Archivo de ‘Especiales’ categoría

Redondo de ternera en salsa navideño

Redondo de ternera en salsa navideño

Bueno seguimos con las recetas navideñas, hemos planteado traeros algunas recetas originales y otras mas típicas, hoy toca redondo de ternera en salsa, todo un clásico de la cocina navideña española. Eso sí para darle un toque lo acompañaremos de un rico y casero puré de patata y zanahoria, vamos a por mi versión personal de esta receta. Yo preparé la receta con menos cantidad porque era solo para el blog, os doy cantidades como para 8-10 raciones. Calcular mas o menos que por cada kilo de redondo os sale para 4 personas aproximadamente.

Aprovecho como siempre para dar las gracias a todos los que me apoyan y ayudan en este proyecto tan cargado de recuerdos, cariño e ilusión, esta vez en especial a mi tía Mª Nieves por compartir conmigo recuerdos y recetas.

Ingredientes para Redondo de ternera en salsa navideño:

  • 2 kg de redondo de ternera (el trozo de las fotos es un trozo de 800 gr)
  • 2 cebollas grandes
  • 2 puerros gorditos
  • 4 zanahorias de tamaño normal
  • 1 vaso de vino blanco buenecito
  • 1 caldito de carne
  • 1 y 1/4 litro de agua
  • sal y pimienta

Ingredientes y preparación del puré de patata y zanahoria:

  • 6-8 patatas medianas
  • 6-8  zanahorias grandes
  • 1 cucharada sopera de mantequilla (con sal queda más rica. También podéis usar margarina si sois intolerantes).
  • Leche sin lactosa
  • sal

*Las cantidades dependerán de para cuantas personas se haga el puré, pero hacer la proporción de 1 zanahoria grande por cada patata mediana que pongáis*

Poner en una olla a hervir con agua salada las patatas y las zanahorias pelados y en trozos hasta que estén blanditas, muy blanditas. Colamos y devolvemos a la olla. Aquí añadimos la cucharada de mantequilla con sal y empezamos a triturar con el pisa purés, mientras aplastamos vamos añadiendo leche hasta llegar a la textura deseada. No lo dejéis muy líquido porque sino no podréis hacer formas con él para decorar el plato, solo os faltará probar el punto de sal y lo tenéis hecho.

Preparación para el redondo de ternera en salsa navideño:

Para preparar nuestro navideño redondo de ternera en salsa, como siempre lo primero que haremos es lavar, pelar y picar las verduras, no hace falta que lo piquéis mucho porque luego lo pasaremos por la batidora, pero el puerro y la zanahoria en aros no muy finos.

Mientras tanto en la olla exprés podéis ir sofriendo el redondo ya salpimentado, dorándolo bien por todos los lados para que quede bien sellado. Una vez que esté dorado lo sacamos y reservamos.

Ahora en la olla exprés con el mismo aceite empezamos a pochar la cebolla, como siempre cuando esta empiece a ablandarse añadimos los puerros y dejamos que pochen bien junto con la cebolla. Cuando tengamos estas verduras pochadas añadimos la zanahoria y el redondo otra vez y vertemos por encima el vaso de vino blanco y dejamos que se reduzca un poco con la verdura mientras damos unas vueltecitas.

Hecho todo esto solo nos queda añadir el agua y el caldito de carne (como va el caldito cuidado con la sal). De el agua os he puesto 1 l y 1/4 pero dependerá de los trozos de redondo que compréis tenéis que dejar el redondo de ternera prácticamente cubierto para que no se os pegue. Poner el fuego al máximo hasta que hierva y entonces tapamos la olla exprés y mantenemos hasta que coja presión, cuando haya cogido presión bajar un poco el fuego (yo lo bajo del 6 al 4) y contar 30 minutos. Ya sabéis que yo no soy muy amiga de la olla exprés pero el redondo de ternera es una carne que tarda bastante en ablandarse aunque luego es muy tierna, así que por esta vez, la utilizaremos un ratito 😉

Transcurrido este tiempo, cuando haya salido todo el vapor y se haya ido la presión abrimos, y aunque seguro tendréis que dejarla mas tiempo de cocción, abrimos para pinchar la carne y comprobar como está. Lo normal es que a partir de ahora nos quede entre 20-40 minutos de cocción normal (esto depende de la carne y del tamaño del trozo) con la olla abierta para poder ir comprobando, los amantes de la olla exprés tenéis la opción de volver a ponerla exprés otro ratito mas. Yo prefiero seguir la cocción en abierto para controlar, porque la carne debe de quedar muy tierna, pero no demasiado porque si no no la podréis cortar y además así podréis ver que la salsa esté reduciendo y espesando. Ir dándole la vuelta al redondo para que hierva por todos los lados.

Cuando esté lista la carne, la sacamos y pasamos la salsa por la batidora, de manera que nos quede una salsa fina y con cuerpo.

La carne hay que dejarla enfriar para poder cortarla sin que se deshaga, así que mi recomendación es dejarla enfriar un rato fuera de la salsa o incluso dejarla enfriar dentro hasta el día siguiente.

Un vez cortada, hay dos maneras de servirla, según los gustos de cada uno, a nosotros nos gusta la carne fría (no de nevera, pero si de temperatura ambiente) y la salsa hirviendo bien caliente por encima. La mayoría de la gente una vez cortada, calienta la salsa y vuelve a introducir la carne y la calienta otros 10 minutos.

Redondo de ternera en salsa con puré de patata y zanahoria casero

Redondo de ternera en salsa con puré de patata y zanahoria casero

Y ¡voilà! tenemos nuestro redondo de ternera en salsa listo y preparado para disfrutar de una maravillosa cena navideña bien rodeados de todos los nuestros.

