pimientos listo, solo hacer lo mismo dejar atemperar unos minutos para que sea mas fácil trabajar con el.

el relleno listo

el relleno listo

Paso 3 – Rellenar y preparar los pimientos:

Este paso por supuesto es el mas sencillo de todos, pero hay que ser cuidadoso porque si no los pimientos se os romperán. Aprovechar el tiempo de relleno para ir precalentando el horno entre 180-200 Cº.

Para empezar comprobar que los pimientos estén bien escurridos, y si hiciera falta (yo lo hice) secar un poco el interior de los pimientos con ayuda de papel de cocina.

Tener a mano la fuente o bandeja en la que vayáis a hornear los pimientos.

Y ahora es cuestión de hacer una pequeña cadena, por un lado los pimientos, seguido el relleno y en otro la fuente a la que vayan a ir. Y con ayuda de una cuchara (esta vez de postre) vamos rellenando con cuidado y uno a uno nuestros pimientos. No los llenéis a tope porque pueden reventarse y porque al tumbarlos en la fuente se os saldría el relleno. Yo mas o menos les puse unas 2 cucharaditas o algo mas.

rellenando los pimientos

rellenando los pimientos

Ir poniéndolos bien pegaditos unos a otros, yo hice la fuente que veréis en la foto y una mas chica con 7 que me quedaron fuera.

pimientos rellenos casi listos

pimientos rellenos casi listos

Y para terminar por encima de nuestros pimientos poner con ayuda de una cuchara (sopera) y con mucho amor la salsa de tomate. Si queréis le podéis añadir queso por encima y que se gratine un poco, pero vamos a mi me gustan tal cual.

preparando los pimientos para hornear

preparando los pimientos para hornear

Paso 4 – El horneado:

Poner el horno a 200 Cº arriba y abajo, y si tenéis horno con posición de ventilador mejor todavía (no es mi caso 🙁 …. necesito un horno nuevo jiji) y en unos 15 minutos los tendréis listos para comer. Durante este tiempo estar atentos que cada horno es un mundo.

Ya solo os queda servir y ¡Disfrutaaaaaaaaaaaaaaaaaaar! porque son maravillosos, no dudéis en hacerlos, quedan de lujo (aunque este feo que lo diga yo 😉 ).

*Hoy os voy a dejar también distintas ideas para versionar que sino se me enfadan mis vegetarianas favoritas. Por supuesto los podéis hacer solo con el champiñon aumentando las cantidades,lo podéis rellenar con champiñon y patata uummmmm…, con champiñon y pimiento del piquillo picado dentro también, con berenjena y calabacín, con guisantes o con lo que os de la gana, siempre os quedarán deliciosos.

Prometo alguna receta vegetariana en breve y también alguna versión de los pimientos rellenos pero con pescado.

Disfrutar en la cocina con platos tan ricos y completos como este y sobre todo ¡Sed felices!

1 2 3 4