Desde aquí aprovecho para desearos lo mejor para estas fiestas ¡Feliz navidad!

Galletas para el árbol de Navidad

galletas para el árbol de navidad

¡Hola familia! Mhm… huele a regalitos, reuniones, comidas ricas… ¡Estrenamos Navidad en el blog! La primera Navidad que pasamos juntos… y serán muchas más seguro…

¿Y cómo se inaugura la Navidad en todas las casas? ¡Preparando el árbol! Así que allá vamos… Estas galletas para el árbol de Navidad son facilísimas de hacer, perfectas para prepararlas con los más pequeños.

Ingredientes de las galletas para el árbol de Navidad

Para 30-40 galletas

Para la masa:

  • 200 gr de harina
  • 100 gr de azúcar blanco
  • 100 gr de margarina
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de leche sin lactosa
  • 1/2 cucharadita de levadura
  • 1 cucharadita de vainilla
  • 1 cucharadita de cacao en polvo
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 pizca de sal

Para la decoración:

  • 100 gr de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de canela
  • Sprinkles navideños
  • Cordón para colgar las galletas

Preparación:

Empezamos tamizando la harina, el cacao, la canela, la levadura y la sal. Reservamos.

En un bol batimos la margarina con el azúcar, cuando estén bien mezclados incorporamos el huevo. Mezclamos la leche con la cucharadita de vainilla y vamos añadiendo poco a poco todo la harina hasta terminar.

Tapamos la masa con film y la dejamos reposar un par de horas en la nevera.

Sacamos la masa y la trabajamos con harina (tamizada siempre) hasta que sea manejable. La estiramos con el rodillo hasta que quede a unos 3-4mm de altura y empezamos a recortar. Yo he utilizado un molde redondo y una boquilla para realizar los agujeros donde luego podremos poner los cordones para colgarlas. Podéis utilizar cualquier molde, por supuesto, pero que todo tengan un tamaño similar porque si no varían los tiempos de cocción y alguna se os quemará.

Cuando terminéis, las colocáis en la bandeja del horno y ponéis éste a precalantar a 180ºC.

Vamos a decorarlas…

Mezclamos el azúcar moreno con la canela y ponemos la mezcla en un colador pequeño. Pintamos con un pincel de silicona y un poco de agua tibia las galletas y espolvoreamos el azúcar con el colador como si estuviésemos tamizando. Por último ponemos nuestros sprinkles navideños encima de nuestras galletas para el árbol de Navidad.

Al horno 10 minutos.

Las dejamos enfriar bien sobre la rejilla y ya podemos empezar a pasar nuestro cordón y a colgarlas en el árbol de Navidad.

¡Mandadnos fotos de vuestros arbolitos!

Ensalada de patata, gamba y huevo «Delicias originales de la abuela»

Ensaladilla patata, gamba y huevo

Hoy os traemos de nuevo una receta sencilla y muy rica, una ensalada un pelín original que hacía mi abuela, la deliciosa ensalada de patata, gamba y huevo.

Vamos allá, para un buen bol de ensaladilla, que comen fácilmente 4 personas y si ponéis otros platos para combinar os dará para mas.

Ingredientes para la ensalada de patata, gamba y huevo:

  • 5 patatas de tamaño medio
  • 1/2 kilo de gambas (si las compráis frescas, que luego al pelarlas perdemos casi la mitad del peso)
  • 3 huevos
  • Mayonesa casera (de bote en su defecto, aunque notaréis la diferencia)

Preparación:

Bueno familia, esta receta es de lo más sencilla, el paso importante es cocer bien los ingredientes de esta especial ensalada de patata.

Primer paso, pondremos una olla grande con agua salada a hervir e introduciremos las patatas (yo las hago con piel y se la quito un vez cocidas que sale perfectamente con ayuda de un cuchillo) y los huevos.

A partir de los 12 minutos de cocción retiráis los huevos y los ponéis en agua fría a templar. Mientras que termina la cocción de la patata. Esta no os la puedo dar exacta porque dependerá del tipo de patata y del tamaño, pero por menos de 20 minutos ni lo intentéis. Id pinchando con un palillo o palo de pincho moruno para ver en qué punto está, hasta que esté tierna por completo. Y cuando estén las sacáis, escurrís el agua y las dejáis enfriar para no achicharraros los dedos al pelarlas y cortarlas.

Os recomiendo mucho que las gambas o gambones lo que prefiráis, las compréis frescas y crudas, porque se cuecen en seguida en casa y para mí se nota la diferencia (aún así podéis comprarlas cocidas). Así que si me habéis hecho caso, poned otra olla con agua y abundante sal para que penetre en las gambas a hervir. Una vez que rompa a hervir, introducimos las gambas que entre 2-4 minutos estarán (según el tamaño, normales con 3 minutos os vale) y colamos y dejamos enfriar, para poder pelarlas.

Segundo paso, hecho el primero de las cocciones, solo tenéis que pelar todos los ingredientes y trocear al tamaño que os guste, a mi me gusta mediano que se noten los trozos, y las gambas según el tamaño si no son muy grandes dejadlas enteras.

El paso final es añadir la mayonesa (preferiblemente casera) y remover hasta que quede unificado.

Y ya podréis disfrutar de una sencillísima y deliciosa ensalada de patata, gamba y huevo, que quizás sorprenda a más de uno. Incluso he visto comer y disfrutar de ella a algunos que decían que no les gustaba el marisco. Así que arriesgaos y probadla en casa con la familia.

Ensalada patata, gamba y huevo lista para saborear

Ensaladilla patata, gamba y huevo lista para saborear

Me encantará saber que la habéis probado, lanzaos y me contáis el resultado 😉

Tarta tricolor para Tania «un regalo muy especial»

Tarta tricolor para Tania

Esta tarta tricolor para Tania tiene una larga historia, aunque solo diré que es una tarta tricolor para alguien muy especial, la pequeña Tania, con unos padres maravillosos a los que quiero mucho, David y Coral, hoy os dedico esta receta, este pequeño espacio por ser quienes sois y compartir tanto conmigo.

Creo que os gustará aunque no es super profesional, y que a cualquier peque que tengáis en casa le podría gustar. Vamos a ponernos manos a la obra para sorprender a alguien que sea realmente especial, ya que es una tarta tricolor con bastante elaboración. Yo la hice en dos días, aunque si tenéis tiempo la podréis hacer en el mismo día.

Adelante animaos a sorprender a alguien en vez de con un regalo tradicional, con una tarta tricolor chula.

Como hay bastantes pasos os indico ingredientes y preparación de cada uno, y al final el montaje.

Ingredientes y preparación para tarta tricolor para Tania:

1- Los 3 bizcochos:

Ingredientes:

  • 200 ml de aceite oliva suave o girasol
  • 200 gr azúcar
  • 4 huevos
  • 2 cucharitas de postre de levadura
  • Colorante alimenticio de repostería del color deseado o varios colores

Preparación:

Precalentamos el horno entre 175-180 grados, mientras preparamos la masa para los bizcochos.

Tamizamos y reservamos la harina y la levadura.

En un bol grande, batiremos el aceite y el azúcar, cuando estén integrados añadiremos los huevos uno a uno e iremos batiendo a baja velocidad. Cuando estén los 4 huevos integrados añadiremos la harina mezclada con la levadura tamizadas anteriormente, y seguiremos batiendo hasta que tengamos la masa bien mezclada.

Esto es muy importante, una vez tengamos la masa del bizcocho preparada, tomaremos en este caso 3 cuencos iguales y repartiremos pesando de uno en uno la masa en 3 partes iguales.

Yo dejé una de las masas con el color natural del bizcocho y los otros dos en degradado de rosa, pero los podéis hacer con los colores que queráis.

Coloreando masas

Cuando lo tengamos pesado, cogeremos el colorante e iremos añadiendo con un palillo poco a poco gotitas del mismo (con cuidado que dan mucho color) en uno de los cuencos hasta lograr el color deseado, y según veáis cómo queda, hacéis el otro mas claro o más oscuro. Mi consejo es que empecéis con poco que para añadir siempre hay tiempo.

Cuando tengamos las masas iremos horneando, untar el molde con spray desmoldante o mantequilla o aceite, yo los horneé de uno en uno en un molde de layer cake de 22 cm, a partir de los 20 minutos controlad con un palillo como está. Tardarán entre 20 y 25 minutos en estar bien cocidos, cuidado no os paséis de tiempo, que son bizcochos finos y se pueden quemar.

Cuando estén, dejadlos reposar 5 minutos en el molde, y luego desmoldad y dejad enfriar en una rejilla para que se aireé igual por todos lados. Ya tenemos los bizcochos.

bizcochos tricolor

 

2- Para el relleno y la cobertura de frosting de queso:

Ingredientes:

  • 250 gr de queso de untar
  • 250 ml de nata para montar
  • 200 gr de azúcar glas
  • 30 gr de mantequilla

Preparación:

Montamos la nata y la reservamos. En un bol grande batimos la mantequilla (debe estar a temperatura ambiente, sacadla con tiempo de la nevera 1-2 h según el calor que haga) con el queso y el azúcar glass tamizado, hasta que sea una mezcla homogénea. Entonces añadimos la nata montada, y lo mezclamos todo bien.

3- Para la salsa de fresón:

Ingredientes:

  • 250 gr de fresón (que sea bueno y esté requete fresco)
  • 50 gr de azúcar glass
  • 100 ml de agua
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 1 cucharita de postre de preparado para cuajada (para espesar)
  • Zumo de 1/2 limón

Preparación:

Limpiamos y cortamos los fresones, y los ponemos en un vaso batidor, añadimos el azúcar, el zumo de 1/2 limón y el agua y batimos. Cuando lo tengamos batido añadimos y mezclamos bien la cucharadita de cuajada y lo ponemos en un cazo a fuego lento y vamos removiendo hasta que espese un poco.

Lo sacamos y dejamos enfriar, cuando esté a temperatura ambiente, introducidlo en la nevera y dejadlo un par de horas. Podéis dejarlo hecho el día anterior y en la nevera.

salsa fresa

Montaje y decoración final:

  • Bizcochos
  • Frosting de queso
  • Salsa de fresón
  • Confeti de colores

Pondremos en el fondo de la tabla o plato un pegotito de frosting para que no se nos mueva el primer bizcocho. Poned encima el primero (yo pongo abajo el más oscuro pero podéis hacerlo como queráis) y lo cubrimos con una capa de frosting de un centímetro aproximadamente, encima haremos círculos de salsa de fresón con un biberón de cocina (los hay en el chino por 2 €) para evitar estirar y que se enguarrine el frosting, dejando un centímetro o un poco mas de borde para que al poner el siguiente bizcocho, no se salga por los lados con el peso.

Hacemos la misma operación con el segundo bizcocho, lo montamos y lo cubrimos con el frosting y los círculos de salsa de fresón.

Y cuando pongamos el último bizcocho, antes de cubrirlo, haremos los bordes, osea, recubriremos todo el perímetro de la tarta tricolor con el frosting antes de hacer la capa final de arriba.

Y para terminar, haremos la capa superior cubierta con el frosting de queso, y decoraremos a nuestro gusto con la salsa de fresa, en este caso con una espiral. Los bordes y la base los decoramos con el confeti de colores.

Y después de una larga tarea, que debéis realizar con calma, tiempo y muuuuuchoooo amor, tendréis esta maravillosa, llamativa y rica tarta tricolor, con la que sorprender a alguien querido.Podéis decorar un pelín más haciendo una pancarta con mensaje, dibujos o formas que quedan muy chulis, con un par de palos de pinchito y una cuerda bonita.

Espero que os haya gustado y que no os asuste la preparación, no es difícil solo un poco larga. Merece la pena ver sonreír a alguien tan dulce por unas horitas de trabajo. Os dejo las fotos finales de la decoración y de unos amigos «papis» que valen mucho ¡David y Coral os queremos!

Tagliatelle con gambones y trigueros «secreto familiar a voces»

Tagliatelle con gambones y trigueros

Debo empezar diciendo que esta receta ha sido totalmente secreta hasta hoy. Los fantásticos tagliatelle con gambones y trigueros son un invento mortal de mi padre que nunca ha sido descubierto, pero como os queremos mucho y estamos de especial italiano, me lanzo y destripo la receta… Madre mía no me estoy guardando nada, desde que empezamos el blog me estoy abriendo en canal y dejándoos lo mejor de mis recetas y recuerdos familiares, así que espero que por lo menos os gusten tanto como a mí.

Esta receta de tagliatelle con gambones y trigueros es tan deliciosa que babeo solo de pensar en ella. Por supuesto os tienen que gustar los gambones, si no apaga y vámonos. No os doy la opción de hacer versiones como en otras, porque merece hacerse tal cual.

Ingredientes para tagliatelle con gambones y trigueros:

  • Tagliatelle (os enlazo los que uso yo pero podéis utilizar algún otro tipo de pasta plana como tallarines o cintas, que son las que mejor cogen el sabor)
  • 1 bote de nata espesa para cocinar (veréis en la foto la de Président que es la que uso porque da una textura ideal, pero podéis utilizar otras)
  • 80-100 gr mantequilla
  • 500 gr de gambón o gamba fresca (perdemos casi la mitad del peso al pelarlas)
  • 1 manojo de espárragos trigueros gorditos (no compréis esos que están canijos por favor…)
  • 3 cucharas soperas colmadas de queso parmesano en polvo
  • Una pizca de sal y otra de curry
  • Pimienta molida por encima (opcional)

Preparación:

Empezaremos preparando los ingredientes de nuestros tagliatelle con gambones y trigueros. Importante lavar bien los espárragos que no nos quede tierrecilla y cortarlos a mano y oído*

* Para los que no lo sepáis, lo mas práctico es hacerlo con las manos. Oiréis el crujido y cortarán fácilmente hasta el final, donde encontraréis la parte mas dura  que no corta con facilidad y eso es lo que tiraremos. 

Lo siguiente es pelar los gambones, aproximadamente la mitad del peso son las cáscaras y cabezas, que son tan valiosas casi como el propio gambón, asi que como opción podéis coger una bolsita de congelado y meterlas ahí y reservar en el congelador para una buena sopa de pescado y marisco, yo lo he hecho.

Como esta receta de tagliatelle con gambones y espárragos es una de mis favoritas, yo uso siempre un buen gambón fresco porque da mas sabor, pero las podéis comprar congeladas, también os quedará bien. Aunque fijaos antes de comprar porque últimamente no hay tanta diferencia de precio entre el fresco y el congelado (menudo morro tienen),  si os decidís por el congelado no os hará falta tanto peso, coged la mitad.

Pincha para ampliar las fotos.

Para aprovechar el tiempo, ponemos una olla con agua salada a hervir para nuestra pasta mientras empezamos a cocinar la salsa. Dejaos guiar por los tiempos de cocción de los paquetes, os lo he dicho anteriormente, no suelen fallar.

Y empezamos a preparar nuestra salsa para los tagliatelle con gambones y trigueros. Necesitaremos un cacito y una olla mediana, en el primer cazo pondremos a derretir la mitad de la mantequilla y añadiremos los espárragos sin escurrir mucho, que con el pelín de agua que queda de lavarlos se hacen estupendamente, y lo dejamos sofreír con la mantequilla a fuego lento y tapado hasta que ablanden, dando vueltas a menudo para comprobar cuando están hechos. Una vez los tengamos, apartamos del fuego y dejamos reservado.

Mientras tanto cogemos la otra olla, esta que sea un poco mas grande, porque aquí haremos la salsa. Ponemos la otra mitad de la mantequilla a fuego lento a derretir y sofreímos en ella los gambones con una pizca sal y curry espolvoreado por encima (Seamos moderados con el curry, es solo para potenciar el sabor y el color, pero no es el ingrediente estrella). Veréis que no tardan nada en tomar color y soltar ese liquidito rojizo tan bueno. **

** Si finalmente utilizáis gambón o gamba congelada para preparar los tagliatelle con gambones y trigueros, empezad sofriéndolas con un poco de aceite y no desperdiciéis la mantequilla, porque soltarán bastante agua que tendréis que tirar, en el momento que dejen de soltar agua añadidles la mantequilla.

Pincha para ampliar las fotos.

Cuando esté el gambón, añadimos los trigueros y damos unas vueltecitas para que mezcle bien y el esparrago vuelva a coger temperatura. Entonces le añadiremos la nata mezclando, y dejamos que hiervan unos 10 minutos a fuego lento para que se integren bien los sabores. Cuando transcurra este tiempo añadimos las 3 cucharadas de queso parmesano en polvo y mezclamos bien. Veréis que en este punto la salsa para los tagliatelle con gambones y trigueros empieza a espesar, entonces tendremos nuestra maravillosa salsa terminada y lista para servir.

Pincha para ampliar las fotos.

Ya solo nos quedará emplatar y disfrutar de estos tagliatelle con gambones y espárragos trigueros, una explosión de sabor y color deliciosa. Es para mí todo un plato gourmet digno del mejor restaurante, pero hecho en casa con mucho amor, ideal para cenas especiales. Os lo recomiendo «muy mucho» y espero que os lleve un poco de la bella Italia a casa.

Tiramisú tradicional, receta de Buddy Valastro

tiramisú tradicional receta de buddy valastro

Hoy os traigo la receta de tiramisú tradicional más buena que he probado nunca. Si os gustan los programas de televisión de cocina seguro que alguna vez habéis visto Cake Boss, protagonizado por Buddy Valastro y su familia. Menos conocido es su programa de cocina italiana Kitchen Boss, pero a mí me gusta todavía más.

Realiza recetas caseras de cocina italiana heredadas de su familia a lo largo de muchas generaciones. En uno de estos programas presentó esta receta de tiramisú tradicional y desde entonces no he vuelto a preparar ninguna otra versión. Os aseguro que es la receta de tiramisú definitiva. Está adaptada a mililitros y gramos para que nadie se pierda.

Ingredientes para el tiramisú tradicional de Buddy Valastro

  • 500 gr de queso mascarpone sin lactosa
  • 240 ml de nata líquida para montar
  • 240 ml de café expresso
  • 4 yemas de huevo
  • 225 gr de azúcar
  • 75 ml de licor de café
  • 2 cucharadas de vino dulce (Preferiblemente italiano)
  • 40 – 50 bizcochos de soletilla
  • Cacao sin azúcar para decorar

Preparación:

Ponemos el café, con la mitad del azúcar y el licor de café (menos una cucharada que reservamos para la crema) a fuego lento durante el tiempo que tarde en disolverse bien el azúcar, unos diez minutos y luego apartamos del fuego para que temple.

Montamos la nata como se explica en la tarta de chocolate y galletas y reservamos. Ponemos en el vaso de batir las yemas de huevo, el mascarpone, el azúcar que nos queda, el vino y la cucharada de licor de café que hemos reservado y batimos todo a velocidad máxima durante 7 – 10 minutos, hasta que tengamos una mezcla homogénea y cremosa. Añadimos la nata montada que habíamos reservado y mezclamos a velocidad baja un par de minutos más.

Montaje:

Podéis montarlo por capas en cualquier recipiente, a mí me apetecía en este caso hacer la versión que hace Buddy Valastro en su pastelería, como si fuese una tarta. Os cuento cómo se hace:

Necesitaréis un molde desmontable alto. Forrad las paredes del molde con los bizcochos de soletilla. Para que no se os caigan y os resulte más fácil, recortad el principio de los bizcochos para que se queden «de pie» más fácilmente. Cuando el molde esté forrado de bizcochos, empezamos a montar las capas.

Empapamos por completo cada bizcocho de soletilla y forramos el fondo con los bizcochos mojados. A continuación echamos una capa de 1 cm o 1’5 cm más o menos de la crema de mascarpone.

Acabado el primer piso seguimos con el segundo. Ponemos en este caso los bizcochos en la dirección contraria para que no se desmonten los bizcochos cuando cortemos después la tarta, y otra capa de crema de queso.

Terminamos con el tercer piso de bizcochos (en la misma orientación que el primero) y acabamos con la crema que nos queda.

Pincha en las imágenes para ampliar:

Alisad bien la última capa de crema que habéis echado y decoradla cubriendo por completo con el cacao.

Metedla en la nevera al menos durante 5 horas, lo ideal es que la dejéis hasta el día siguiente.

Os lo aseguro… ¡la mejor receta de tiramisú del mundo!

 

Risotto de queso y mantequilla

Risotto de quesos y mantequilla
 
 

La receta sale de una  de esas mañana de sábado de las que adoro, de cocinillas con uno de mis maestros favoritos, Gracias Papá. Esta receta es una delicia italiana, el risotto de queso, una de las únicas recetas que para nosotros le hace algo de sombra a nuestra exquisita paella. Es un receta mucho mas fácil de lo que se piensa la gente y que da unos resultados alucinantes.

Personalmente amo Italia y todo lo que tenga que ver con ella, y desde luego su cocina me enamora completamente. Así que allá vamos, a por una receta de risotto de queso y mantequilla, sencilla y buenísima. Esta receta puede ser la base a partir de la cual podemos sacar otras muchas variaciones que os iré explicando a lo largo de la receta.

No perdáis detalle y lanzaos a hacerla en casa. Es una oportunidad de quedar estupendamente con los más queridos y sorprenderles con algo nuevo.

Ingredientes para el risotto de queso y mantequilla:

  • 1 caja de arroz especial para risotto (En las cajas podéis ver la clase de arroz que elegís, yo he utilizado el Arborio de la marca Gallo, dicen que también es muy bueno el Carnaroli) Lo compré en Carrefour. *
  • 1 vaso de vino blanco (opcional)
  • 1 y 1/2 l de caldo de brick o casero (yo usé de pollo pero podéis utilizar si preferís el de verduras para los vegetarianos)
  • 100 gr de mantequilla aproximadamente
  • 1/2 cuña de queso parmesano
  • 1/2 cuña de vuestro queso favorito
  • 1 cebolla
  • Pimienta para espolvorear por encima (yo la muelo en el momento que está mas rica)

En esta receta hemos utilizado unos 400 gr de arroz, la manera mas fácil de medir es poner medio vaso por persona, esta medida no suele fallar. Nos salió como para 6 personas.

Preparación:

Para arrancar con nuestro risotto de queso, lo primero, como siempre, es preparar nuestros ingredientes antes de empezar a cocinar. Pelar, lavar y picar pequeñita la cebolla, rallar el queso y poner en una olla a parte a calentar el caldo, que tendremos que mantener caliente a fuego lento durante toda la elaboración.

ingredientes del risotto de queso

Una vez tengamos ésto listo, ponemos al fuego la olla que vayamos a utilizar para hacer el risotto de queso y ponemos la mitad de la mantequilla (unos 50 gr) a deshacer, la otra mitad la reservamos para el final. Cuando se haya derretido, le añadimos la cebolla picadita y dejamos que poche a fuego lento hasta que empiece a estar transparente.*

Este es el punto en el que si queréis, podéis hacerlo con más ingredientes. Os doy algunas ideas que quedan genial: De embutidos: bacon o jamón, de verduras: de champiñones, de mariscos: gambas, o lo que queráis, e incluso mezclas… Tendréis que añadirlo picado y sofreirlo con la cebolla y la mantequilla.

Ahora añadimos el arroz y dejamos que se sofría con la mantequilla y la cebolla en este caso, unos minutos hasta que se ponga blanquecino, es una manera de sellarlo para que quede suelto y no se pase.

Cuando veamos que el arroz está, añadimos el vaso de vino blanco y dejamos que evapore sin parar de remover el arroz, (si no queréis utilizar vino, añadid un vaso más de caldo). y ahora es toda la receta igual hasta el final: Cuando el arroz haya absorbido el vino, le iremos añadiendo con un cazo el caldo, y realizaremos el mismo procedimiento que con el vino, vamos añadiendo y removiendo para que se vaya haciendo el arroz. Iremos añadiendo 1 o 2 cazos por vez, y removiendo para que el arroz lo absorba y no se pegue, y así unos 18 minutos aproximadamente (tendréis que ir probando para ver que está en el punto) debe estar al dente, en ningún caso se os debe quedar blando.

En principio con las cantidades y los tiempos que os pongo, tiene que salir perfecto. A nosotros, nos gastó el litro y medio de caldo y el vaso de vino entero y tardó 18 minutos en estar listo, pero tendréis que ir observándolo porque cada arroz y cada caldo es un mundo.

Para terminar nuestro risotto de queso, una vez esté listo el arroz añadiremos la mitad de mantequilla que reservamos y removemos hasta que se integre perfectamente. Cuando esté deshecha, que no tarda nada, entonces añadimos los quesos y dejamos que se fundan dándole vueltas. Apagamos el fuego, tapamos y dejamos reposar 5 minutos.

cocinando el risotto con queso

Y tachán tendremos un risotto de queso increíble listo para servir. Solo nos quedará moler la pimienta por encima y… ¡a comer!

Ramo de cupcakes de rosas para nuestras madres

Ramo de cupcakes

El domingo es el día de la madre y desde aquí queremos rendirle un pequeño homenaje a todas las madres y en especial a las nuestras.

La entrada de hoy la escribo yo, pero nos pertenece a ambas, este ramo de cupcakes lleva el toque y la magia de las dos y puede que sea la receta más especial de las que hasta hoy os hemos presentado.

Esta entrada va dedicada a nuestras abuelas, Aurora y Dolores. Siempre con una palabra de amor y consuelo en los labios. De vosotras, entre otras muchas cosas, hemos aprendido los valores de la unión familiar y la tradición. Os adoramos y adoraremos siempre.

A nuestras hermanas mayores, Sandra y Diana, madres también, sois increíbles… Habéis sido nuestras mejores aliadas a lo largo de toda nuestra vida y nos habéis entregado el sentimiento más fuerte que jamás ninguna de las dos haya sentido, nunca pensamos que se pudiese querer tan fuerte hasta que nacieron nuestros sobrinos.

Como no, a nuestras madres, Silvia y Carmen. Habéis sabido comprender nuestros buenos y malos momentos, apoyarnos sin preguntar en cada una de nuestras ocurrencias, habéis limpiado infinidad de veces nuestras lágrimas y nos habéis enseñado que ser madre, es querer incondicional, irracional e infinitamente. Sois sencillamente las mujeres más importantes de nuestra vida, las más valientes, las más luchadoras y por supuesto… las mejores madres del mundo. Os queremos más de lo que nunca sabremos expresar.

Y ahora… os dejamos con esta receta tan dulce y especial que esperamos compartáis con vuestras madres, abuelas, hermanas y con todas las mujeres especiales que haya en vuestra vida.

Ingredientes para el ramo de cupcakes de rosas:

Para los bizcochos:

  • 120 gr de margarina
  • 300 gr de azúcar
  • 320 gr de harina de trigo
  • 4 huevos grandes
  • 1 sobre de levadura tipo Royal (9,5 gr)
  • 180 ml de leche sin lactosa
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • Cápsulas de hornear de color verde

Para la decoración del ramo:

  • Un bloque de porexpán
  • Palitos de pincho moruno
  • Palillos
  • Un cutter
  • Papel de seda
  • Lazo decorativo
  • Aroma alimenticio de rosas (opcional)

Para la crema:

  • 300 gr de Crisco *
  • 80 gr de margarina
  • 500 gr de azúcar glass
  • 30 ml de leche sin lactosa
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • Colorante alimenticio rosa

*Aclaración: Si no sois intolerantes a la lactosa sustituid el Crisco y la margarina por mantequilla a temperatura ambiente.

Preparación:

De los bizcochos:

Empezamos tamizando la levadura y la harina y reservamos. Ponemos la margarina con el azúcar en el vaso de batir y mezclamos hasta que estén perfectamente integradas. Vamos añadiendo los huevos uno a uno y mezclando con la batidora de varillas al mínimo. Incorporamos la mitad de la harina, mezclamos, incorporamos la leche con el extracto disuelto, batimos, y echamos la harina que nos quede. Mezclamos un poco más a velocidad baja y preparamos la bandeja de cupcakes con las cápsulas verdes. Las llenamos hasta un pelín más de la mitad y las horneamos durante 18 minutos.

Comprobad que estén bien hechas pinchándolas y dejadlas enfriar en su bandeja 5 minutos, y en la rejilla sin nada hasta que enfríen por completo.

De la crema:

Tamizamos todo el azúcar glass y lo mezclamos con el resto de ingredientes excepto el colorante. Tenéis que batir bastante a velocidad alta, al menos 10 o 15 minutos. Hasta que al coger la crema entre los dedos no notéis el azúcar.

Cuando consigáis este punto añadid el colorante rosa muy poco a poco, porque el color que queremos conseguir es rosa palo, si os pasáis, os quedarán unos cupcakes de rosas fucsias.

De la decoración:

Lo primero es cubrir la base de los cupcakes con crema para igualarlos, después, para hacer las rosas, ya lo he explicado otra veces, llenamos la manga que vayamos a utilizar y le colocamos una boquilla de estrella abierta, la 1M de Wilton va perfecta. Ponemos la manga perfectamente vertical en el centro del cupcake y la vamos apretando para hacer el centro de la rosa, cuando esté, empezamos a girar alrededor hasta que terminemos de hacer la rosa. Hacedlo despacio y apretando constantemente la manga y os quedarán genial.

Montaje del ramo:

El bloque de porexpán lo podéis comprar en las tiendas de repostería, lo que se llaman dummies, que son las base de porex que se venden con forma de bizcocho para hacer montajes de tartas. El del ramo de cupcakes que veis es de un diámetro de 14 cm. Hay que darle forma de cono con un cutter, en las fotos podéis ver la idea. Al mío le dejé la base inferior con el diámetro de un vaso y le dí un poco forma de «diamante» a la superficie para tener una base donde poner los cupcakes de rosas.

Cuando tengáis tallado el dummie le pincháis en la base inferior los palillos de pincho moruno para simular los tallos de las rosas y tener un sitio por donde agarrar después el ramo de cupcakes. Hecho esto, sacad el papel de seda y envolved completamente el ramo de cupcakes como si fuese la decoración que le pondrían en cualquier floristería y sellad la parte central de los «tallos» con vuestro lazo.

Para colocar los cupcakes de rosas pincháis los palillos en el dummie, medid bien las posiciones, con paciencia. En el nuestro han entrado ocho.

Para darle un toque especial, si queréis, podéis echar una gota de aroma de rosas en cada cupcake antes de regalárselo, hará que el ramo de cupcakes sea aún más especial.

Paso a paso y con tiempo conseguiréis este ramo de cupcakes tan bonito que estamos seguras que emocionará a vuestras madres. Si os animáis ¡enviadnos fotos!

Chili con carne exprés «Rápida y maravillosa receta estilo tejano»

Chili con carne

Esta receta de chili con carne me la ha hecho mi padre unas cuantas veces, está inspirada en la clásica receta de chili con carne de Texas, solo que con algún truquito original para hacer de ella una receta divertida, original, rápida y deliciosa. Vamos a ello.

Ingredientes del chili con carne:

  • 2 botes de alubias rojas
  • 3/4 kg de carne picada (yo he usado de ternera)
  • 1 cucharita de postre de chili de en polvo (antiguamente se encontraba con facilidad en muchos supermercados, esta vez me costó bastante encontrarla y recurrí a la tienda Taste of america, que por suerte hay unas cuantas aquí en Madrid y en algunas otras ciudades de España que podéis ver en el enlace que os hago a su página web, así que no os costará mucho encontrarla. Eso sí, tened en cuenta que es picante, no como la especia que había por aquí que no picaba nada, y entonces le poníamos un par de cayenas).
  • 1 pastilla de caldito de carne (podéis utilizar si preferís de verduras)
  • 2-3 dientes de ajo
  • 2 cebollas
  • 1 lata de 300 gr de maíz (esto es opcional, es un toque familiar que le queda muy rico)
  • 1 chorro de soja
  • 1 chorro de vino blanco (también opcional, nosotros lo ponemos porque ayuda a deshacer un poco la cebolla y da buen sabor)
  • 500 ml aproximadamente de agua
  • 1 chorro de aceite de oliva virgen para sofreír la verdura y la carne

Preparación:

Como os digo siempre lo primero es empezar preparando los ingredientes, pelar y picar la verdura y enjuagar y escurrir el maíz.

Una vez tengamos todo preparado para comenzar, ponemos en una olla profunda un chorro de aceite a fuego medio para empezar sofriendo el ajo (yo lo he picado con un pica ajos que son realmente útiles y actualmente han bajado los precios) y la cebolla, hasta que esta esté transparente. Entonces añadimos la carne picada, y poco a poco vamos sofriendo y deshaciendo con una cuchara de madera. Cuando veamos que la carne va tomando color, le añadimos el chorrito de vino para que se deshaga la cebollita y removemos un poco. Añadimos también el chorrito de soja, el caldito de carne troceado y la cucharadita de chili en polvo, y seguimos removiendo y mezclando bien hasta que esté totalmente hecha la carne.

En este momento solo nos queda rematar introduciendo el maíz y las alubias rojas, e ir removiendo para que todo coja el sabor de las especias. Y ya solo nos queda añadir poco a poco el agua para que no se quede seco y dejar que hierva unos 10 minutos apagar el fuego y dejar reposar un poquito. No debe quedar aguado, lo veréis en las fotos.

Pincha en las imágenes para ampliar.

Si queréis darle un toquecito más y además acompañarlo fácilmente, decoradlo con los típicos nachos o con unos Doritos.

Y tan tachaaan… tenemos nuestro estupendo chili con carne de Texas de una manera rápida, sencilla y riquísima.

Pollo estilo Kentucky «Una delicia Americana»

Pollo estilo kentucky

La idea de hacer esta receta surgió porque un día hará por lo menos 2 años, viendo la televisión oigo: «pollo crujiente hagámoslo en casa con cereales o con kikos», y me picó la curiosidad. Cuando Sara me propuso hacer un especial americano, me acordé de aquella idea, y entre lo que recordaba y revisando lo que hay por Internet, conseguí sacar esta maravillosa receta de pollo estilo Kentucky, eso sí, me quedé con la versión de los cereales que engordan menos. Así que allá vamos.

Acompañándolo de puré de patatas casero ( para hacerlo solo tenéis que cocer las patatas, y una vez cocidas añadir una cuchara sopera de mantequilla o margarina, leche y sal, e ir aplastando con un pasapurés o batidora hasta obtener la textura deseada) y salsa barbacoa casera, la receta os dará perfectamente para 4 personas.

Ingredientes para el pollo estilo Kentucky:

  • 1/2 kg de pollo ( yo utilicé pechuga que troceé en tiras, pero podéis hacerlo con trozos, muslos, alas o lo que mas os guste, eso sí en el caso de utilizar trozos yo les quitaría la piel).
  • Aceite para freír.

Para el marinado:

  • 300 ml de agua aprox.
  • 150 gr de harina de trigo normal
  • 75 gr de maizena
  • 1 cuchara sopera de pimentón (yo use picante pero podéis utilizar dulce si queréis suavizar el sabor o no toleráis bien el picante)
  • 1 y 1/2 cucharitas de postre de curry
  • 1 cucharita de postre de perejil en especia no fresco
  • 1 cucharita de postre de pimienta ( podéis utilizar la que queráis yo usé blanca)
  • 1 cucharita de postre de ajo en polvo
  • 1 pizca de sal

Para el empanado crujiente:

  • 300 gr aproximadamente de cereales tipo Corn Flakes ( casi una caja entera, supongo que podéis utilizar cualquier marca de ese estilo, pero siempre que sean sin azúcar)
  • 1 cucharita de postre de pimentón (yo use picante pero podéis utilizar el que queráis)
  • 1 cucharita de postre de curry
  • 1 cucharita de postre de pimienta (podéis utilizar la que queráis yo usé blanca)
  • 1 cucharita de postre de ajo en polvo

Preparación:

Lo primero es trocear el pollo, no hagáis los trozos muy grandes para asegurar que se cocine bien.

Una vez hecho esto, en un bol grande ponemos la harina, la maizena y las especias (yo puse el doble de cantidad casi de todas las especias porque me gusta bastante picantita la comida, si vais a hacer la receta para niños podéis suavizarla) Y mezcláis un poco con una cuchara. Empezad a añadir el agua poco a poco, mezclando y viendo que espese un poco, no debe ser líquida pero tampoco una masa. Con esas cantidades os saldrá bien. Introducimos el pollo troceado en el marinado, mezclamos bien, lo tapamos con un papel film, y lo introducimos en la nevera unas 2 horas para que repose y se impregne bien el sabor.

Mientras tanto podéis machacar los cereales, yo lo he hecho poco a poco en el mortero, no debe quedar en polvo es solo romperlo un poco. Cuando lo tengáis todo machacado, lo ponéis en un bol o tupper profundo (donde vayáis a hacer el empanado) y lo mezcláis con las especias que os indico en los ingredientes ( lo mismo de antes, si es para peques hacedlo solo con los cereales).

Pincha para ampliar las fotos.

Transcurridas las 2 horas, sacamos el pollo marinado de la nevera y procedemos a empanarlo. Sacamos trozo a trozo, y  los vamos pasando por la mezcla de cereales y especias, como cualquier otro empanado normal, pero sin huevo. Ya veréis qué bien quedan.

Y por fin el último paso será poner una sartén con aceite profundo, cuando esté caliente, ponemos fuego medio y empezamos a introducir nuestro maravilloso pollo estilo Kentucky. Poned un plato con papel de cocina para escurrirle el aceite sobrante.

Pincha para ampliar las fotos.

En el último paso hay una idea opcional que probé solo para contárosla. En vez de freírlo, podéis hacerlo al horno ( precalentado y a unos 180º C para que se haga bien por dentro), eso sí, la verdad es que aunque también está bueno, queda un poco menos crujiente y un poco más seco, pero la opción la tenéis.

Conseguiréis en cualquiera de las opciones un pollo estilo Kentucky que sorprenderá, espero que os encante.

1 2 3 4 5